Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
VIOLENCIA DE GENERO

Comienza el juicio contra el hombre acusado de quemar a su mujer

La víctima de 34 años sufrió quemaduras de segundo grado en el 25 % de su cuerpo. Pasó tres días internada en el Hospital Centenario y recuerda como "me sacaban la piel y no había día en que no me hiciera pis encima por el dolor".

Walter Raúl Britos, alias "Tucura" deberá enfrentar hoy al Tribunal de Juicios de Gualeguaychú la primera de tres audiencias, bajo una imputación por "homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por mediar violencia de género en grado de tentativa". Este hombre de 46 años no registra ningún tipo de antecedentes y llega a la primera audiencia cumpliendo con un arresto domiciliario, controlado con la colocación de una pulsera electrónica.

Ello se le concedió luego de cumplir una prisión preventiva por 60 días, tras ser detenido por la denuncia que su ex pareja hizo en su contra. Ellos mantenían una relación de convivencia en el barrio de Pueblo Nuevo, y a pesar de que habrían existido anteriores episodios de violencia entre ambos, en la madrugada del 19 de diciembre pasado algo cambió para siempre.

Según la denuncia, una discusión fue subiendo en intensidad hasta que la mujer decidió arrojarse alcohol sobre su ropa, como amenaza para evitar que su pareja abandonara el hogar. Ella se sentó en un sillón de la casa y Britos, mientras fumaba en la puerta, le dijo: "me cansas amenazándome cagona, a ver si te la aguantas, te ayudo", y con un encendedor la prendió fuego.

La remera de la víctima comenzó a incendiarse, provocándole quemaduras de segundo grado en el brazo, en el pecho, y en el torso hasta la pelvis. Pero además la golpeó con patadas que generaron hematomas que luego fueron constatados por el médico policial cuando la mujer ya estaba en el Hospital.

Fue el propio Britos, que asustado por lo que generó, apagó el fuego cubriéndola con un crubrecama. En principio se negó a llevarla al Hospital Centenario, y en su lugar la trasladó a la casa de la reconocida curandera "La Turca" para aplicarle la famosa crema contra las quemaduras. Pero las lesiones eran muy graves y optó por ir a la clínica Pronto, aunque desde allí fue derivada al Hospital Centenario.

Fue en la guardia del Hospital la última vez que la víctima vio a Britos, cuando se curaba de las quemaduras que el imputado tenía en su mano. Luego ella permaneció internada durante tres días hasta que pudo regresar a su casa, aunque ese no fue el final de la pesadilla.

"Todos los días tenía que curarme. Me sacaban la piel y no había día en que no me hiciera pis encima por el dolor. Tuve que quedarme acostada, no me movía, con aire acondicionado y comiendo sano para generar piel nueva. Así fue como tuve una buena recuperación", comentó la mujer, que además confió que aún le pesa mucho el recuerdo de todo lo sucedido y que recién ahora lo está pudiendo exteriorizar sin traumas: "costó, pero ahora estoy bien y entera, y puedo hablarlo".

En abril se realizó la audiencia de elevación a juicio ante el juez de Garantías y luego se fijó para el 5, 10 y 11 de junio las tres audiencias que -en principio- serían suficientes para demostrar la supuesta responsabilidad de Britos bajo la imputación de "homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por mediar violencia de género en grado de tentativa" que podría acarrearle una pena de hasta 15 años de prisión.

Para la fiscal Martina Cedrés "la entidad del peligro generado por el imputado, al acercarle fuego a la víctima, quien se hallaba empapada con alcohol, provocando que esta se incendiara, era apta para terminar con la vida de la misma".

Fuente: El Día
VIOLENCIA DE GENERO

Teclas de acceso