Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
ACTUALIDAD

Cierra una cantina en el Thompson: sus dueños y trabajadores no encuentran consuelo

Paúl era el dueño de una cantina en la zona del Thompson; En comunicación con Radio La Voz, contó contó su sufrimiento por el cierre del negocio: "es impresionante lo que hemos llorado para tratar de revertir la situación, pero no se puede más: las ventas bajaron un 40% en temporada alta, y a la par, de estar pagando 6 mil pesos, ahora vinieron 36 mil", lamentó

Paul era dueño de una cantina de zona del Thompson. "Decidimos cerrar, porque la situación no da para más", comenzó señalando a radio La Voz.

"Hoy, en total trabajamos ocho, pero en verano, estábamos más de 20 horas, en turnos rotativos. Ahora en invierno, el trabajo merma, porque a las 7, 8 de la noche, la gente ya no baja al Thompson", agregó.

"Yo, hace 19 años que estoy acá... desde 1999. La vamos a volver a abrir... esto que nos está pasando es temporario... le quiero decir a mi gente que de alguna forma vamos a hacer... vamos a vender algún vehículo para pagar las facturas, o algo", añadió.

En cuanto a los motivos, "hay un árbol de razones. El Thompson fue modificado para mejoras, pero justamente en el verano. En general, la gente no baja al Thompson a las 21 horas, con pleno frío... no es algo que sea tan fácil atraer la gente hacia el balneario... pero si abrimos el abanico, han sido diversas las opciones que tenemos para cerrar. La prioritaria, es la luz: el bimestre pasado vino casi 37 mil pesos. Ahora, llegó 24 mil pesos", puntualizó Paul.

"El año pasado, pagábamos 6 mil, 7 mil pesos. Ahora, vino 36 mil pesos. Algo monstruoso... y no se puede evitar, porque a la gente no se le puede brindar una gaseosa caliente...", explicó Paul. "Cuando arrancamos hace 19 años, con la misma plata que íbamos generando, íbamos haciendo mejoras.

"Usted no se imagina lo que hemos llorado... y con mi gente, lo que nos hemos abrazado para solucionar el problema... que se me cae la voz al hablar... pero tampoco uno se tiene que victimizar por la situación. Hay que ponerle el pecho a las balas", remarcó. "Acá hay gente que tiene hijos chicos, que necesita su plata, como todos, como cada uno de nosotros, y aparentemente, muchos de nosotros vamos a tratar de revertir esta historia".

"Lo que pasa es que esto no es alquilado... acá tenemos las heladeras, las cocinas, los hornos... no nos falta instrumental, sino que nos falta la economía para sostenernos. Las ventas, incluso en verano, cayeron un 40%, y todo ha hecho que se derrumbe esta situación", agregó.

"Esto nos quebró... esperamos levantar la cabeza y poder reabrir", destacó.

"No tenemos plata, pero tenemos herramienta. Ahora estamos vendiendo heladeras, televisores, una camioneta... agentes externos para poder levantar la situación de deuda que tenemos. Es vivir con miedo, pensar en qué ajustes de pueden hacer, pero trata de no volver a cometer los mismos errores".

"Y no quiero entrar en política, pero la verdad es que el gobierno nacional es desastrozo. Un asco", concluyó.

Declaraciones de Paul a Radio La Voz.
Fuente: Radio La Voz
ACTUALIDAD

Teclas de acceso