Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
En 2017

Condenaron a 11 años a dos hombres que balearon a otro en el Volcadero

El 30 de agosto de 2017, unos minutos después de las 22, Damián Benjamín Ibarra se encontraba trabajando en el Volcadero municipal de Paraná, en calle Ameghino al final, cuando fue sorprendido por cuatro personas armadas. En la emboscada, le dispararon una veintena de disparos, de los cuales, cinco impactaron en su cuerpo. Ningún balazo fue letal, sobrevivió y cuando declaró apuntó a dos hombres: Cecilio Ramón Alen y Exequiel Andrés Arce. Ambos fueron detenidos, juzgados y condenados, pero aquel fallo se anuló. Ahora los juzgaron otra vez y fueron nuevamente sentenciados a 11 años de prisión.

El segundo juicio se desarrolló el mes pasado, donde declararon menos testigos que en el primero, pero el fundamental para la acusación fue el testimonio de Ibarra, quien aseguró que Alen y Arce fueron dos de los cuatro hombres que lo atacaron aquella noche fría, hace casi cinco años. Recordó que estaba en la oscuridad, con una linterna en la cabeza, buscando alimentos para sus chanchos, cuando de pronto lo cercaron los acusados. Intentó huir y cuando comenzó a correr, comenzaron los balazos. Logró refugiarse en un lugar donde no lo encontraron y comenzó a sentir que se le dormía parte del cuerpo. Luego pidió auxilio y lo llevaron al hospital.

La víctima estuvo internada unos días en el hospital San Martín, luego de ser intervenido quirúrgicamente por las cinco heridas de bala, y le dieron el alta, pero tuvo en total tres operaciones.

Según las pericias balísticas desarrolladas en la escena del crimen, los agresores utilizaron armas de, posiblemente, calibres 22 y 9 milímetros, y los disparos fueron efectuados a muy corta distancia.

Alen y Arce fueron imputados por Homicidio agravado por alevosía en grado de tentativa, ya que emboscaron a Ibarra cuando estaba indefenso: solo, agachado en la oscuridad del Volcadero y desarmado.

El origen del conflicto se remontaría a un par de días antes del ataque, según Ibarra, cuando discutió con Arce porque le “estaba buscando problemas a un pibe que andaba en un carro y que tiene problemas en la cabeza” y él salió en su defensa.

Los fiscales Juan Malvasio y Santiago Brugo pidieron condenarlos por el delito que les endilgaron, al considerar que los dos acusados no tenían otra intención de acabar con la vida de Ibarra esa noche.

Por su parte, los defensores oficiales de Alen, Jorge Sueldo y Rodrigo Juárez, así como la defensora de Arce, Candela Bessa, reclamaron la absolución para los imputados, ya que consideraron que existían serias dudas sobre si ellos eran los autores de la agresión, porque lo único que los incrimina es la declaración de la víctima. Por otro lado, cuestionaron la calificación legal del hecho, ya que entienden que, a lo sumo, el delito debería ser Lesiones, porque si estaban armados y a un metro de distancia, podrían haber ultimado a Ibarra de disparos en la cabeza.

Además refirieron que el médico forense, Luis Molteni, declaró en el juicio que la víctima nunca corrió riesgo de morir.

Finalmente, el juez del Tribunal de Juicio, Elvio Garzón, adelantó el veredicto el martes, donde coincidió con la hipótesis de la Fiscalía e impuso la pena de 11 años de prisión efectiva. Además, dictó la prisión preventiva para ambos acusados, que se encontraban en libertad.

Los defensores van a recurrir el fallo ante la Cámara de Casación Penal de Paraná para que se recepcionen sus argumentos y lograr, al menos, una pena menor para Alen y Arce.

En agosto de 2019, ambos fueron juzgados y condenados por la jueza Carolina Castagno, también a 11 años de prisión. Casación anuló ese fallo y ordenó un nuevo juicio, que terminó con el mismo resultado. Habrá otra instancia de revisión para seguir discutiendo la responsabilidad y la pena para los imputados.

Fuente: DIARIO UNO ENTRE RIOS
En 2017

Teclas de acceso