Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
LA MATRIZ DEL ESPIONAJE MACRISTA EN PARANÁ

Con convalidación mediática de una acusación falsa, "utilizaron inteligencia ilegal para armar una causa con intereses políticos"

La ex subsecretaria de Seguridad de la Municipalidad de Paraná conversó, extensamente, con RADIO LA VOZ respecto a la causa por la que fue condenada por la Justicia Federal. "Tengo una sola verdad, que es la verdad que se sostuvo en el juicio. Creo que en el juicio se supo la verdad, que no es el resultado de la condena, en el juicio quedó claro cual era el rol de cada uno, por un lado, Daniel Celis y un montón de gente que el Tribunal consideró que estaban relacionados con el delito de narcotráfico, el propio Daniel Celis lo dijo, se hizo responsable de la situación, ésta gente tuvo relación con el Movimiento Vecinalista del Oeste (MVO) pero nada tiene que ver con el narcotráfico", recordó.

Para Griselda Noemí Bordeira, "de los elementos probatorios surgió la verdad, la verdad que incluso un funcionario joven, honesto, no contaminado de la Policía Federal (PFA) en su declaración reveló, dijo también en su momento que estuvo en desacuerdo con la manera en la que quisieron interpretaron la causa, lo dije sentado frente al Tribunal, que tuvo diferencias con (Carlos) Frías porque no compartía la interpretación que ellos hacían de determinado tramo de la investigación".

Ese funcionario fue "el único que se animó a decir la verdad que vino un grupo de Buenos Aires y realizó no se que tipo de tareas - el oficial Gonzalo Mendoza lo había negado previamente, sosteniendo que sólo su grupo de tareas de Paraná había realizado las investigaciones - blanqueó que había un equipo que no sabemos de quien dependía, que vino a tener intervención en la causa y que se relacionaba directamente con nosotros".

"Fui la primera persona involucrada en la causa, de nosotros tres (en referencia a Sergio Varisco, Pablo Hernández y ella) que denunció el movimiento extraño hacia nuestras personas, un año antes que comience todo esto - afirmó a RADIO LA VOZ - por la nota periodística sobre la conversación telefónica entre Marcelo Álvarez y Hugo Gemelli. De donde surgen los audios entre Álvarez y Gemelli - se preguntó la ex funcionaria policial - porque no encontré ninguna causa federal o provincial que se relacione e involucre a ambos, entonces, para que los escuchaban".

Griselda Bordeira recordó también que ese incidente motivó su presentación en la Justicia ordinaria y "hablo con un fiscal, a quien respeto mucho, entonces le digo: 'estoy muy preocupada porque un funcionario policial en actividad, me entrevistó y me alertó que nos estaban escuchando en tiempo real', aprovecharon otra causa gravísima que ocurría por ese entonces en Tribunales, le dieron carta blanca para intervenir teléfonos y encontrar la ramificación de ese delito y, aprovecharon esa situación, ese funcionario policial 'estrella' para algunos y con mucha relación con un alto jefe policial que, a su vez, tiene mucha relación con periodista operador amigo de (Daniel) Santoro en Buenos Aires, con mucha participación en el armado de nuestra causa, este operador de los medios y de la prensa que actuó en su momento, en consonancia con este alto jefe, para borrar a toda la plana mayor de la Policía de Entre Ríos para asentar su estructura", subrayó.

En el diálogo con el agente fiscal le señaló que estaba "segura" de sus afirmaciones porque el funcionario que fue a alertarla de que "nos estaban escuchando en tiempo real en Buenos Aires, me citó una conversación que era real y me dijo también que quien nos mandaba a escuchar había dicho que no teníamos nada que ver en esta causa, pero quieren ver si encuentran algo para pegarlos a 'Tavi' Celis y sumar algunos porotos con la Policía Federal. Esa conversación se la comenté al fiscal", dijo.

"Un año antes que comience todo esto, incluso, le advertimos al jefe de la policía que también lo estaban escuchando (ilegalmente) y el jefe dijo: 'estoy durmiendo con el enemigo'. Cuando voy a declarar al Juzgado Federal de Paraná por primera vez - en el marco de la causa conocida como 'Narcoavioneta' - se lo advertí al juez (Leandro) Ríos y me contestó que estaba en conocimiento de que había denunciado en la Justicia provincial mi preocupación por las escuchas ilegales".

En esa charla con un fiscal de la provincia, Bordeira manifestó a RADIO LA VOZ que le anticipó que "estaban buscando la vuelta para armarnos una causa con (Daniel) Celis. Según me cuenta ese funcionario policial en actividad que vio una maniobra que no era adecuada, tenían la venia de un alto jefe policial", afirmó,

"Nunca nadie jamás desconoció la relación que había con Celis - aseveró - por que estaba ahí, cuando se incomodó la relación, cuando hubo fricciones, nadie era ajeno a todo lo que estaba pasando. En aquel momento, no entendía la relación de la Policía de Entre Ríos con la Justicia Federal, no le daba importancia, hoy entiendo muchas cosas", admitió.

"La inteligencia que nos hicieron fue utilizada ilegalmente para el armado de una causa con intereses políticos, ese es el eje de la cuestión, eso es fundamental. Un sector de la prensa ocupó un papel importante, tanto en Buenos Aires como en Paraná, para convalidar socialmente una acusación de esa causa falsamente armada, a partir de unos elementos que sí eran ciertos y que nunca negamos: La relación con Celis existió, la relación con el MVO existió, el acuerdo político existió, lo que no existió fue nuestra participación en el mundo del narcotráfico", subrayó Griselda Bordeira en diálogo con RADIO LA VOZ.

La ex funcionaria de la gestión Varisco insistió con las "connotaciones políticas" detrás de la causa que terminó con la condena del dos veces intendente radical de Paraná y que "la inteligencia jugó un papel fundamental e insisto en que fue utilizada ilegalmente para el armado de la causa con intereses políticos".

El falso cartero y custodio del ministro Triaca

En la entrevista, Bordeira recordó el episodio que vivió en su domicilio cuando fue visitada por un supuesto cartero de la empresa OCA "con tres papeles en la mano, cosas que nada tienen que ver con un trabajador de correspondencia" que se trasladaba en un automóvil VW Bora gris que "se detectó que pertenecía a una reconocida familia involucrada al mundo del narcotráfico. Fui a radicar la denuncia, por las dudas, sean ladrones. Cuando comprobamos quien era el propietario del vehículo, me presenté ante la Justicia Federal, acompañada por Walter Rolandelli quien se entrevistó con Juan Chaulet (secretario del juzgado) y ahí reconoce que tenía la causa Celis y le dice a Rolandelli que no hay nada 'en contra de ella' pero, también le dijo que 'si la Policía Federal la está investigando por otro lado, nosotros desconocemos'".

El hecho que se registró en la sede del Juzgado Federal, motivó a dirigirse hasta las dependencias de la Policía Federal Argentina en la capital entrerriana, "nos atienden bien, me iban a tomar la denuncia (por orden del oficial principal Gonzalo Mendoza) y cuando empezamos a relatar la situación y nos preguntan si sabíamos cual era el auto, mi esposo dice: 'el que está estacionado ahí en frente', la funcionaria me pidió que aguarde y se vuelve a comunicar con Mendoza, ahí me dicen que no podían tomar la denuncia porque eran funcionarios policiales y ahí me comentan: 'no los conocemos, vinieron hace 15 días, ocupan una oficina en el fondo, dependen directamente de Buenos Aires y hace cosas para el juez Ríos'".

Esa situación "me llevó a contactarme con Boris Cohen, incluso, también le advertí a Sergio Varisco: 'guarda, porque no vienen por mí, vienen por vos'. El periodista 'estrella' de Paraná y su amigo el periodista de Clarín hicieron un juicio abreviado con nosotros, por eso digo que la prensa también ocupó un papel fundamental, el mismo periodista que, no lo digo yo, surge de (Alejo) Ramos Padilla - juez federal de Dolores - se reunió con (Marcelo) D'Alessio en Paraná y el pelado O.H. que se jactaba de hacer tareas de investigación, que trabaja de investigador y que hasta el día de hoy me pregunto como es posible que en su Facebook personal publicaba extractos del expediente cuando había secreto del sumario y nosotros no podíamos acceder para ejercer nuestra defensa, violando el secreto del sumario publicaban parte del expediente".

Cuando el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, visitó la ciudad al día siguiente, estuvo en la Sala Mayo "y mi esposo, que me acompañó - porque fue recibido por el intendente Varisco - me dice 'mira el pelado que está en la puerta' y, con sorpresa, le digo a Walter Rolandelli que era el mismo tipo que fue a mi casa ayer vestido de cartero de OCA, voy al despacho de Boris Cohen y ahí hacemos la presentación ante la Justicia Federal, el lunes tenían que contestarnos, no lo hacen y el martes hace los famosos allanamiento, que sabían todos, menos nosotros, porque hasta la prensa nacional estaba acá, incluso, antes que entren al despacho del intendente", relató a RADIO LA VOZ.

"Tengo la esperanza que se sepa la verdad y que alguien, en Comodoro Py, abra el expediente - expuso Griselda Bordeira - porque estuve cuatro meses en un juicio, en donde quedó clara cual era la responsabilidad de cada uno y fallo fue distinto, además, violando mi derecho constitucional de ejercer mi defensa me llevan como financista colaborador y me terminan condenado con una figura que es participe secundario".

Profundizando en las visitas del falso abogado Marcelo D'Alessio a la ciudad, señaló que "dicen que vino muchas veces, dicen que se reunió con algún un periodista, dicen que también hay otro hombre que tuvo relación en su momento con las Fuerzas Armadas que actúa de investigador, que se adelantaba a los hechos y publicaba, que también tuvo participación" pero, recordó que en aquel momento se encontraba detenida en la Unidad Penal N° 6 de Paraná.

Presuntas amenazas al juez federal Leandro Ríos

"Solamente un ignorante desquiciado podría llegar a amenazar a un juez de la Nación, sabiendo que van a mover cielo y tierra para establecer y, justo, con un teléfono a mi nombre. Creo que la Policía Federal se equivocaron porque, primero dijeron que era un teléfono de flota de la Municipalidad, se apuraron. Es grave amenazar a un juez - remarcó Bordeira a RADIO LA VOZ - en esto, quiero que se llegue hasta las últimas consecuencias por la integridad física del juez".

Fuente: RADIO LA VOZ
LA MATRIZ DEL ESPIONAJE MACRISTA EN PARANÁ

Teclas de acceso