Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
DURO TESTIMONIO

Cruel relato del abuso sexual de un niño a manos de su padre

Yanina, contó a Radio La Voz, en un crudo relato, lo que descubrió que sufría su hijo por parte de su padre.

"La causa es por el tema de abuso sexual hacia mi hijo, de tres años. Yo lo supe cuando todavía no había cumplido los tres años a través de un juego.

Jugando al doctor, porque yo siempre le fui enseñando los números con el tensiómetro, entonces él escuchaba el corazón o nos medía la presión y ese día él me dice que yo me acostara que él me atendía. Me acosté normal, y él me dice ‘no mamá yo te acomodo’ y me pone de costado; lo primero que atina es a meterme el dedo en la cola. Enseguida le expliqué que así no curaba el doctor, le plantié que el Dr le curaba el corazón, la panza, todo porque él sabe las partes de su cuerpo, y me dice ‘no no pero así papá’.

Enseguida entré como en alerta, más allá de mis nervios y emociones juntas, tenía justo ahí un oso de peluche y le digo ‘a ver mostrame cómo jugas con papá’; metía y sacaba el dedo de la parte de atrás del oso. A raíz de eso les dejé el nene a mis papás y me fui a hacer la denuncia con mi hermano, en Abril. En ese momento fue una de la peores parte de la pandemia, la denuncia la hice en una comisaría cercana, enseguida se comunicó con el fiscal que estaba de turno que me dijo el comisario que iba a agarrar la causa; justo en ese momento estaba el fiscal Leandro Dato de quien recibí un llamado de la secretaria al día siguiente a la mañana.

Me hicieron la declaración y le dije a ella yo no sé responder si fueron muchas veces o no porque el nene no me lo dice, conté lo que sucedió y pasó. Pregunté si me podían brindar una ayuda psicológica para el nene, como para ir ayudándolo en todo este proceso y me dijeron que ese tipo de ayuda ellos no la podían brindar lamentablemente; en el desespero fui a COPNAF donde más que escucharme no hicieron. Fui a un dispensario cerca de mi zona para saber si no había un especialista que me pudiera ayudar, tuve la suerte que di con un psicólogo varón pero el nene no se hallaba. A raíz de eso yo también comencé a tratarme psicológicamente porque es una situación bastante complicada, estaba todo quedado, no sucedía nada. Desde que yo me enteré de todo eso corté todo tipo de lazo, él además tiene una restricción de acercamiento hacia mí desde el 2018 pero gracias a que yo tuve una nueva audiencia en la Sub Secretaría de la Mujer pude plantear todo esto que estaba pasando y ahí mismo me brindaron la ayuda de elevar una nota al juzgado de Paraná para ver si se podía hacer algo.

A raíz de esa audiencia logré que me dieran una orden de restricción hacia el nene, desde Mayo.

Mi hijo vive conmigo y mi familia, que son mis papás. Él ahora viene bastante bien, tuvimos que llevar el proceso por recomendación de mi psicóloga que yo tenía que dejar que si el nene se quisiera tocar que lo hiciera, como si fuera un juego porque yo al decirle que no lo iba a inhibir y él no iba a hablar; entonces desde que me levantaba hasta que me acostaba tenía mirarlo o girar la cabeza y dejar que el nene jugara así y ya no sabía qué más hacer porque me lo ha querido hacer a mí, se lo ha querido hacer a mi papá y cómo le explicaba, lo único que yo le decía era que mi cuerpo no se podía tocar.

En un principio sí lo mencionaba porque me decía que él quería ir con papá pero quería ir a jugar a la pelota y que lo toque, otra cosa no me decía. Cada quince días tengo que viajar a Paraná porque lo cambié de especialista que para empezar le hizo un psicodiagnóstico y después de eso continuó yendo, con ella en una sola sesión le contó todo el nene; y en el informe detalló que el nene le respondía que fueron muchas veces.

Por el momento no, a mí desde el momento 1 que me llamaron me dijeron que a lo sumo pericias psicológicas pero Cámara Gesel o que revisación médica no le iban a hacer porque era menor de cuatro años; no sé si pensarán que una criatura de esa edad no habla, no sé.

Yo decidí contarlo por dos motivos, una para sacarlo a la luz y si bien los procesos son lentos pero que por lo menos algo vayan haciendo, él no tiene nada más que una orden de restricción. Y otra por precaución porque a él lo están por poner para que enseñe en una cancha de fútbol a niños pequeños, no tiene ningún título de nada, no sé cómo hizo; no trabaja ni nada siempre jugó a la pelota nada más, esto es por precaución por miedo a que le pueda pasar a otra criatura.

En realidad la causa todavía no ha avanzado, yo puse un abogado para que esto no quede en la nada que gracias a él lo único que supe es que habían hecho hacer declaración a familiares del papá y hasta el momento nada, estaban viendo si se podía coordinar una fecha y horario para citar esta semana a la psicóloga que lo atiende al nene.

Golpes hubo una sola vez que me agarró de los brazos, me zamarreó y me dejó moretones, maltrato psicológico hubo mucho. Yo me separé embarazada, yo jamás lo inhibí de nada, siempre traté de que sea un papá presente pese a que nosotros estábamos separados pero no lo lograba. Logré recién después que él se alejó del nene por tres meses, a partir de los ocho meses lo comenzó a ver porque yo había comenzado a trabajar y a raíz de mi trabajo el régimen de visitas era amplio, lo teníamos que coordinar nosotros. Hasta la última vez que lo vio, yo se lo tenía que llevar cuando tenía que trabajar y a veces se lo tenía que dejar obligado porque él no lo quería tener y mayormente yo tenía que comunicarme con la mamá."

Consultada sobre los motivos que podrían haber llevado a este hombre a realizar esto, respondió que “yo no lo sabría decir porque en qué cabeza cabe que un padre haga una cosa así cuando se supone que para un papá su hijo es todo. Yo comencé con psicóloga, y hacer reiky que gracias a eso pude salir adelante porque había caído en depresión, se me había lastimado toda la cara que parecían quemaduras y era algo que me salía de la piel; pasaba noches sin dormir.

"Sigo soportando esto, aunque si bien –el nene- no las hace más, a raíz de esto la psicóloga planteó que se le puede explicar que lo que le hizo su papá estaba mal, que a su cuerpo nadie se lo podía tocar. Al principio se me enojaba, que él quería jugar así y hasta que lo fue entendiendo."

Fuente: LA RADIO LA VOZ 901
DURO TESTIMONIO

Teclas de acceso