Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
PREOCUPA LA PRESIÓN FISCAL

El 2019 cerró con récord histórico de exportaciones de maíz

En 2019 la Argentina exportó un récord histórico de 36 millones de toneladas de maíz. Se trata de una cifra 55% superior a la registrada en 2018 y hasta 75% mayor respecto al promedio de los últimos cinco años.

Los datos se conocen luego de oficializarse los registros del mes de diciembre que cerró con envíos por 1,82 millones de toneladas. Cabe mencionar que en la campaña 2018/19 se cosechó un récord de 51,5 millones de toneladas.

"La buena competitividad que ha tenido el maíz sudamericano en los últimos meses llevó a nuestro país a ganar terreno en los mercados internacionales", explicó un reciente informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En lo que respecta a la actual siembra de maíz 2019/20, a la fecha se cubrió un 88% del área estimada en 6,3 millones de hectáreas en todo el país, según el último Panorama Agrícola de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

La buena noticia es que las reservas de agua en las principales zonas productivas han mejorado significativamente después de las lluvias registradas en los últimos días, aunque se descuenta que la cosecha se ubicará por debajo del actual récord.

La mayor preocupación de los productores hoy por hoy pasa por la ecuación de rentabilidad tras el aumento de retenciones al 15%. Un informe de FADA indicó que la participación del Estado en la renta del maíz se ubica en un 53,9%.

Los especialistas destacan que el maíz es el cultivo más sensible a la presión fiscal dado que, además de requerir altos rendimientos para alcanzar el punto de equilibrio, necesita un mayor volumen de inversión en un escenario de altas tasas de interés.

Por el lado del complejo sojero, en 2019 se exportaron 45 millones de toneladas de las cuales 5,2 millones fueron aceite, 29,6 a harina y 10,1 a poroto. El dato es que los envíos del grano sin procesar fueron 30% más que el promedio de la última década.

La BCBA comunicó que la siembra de soja alcanzó hasta el momento un 93% del área proyectada en 17,5 millones de hectáreas. La entidad porteña redujo unas 200.000 hectáreas su última estimación por falta de humedad en el sur de Buenos Aires.

La soja es, por lejos, el cultivo agrícola que mayor presión fiscal tiene. La participación del Estado en la renta de los productores sojeros, según FADA, alcanzó un 64,5% tras la suba de retenciones al 33% dispuesta por el Gobierno nacional.

"De cada $100 de renta que genera una hectárea agrícola, $ 60,40 se lo llevan, en promedio, los distintos niveles de gobierno", dijo el economista David Miazzo. La participación del Estado aumentó un 4% respecto a septiembre", agregó.

En este contexto, el área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) pidió que los derechos de exportación no superen el 5% en las producciones de arroz, maní, legumbres, lácteos, algodón y cítricos, entre otros.

El pedido surge porque el decreto 37/2019 determina que los productos que no sean considerados "economías regionales" mantendrán una retención del 9%, muy por encima de los 3 y 4 pesos por dólar exportado vigentes hasta diciembre pasado.

"Es importante que se definan productos de economías regionales a aquellas actividades que posean alta incidencia en la región donde se desempeñan y requieran contratación de mano de obra intensiva", dijo el dirigente de CAME, Eduardo Rodríguez.

Fuente: LA POLITICA ONLINE
PREOCUPA LA PRESIÓN FISCAL

Teclas de acceso