Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
elecciones 2019

Alberto F. hace su jugada: ofrece pacto de poder compartido para asegurar apoyo de gobernadores

Ganado por la ansiedad y sin respuestas satisfactorias por parte de las encuestas, un dirigente kirchnerista -de los que tienen más presencia en los medios electrónicos- decidió ir en busca de la opinión de un caudillo con experiencia en tramas electorales: Mario Ishii. El intendente de José C. Paz fue directo: "Estamos 50 y 50. Para ganar, tendremos que hacer una gran campaña", le dijo.

Un ex diputado K, que suele dialogar varias veces por semana con Alberto Fernández aun desde antes de proclamarse su candidatura, lo pone en código futbolero: "Estamos como Argentina antes del partido contra Qatar por la Copa América. Sabemos que podemos ganarlo, sentimos que tenemos que ganar, pero al partido hay que jugarlo. Y venimos de traspiés, como en ese momento la Selección. No sea cosa que nos compliquemos solos", afirmó.

Lo cierto es que entre la dirigencia kirchnerista existe una gran expectativa por los próximos pasos de Alberto Fernández. Tras el cierre de las listas del fin de semana pasado, entre algunos referentes del espacio opositor se contagió cierta preocupación.

La inquietud tiene su base: el repunte de la competitividad del oficialismo en un contexto de estabilidad cambiaria, la desaceleración de la inflación, la puesta en marcha de algunas medidas para apuntalar el consumo y las sucesivas inauguraciones de obras públicas. Todo, en un combo donde los funcionarios recalcan que en la época del kirchnerismo mandaba la corrupción.

En este contexto, esos referentes kirchneristas evaluaban -incluso con cierto malestar- que Alberto F. se mostrara tibio en la campaña. Sin un discurso "a lo Néstor", que pusiera blanco sobre negro la realidad.

Es decir, mientras que esos militantes observaban cómo Mauricio Macri inauguraba obras señalando al gobierno anterior de corruptos, acusaba a los Moyano de mafiosos y escalaba en las encuestas junto a su candidato a vice de extracción peronista, al mismo tiempo veían que su candidato carecía de una presencia contundente.

El candidato comentó entre sus allegados, antes de volcarse de lleno a la campaña, que necesitaba cerrar con lo "urgente". Se refería explícitamente a los distintos acuerdos con los gobernadores justicialistas, con quienes se reunió -uno a uno- durante toda la semana pasada. Y con quienes compartirá un almuerzo, en conjunto, en las próximas horas. "No es fácil consensuar la agenda entre todos", afirma AF.

El objetivo del candidato es evitar que pueda darse alguna situación de colaboración -por acción u omisión- con la candidatura Macri-Pichetto. En otras palabras, que todos los votos que cosecharon los gobernadores peronistas se traduzcan en sobres en las urnas con la boleta de Fernández-Fernández.

En los hechos, y en los códigos de la política, el encuentro con los mandatarios provinciales funcionará como el lanzamiento formal de la campaña. Después de los trabajosos acuerdos políticos y los armados de las listas, lo que faltaba era el compromiso de los gobernadores para que, decididamente, militen a Fernández en sus distritos. Y no sólo eso: que exista un verdadero compromiso para fiscalizar unos sufragios que se suponen peleados voto a voto.

Fuente: Iprofecional
elecciones 2019

Teclas de acceso