Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
CORONAVIRUS: EPIDEMIA DE IMPRUDENCIA

Cuanto nos cuesta a todos la irresponsabilidad de unos pocos

Las cifras de contagiados y las vidas que se ha cobrado el coronavirus son más que elocuentes, hablan a las claras de las consecuencias de una pandemia que aún está vigente y que, día a día, nos da muestras de su rápida propagación y de que nos afecta a todos.

En ese sentido, es sabido que la mejor arma para evitar contraer la enfermedad es mantener el distanciamiento social de manera rigurosa, además, respetar las medidas dispuestas por las autoridades locales, provinciales y nacionales, como también, seguir las recomendaciones de los expertos.

En la segunda etapa de la pandemia en Entre Ríos, con la habilitación de nuevas actividades, la mayor circulación de personas y el adentrarse en la denominada ‘nueva normalidad’, se apeló a la responsabilidad y al autocuidado como claves para la prevención. Desde el inicio de la pandemia se han registrado episodios lamentables que sólo demuestran la irresponsabilidad de algunos que aún continúan subestimando al virus.

A pesar de las advertencias de los gobiernos para evitar esos escenarios propensos para contagiarse de coronavirus, existe una porción cada vez más grande de la población que elige hacer caso omiso a las disposiciones vigentes, dejar de lado las medidas de prevención y exponerse a los riesgos del virus.

La fiesta clandestina en una embarcación y otros casos de incumplimiento de protocolos confirman que a la sociedad “le importa absolutamente nada de nada”. Debemos tener en cuenta que no estamos en presencia de un ‘capricho’, porque lo que está en juego es la salud pública, es decir, el colapso del sistema sanitario.

El costo económico es altísimo, hablamos de millones de pesos que se destinan a contener los efectos del coronavirus en la salud de la población. Todos quienes están faltando a las medidas y a las normas, están atentando contra la salud pública pero, nos queda claro, que aún no lo entienden.

Una sola cifra revela lo que el Estado provincial gasta para sostener las conductas irresponsables: El test rápido de antígenos tiene un costo de 1000 pesos por prueba, mientras que el test PCR cuesta 5000 pesos por prueba.

Fuente: RADIO LA VOZ
CORONAVIRUS: EPIDEMIA DE IMPRUDENCIA

Teclas de acceso