Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
De Ricardo Leguízamo

Ricardo Leguizamo:
EL ATENTADO AL CONGRESO, UN DISPARATE

Por Ricardo Leguizamo

Si no fuera porque hay un muerto y una persona mal herida, les juro que le hubiese dado intervención al Cabo Cardozo para que desplegara su delirio… ¡Todo es muy gracioso, desopilante!

Tengo grabados a periodistas diciendo que “es un atentado a la Democracia”, “una conspiración directa al gobierno de Macri”, que “¿justo el día que Cristina presenta el libro sucede esto? ¡Qué casualidad!”

Ni hablar del compañero Luis D´Elía que dijo que los "Los Servicios de Inteligencia de Macri no tienen límites”. Ni hablar de la Ministra Bullrich que en todo momento se refirió a un clan mafioso.

¡No sé cuándo perdimos el sentido común! No había que ser Sherlock Holmes para saber desde el primer momento que los dos que se bajaron del auto, ni de lejos tenían la imagen de sicarios profesionales, comando mafioso o gente de los servicios, como se dijo. De entrada daban para una comedia de El Gordo y el Flaco o Tonto y re Tonto. No quiero decir Tom y Jerry, porque eso se lo dejo al Secretario de Cultura Avelluto, para referirse a Macri y Peña.

En el primer momento que vi el atentado filmado por una cámara de seguridad, media borrosa y como a 100 metros, le dije a mi mujer: “esos vagos están dado vuelta, se tomaron todo un bar o agarraron un camión recolector de basura de Paraná con premio”.

Al ver bajar al gordo del auto en cámara lenta mirando para todos lados, me recordó a Neil Armstrong al pisar la luna. No sabía ni donde estaba, sus movimientos eran una lucha contra la gravedad de la tierra y el polvo lunar de la noche anterior. ¡Un verdadero oso fuera del bosque! Parecía estar diciendo algo. Me imagino algo como… ¿dónde queda el Congreso? ¿Tenés idea dónde pasa el 60?

Sólo un tarado, que no entiendo cómo pasó por una Facultad de Comunicación, puede decir que eran sicarios profesionales o cómo la Ministra decir que era un comando mafioso.

Al correr de las horas y para que no queden dudas, pudimos ver al gordo y al flaco saliendo de una playa de estacionamiento en cámara lenta, no porque la cámara de seguridad esté en modo slow motion, sino porque el dúo dinámico venía “puesto” del bar de la esquina.

Los muchachos dejaron todos los rastros que se puedan imaginar y tenían menos luces que mi barrio. Dicho sea de paso hace más de 6 meses que tengo quemada la luz enfrente de mi casa, me resulta más fácil y efectivo decírselos por acá que llamar al 147.

Retomo el tema, los “sicarios” iban dejando huellas en cada movimiento, dispararon con el arma del gordo, iban en el auto del gordo, con la patente a su nombre y lo guardaron en un garaje a dos cuadras, donde habitualmente lo estacionaban. ¡Auténticos profesionales del hampa!

En este momento, la Ministra, Diego Santilli, las Fuerzas de Seguridad y el Comisario inspector Armando Ruido, se felicitan y saludan por el deber cumplido.

La verdad es que un llamado anónimo alertó a la policía de Entre Ríos, que el gordo, imposible de no reconocer, estaba en Concepción del Uruguay, en un bungalow, recuperándose de la inestabilidad que le produjeron las sustancias injeridas la noche anterior.

Al dogor, lo pasó a buscar un pariente con su nieto en el auto con intenciones de sacarlo a pasear por el hermoso paisaje entrerriano y la policía alertada, se chocó con el capo mafia, no traía pistolas, granadas, ametralladoras ni siquiera una gomera, ni un globo con un rulero y frutitas de paraíso.

Al otro delincuente, lo agarraron en el Uruguay porque pasó la aduana con su documento.

Era más buscado que el Quini 6 ¡y el tipo pasa la aduana con su documento! Evidentemente, esta gente tiene menos calle que Venecia o todavía le dura la anestesia del Bar Congreso.

“Ataque a la democracia, comando mafioso, servicios de inteligencia! ¿Justo el día que Cristina presenta el libro?”...

Desde lejos se veía que a lo sumo era un problema de dinero o de pata e´ bolsa, pero como todo se mal interpreta de un lado o del otro de la grieta, solo me queda reírme. A propósito, el 14 de Junio regreso con mi nueva obra “MÁS ALLÁ DE LA GRIETA” un espectáculo para reír, para llorar, para emocionarse.

Fuente: Radio La Voz 901 Autor: Ricardo Leguizamo
De Ricardo Leguízamo

Teclas de acceso