Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
con bombas molotov

Amplio repudio del arco político al ataque al frente de la sede del diario Clarín

El presidente Alberto Fernández repudió el ataque de un grupo de encapuchados al edificio de Clarín. "Quiero expresar nuestro repudio al episodio ocurrido frente a la sede del diario Clarín. La violencia siempre altera la convivencia democrática. Esperamos que los hechos se esclarezcan y los autores sean identificados a partir de la investigación que está en curso", publicó el mandatario a través de su cuenta de Twitter.

El multimedios denunció haber sufrido un ataque con molotov durante la noche del lunes, a las 23 horas. El episodio quedó grabado en las cámaras de seguridad y está siendo investigado. Según información dada a conocer por la empresa, en una de las botellas utilizadas quedó una huella digital.

El ataque de al menos nueve personas con sus caras tapadas, que arrojaron explosivos a las oficinas, también fue repudiado por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que señaló: “confío que se identifique a los autores y se los sancione”.

La agrupación La Cámpora publicó un comunicado. “La convivencia democrática, que se ve severamente afectada por la promoción de los discursos del odio, debe ser cuidada por todos los argentinos y argentinas”, planteó en el texto que fue retuiteado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La noticia generó una fuerte repercusión en el ámbito político. “El ataque a Clarín es un gravísimo intento de amedrentar el medio y a toda la prensa”, escribió Mauricio Macri. El ex presidente agregó que se trata de “un hecho inaceptable que recuerda las prácticas violentas del pasado”.

Para Graciana Peñafort, directora de asuntos jurídicos del Senado, “tirar bombas y las conductas violentas nunca son una solución, sino parte del problema”. “Repudio la agresión a las oficinas de Clarín y celebro que no haya heridos que lamentar”, remarcó.

En este sentido, la comisión interna de los trabajadores de Clarín indicó que en el edificio “hay compañeras y compañeros durante las 24 horas” y exigió “el esclarecimiento de lo sucedido y condiciones seguras para ejercer nuestras tareas sin riesgos y con libertad”.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, consideró lo sucedido como “una muestra de intolerancia y de violencia”, mientras que Miguel Ángel Pichetto señaló que “atacar un medio de comunicación es atentar contra la libertad de prensa que nuestra Constitución consagra como derecho fundamental.

En el mismo sentido, Ricardo López Murphy exigió que el hecho “sea esclarecido lo más rápido posible” y lo calificó de “ataque a la libertad de prensa y de opinión”.

En un tono más alto reaccionaron la ex ministra de Seguridad macrista Patricia Bullrich y el diputado PRO Waldo Wollf. “Presidente: ¡hágase cargo de la situación que estamos viviendo!”, reclamó desde su cuenta Bullrich, que acusó al gobierno nacional de “seguir de brazos cruzados ante la violencia constante”.

Wollf lo calificó de “atentado terrorista” y aseguró que “ocurre en medio de permanentes hostigamientos desde el oficialismo hacia la prensa que lo cuestiona”.

La investigación quedó a cargo de Luis Rodríguez, titular del juzgado Federal N° 9, quien caratuló el expediente como “intimidación pública”. La empresa puso a disposición del juez los videos de seguridad que muestran lo sucedido en el edificio ubicado en la calle Piedras al 1700, en el barrio de Barracas, aunque las imágenes son oscuras y en principio no se identifica a los agresores, por lo que ahora se está relevando el material de otras cámaras de seguridad de la zona. El ataque provocó un principio de incendio, pero no dejó heridos ni daños materiales. Los videos muestran que el grupo se paró en la vereda de enfrente de la fachada del multimedios y desde allí, mientras el tráfico no debaja de circular, arrojó las molotov.

El editor general de Clarín, Ricardo Roa, dijo en un reportaje radial que no se generaron daños importantes pero sí preocupación. “No hubo panfletos, no sabemos quiénes son. Tiene el aroma a esos grupitos anarcos que andan por la vida haciendo cosas parecidas. Si uno mira hacia atrás, han habido este tipo de cosas en algunas reparticiones. Es un grupo minoritario, que no se ha identificado, y no sé con quién tiene que ver”.

Fuente: PAGINA 12
con bombas molotov

Teclas de acceso