Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Único en la historia argentina

Rodrigo Núñez:
Cambiemos fue el gobierno que defaulteó su propia deuda en tiempo récord

Por Rodrigo Núñez

Fueron 44 los meses que tardó Cambiemos para generar el endeudamiento más grande de toda la historia argentina. El default debió haber llegado un año antes, incluso

Sin lugar a dudas, el presidente, Mauricio Macri, pasará a la historia, pero no como en Cambiemos seguramente habrán imaginado cuando el empresario hizo su desembarco en la Casa Rosada. En un lapso de tres años y medio, el Gobierno defaulteó la misma deuda que emitió, un hecho que jamás había pasado en la historia.

Empecemos desde el principio. El exministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, había reconocido en 2017 que la expresidenta Cristina Kirchner dejó un país desendeudado. “Las condiciones en que asumió, Macri tenía una única ventaja: muy poca deuda. Las empresas tienen un endeudamiento inferior a un tercio de su patrimonio. Son niveles de apalancamiento bajísimos en cualquier medida regional o internacional. Y las familias dedican nada más que 5% de su ingreso disponible al pago de un nivel de endeudamiento equivalente al 5% de su ingreso anual disponible", había revelado el expanelista de la señal de noticias TN.

El plan de Cambiemos se basó en la premisa de financiar déficit fiscal con un ritmo de deuda desenfrenado. De 2016 a esta parte, las emisiones de deuda del Tesoro en moneda local y extranjera, los desembolsos por el préstamo con el FMI suscripto en junio de 2018 (y renegociado en septiembre), y las emisiones de las provincias y el sector corporativo en moneda extranjera suman unos U$S 187.706 millones. Se trata de la mayor emisión de la historia argentina.

De acuerdo a lo informado por el Ministerio de Hacienda, la deuda bruta asciende a U$S 324.898 millones, mientras que la contraída con el sector privado es de U$S 144.250 millones. El 82,4% de la deuda fueron son colocaciones en moneda foránea, y el 85,8% fueron originadas desde el Tesoro (aproximadamente U$S 161.030 millones). La magnitud es tan grande que no era difícil predecir lo que iba a pasar, e incluso el mismo Gobierno lo hizo a mediados de 2017.

En el Anexo II del Bono a 100 años emitido en junio de 2017 se mostraron algunas realidades económicas: incertidumbre y riesgo sobre el futuro económico, debido a la inflación y a la volatilidad del sistema cambiario, menos crecimiento económico y reducción de las reservas del Banco Central; y que podía haber reducción de la inversión extranjera.

En diálogo con El Destape, el historiador y especialista en derecho internacional Alejandro Olmos Gaona sostuvo que "en tres años y medio, se emitió mas deuda externa que nunca en la historia de Argentina". "Se emitió cuatro veces lo que la dictadura hizo en siete años. Es el primer gobierno que emite deuda y la defaultea porque no tiene capacidad de repago", sentenció.

El historiador hizo foco en las diferencias entre la deuda contraída por Macri y otros procesos similares. "Hay un hecho inédito en la historia argentina: se trata de un endeudamiento cuasifiscal el Banco Central (BCRA) que ha llegado a límites inconcebibles. Este año, el Central tendrá que pagar un billón de pesos, en promedio, de Letras de Liquidez de pura especulación financiera. Son $ 4.000 millones diarios, una bomba para la próxima gestión", analizó.

En ese sentido, el coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, Claudio Lozano, añadió que uno de los grandes problemas del proceso de endeudamiento, además de la magnitud, fue el desatino de Macri en observar el contexto externo. Justamente, durante la última dictadura genocida y el menemato, la globalización del mercado de capitales y la convertibilidad habían generado la burbuja financiera necesaria para sostener el programa neoliberal de apertura comercial.

En el caso de Cambiemos, la baja disponibilidad de capitales para financiamiento y la falta de inversiones, detonaron la crisis y el castillo de naipes se derrumbó en un soplido del mercado, que cortó la canilla de dólares en un instante. "Este default que acaban de declarar debió haber sido reconocido en 2018, cuando apremiaban el déficit comercial y fiscal", indicó Lozano. Además, calificó a la medida como "un invento" de un gobierno que "rompió todos los manuales de la economía".

MACRI Y EL FMI: UNA COMBINACIÓN PELIGROSA

"El FMI y Trump (Donald) postergaron un año la cesación de pagos con el otorgamiento de los U$S 57.000 millones", destacó el exlegislador porteño. A su vez, recalcó que la firma de ese acuerdo marca que el organismo financiero le atribuye "coresponsabilidad" ya que "la concentración de vencimientos es inafrontable y el propio FMI reconoce en un artículo de su estatuto que no se permite dar este tipo de préstamos a países con fuga de capitales de la envergadura de Argentina".

Para Lozano, ahora Argentina deberá no sólo replantear el plazo de pago de los vencimientos y salir de la presión del FMI para reencausar un proceso de crecimiento, en medio de la crisis. "Es necesario crear una subcomisión para investigar el proceso de endeudamiento, el rol de los bancos y saber por qué la fuga de capitales se llevó el 80% del empréstito total. Evidentemente, en el medio algo pasó".

Fuente: EL DESTAPE WEB Autor: Rodrigo Núñez
Único en la historia argentina

Teclas de acceso