Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Wuhan se prepara para salir de la cuarentena

Coronavirus hoy: la pandemia deja ya 380.000 casos y 16.500 muertos

La pandemia del nuevo coronavirus originado en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China, ha provocado ya más de 380.000 contagios y más de 16.500 muertos, con Estados Unidos situado como el tercer país más afectado, con más de 46.000 casos, y con España en cuarta posición, con más de 35.000 positivos.

Según el balance global actualizado este martes por la Universidad Johns Hopkins, la pandemia del nuevo coronavirus se ha extendido por 168 países y territorios, con un total de 382.108 personas contagiadas y 16.574 víctimas mortales. El número de personas que han conseguido curarse de COVID-19, la enfermedad generada por el coronavirus, asciende a 101.857, la mayoría de ellas en China (más de 73.000).

Los cuatro países más afectados por la pandemia (China, Italia, Estados Unidos y España) suman más de 227.000 casos, lo que representa más de la mitad del total de personas contagiadas con el virus en todo el mundo.

China sigue siendo el país más afectado, con 81.553 personas contagiadas, 3.281 víctimas mortales y 73.277 personas curadas. Italia continúa en segunda posición, con 63.927 contagios, 6.077 víctimas mortales y 7.432 personas recuperadas.

Estados Unidos se ha situado desde este fin de semana como el tercer país más afectado por la pandemia, con un total de 46.450 casos y 593 víctimas mortales. En cuarta posición se sitúa España, con 35.136 positivos, 2.311 muertos y 3.355 personas recuperadas, según los datos actualizados a las 8.45 horas del martes.

Alemania es el quinto país más afectado, con 29.056 casos, 123 fallecidos y 453 personas dadas de alta. Irán sigue a continuación, con 23.049 positivos, 1.812 muertos y 8.376 personas recuperadas.

Francia acumula un total de 20.128 casos de coronavirus, con 862 víctimas mortales y 2.207 personas recuperadas, seguida por Corea del Sur, que durante varias semanas llegó a ser el país con más contagios del mundo después de China y que ahora tiene el brote casi controlado, con 9.037 positivos, 120 muertos y 3.507 personas curadas.

Suiza contabiliza 8.795 casos positivos y 120 muertos, seguido por Reino Unido, con 6.726 casos y 336 fallecidos. Países Bajos, por su parte, acumula 4.767 casos positivos, con 214 víctimas mortales, seguido por Austria, con 4.477 personas contagiadas y 21 víctimas mortales.

Bélgica, con 3.743 positivos y 88 muertos; Noruega, con 2.625 contagios y diez víctimas mortales; Canadá, con 2.088 positivos y 25 muertos; Portugal, con 2.060 casos y 23 muertos; Suecia, con 2.059 personas contagiadas y 33 muertos; Australia, con 2.044 casos y ocho víctimas mortales; Brasil, Dinamarca, Turquía, Malasia, Israel, República Checa, Japón e Irlanda completan la lista de países con más de un millar de personas contagiadas.

La "zona cero"

El epicentro de esta pandemia que ha puesto al mundo en un lugar desconocido e incierto, Wuhan, en la provincia de Hubei en China, se prepara salir de la cuarentena el 8 de abril. Desde que a fines de diciembre se detectaron las primeras neumonías (en realidad ya había casos en noviembre) pasaron más de tres meses de infierno, de los cuales la ciudad y la provincia recién empiezan a salir.

El 23 de enero China impidió la entrada y salida de Wuhan en un sorpresivo anuncio a medianoche, y amplió las restricciones a la mayoría de la provincia en los días posteriores. Los trenes y vuelos quedaron cancelados y se instalaron controles en las carreteras de la región del centro del país.

La drástica medida se adoptó cuando el nuevo coronavirus comenzó a expandirse al resto de China y por el extranjero durante el Año Nuevo Lunar, un feriado que muchos chinos aprovechan para viajar.

El virus se propagó durante semanas por Wuhan y por ciudades próximas. Los hospitales se desbordaron y, rápidamente, se levantaron otros temporales para tratar de aislar al creciente número de personas contagiadas.

De forma gradual, el brote se fue controlando y Hubei lleva casi una semana sin reportar nuevos casos. Fue un esfuerzo de confinamiento impuesto por un régimen que tiene las herramientas para llevar el aislamiento al extremo. Son varios en cambio los países de occidente, con libertades democráticas, que luchan por intentar mantener a la gente en sus casas, en algunos sitios, con poco éxito.

La información fue vedada y las críticas al régimen o las advertencias de los médicos de Wuhan o de los medios de comunicación sobre lo que realmente estaba pasando fueron castigados.

La decisión ahora de levantar la cuarentena muestra la aparente confianza de las autoridades chinas en el éxito de las drásticas medidas en gran parte del país. Tras blindar Wuhan, rápidamente se decretó lo que en ese momento eran medidas sin precedentes en la mayor parte de Hubei, donde viven decenas de millones de personas, además de a otras zonas del país de 1.400 millones de habitantes.

Sin embargo, sigue sin estar claro si otras ciudades y provincias, como la capital, Beijing, permitirán que quienes salgan de Hubei entren en sus jurisdicciones, y se espera que las normas de cuarentena sigan en vigor para quienes viajen fuera de sus zonas.

Las autoridades han puesto su atención ahora en la amenaza de que el virus regrese al país desde el extranjero. La mayor parte de los nuevos casos se dan en gente que viene de fuera.

Beijing, Shanghái y otras ciudades importantes han impuesto una cuarentena obligatoria de 14 días para todos los que regresan, a cumplir en hoteles o en otros lugares seleccionadas por el gobierno y cuyos gastos corren a cargo del aislado. Se permiten algunas excepciones, como en el caso de los que viven solos, que podrán cumplirla en sus casas.

Fuente: Clarín
Wuhan se prepara para salir de la cuarentena

Teclas de acceso