Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Crespo

El fallo judicial sobre ex funcionarios municipales tuvo eco en el Concejo Deliberante

Este martes, el recinto del Concejo Deliberante fue escenario de repercusiones que cosecha por estas horas el adelanto de veredicto que emitió el Tribunal que entendió en el juicio por Peculado y que absolvió a Ariel Robles, Jorge Waigel y Leonor Winderholler. Antes de desarrollarse el Orden del Día previsto, el concejal justicialista Javier Fontana y la edil del Frente Crespo Nos Une, Elina Ruda, esbozaron sus conclusiones al respecto.

Acerca de lo sucedido, Javier Fontana expresó: "Después de que se conociera el fallo de absolución del ex intendente Ariel Robles y de sus secretarios Jorge Waigel y Leonor Windeholler, me pregunté ¿Cómo se sale ahora de esta mentira? ¿Quién se hace cargo del desprestigio que sufrieron ex funcionarios, políticos y fundamentalmente las familias afectadas? ¿Quién repara el daño que le hicieron a la política en general?. Esas sólo fueron algunas de las preguntas que me surgieron, y que seguramente no encontrarán una respuesta inmediata, a pesar de ya ser un hecho la absolución de los ex funcionarios, que debieron durante todo este tiempo -5 años- soportar que se los acuse y señale, a costas de una burda y ridícula denuncia. La campaña del año 2015 estuvo plagada de inventos, mentiras y denuncias que la justicia se encargó de aclarar. Los primeros meses de gobierno de la gestión Schneider transcurrieron de la misma forma y en sintonía con lo que ocurría a nivel nacional entre quienes fueron los abanderados de la famosa consigna 'Se robaron todo'. Quienes fuimos funcionarios de la última gestión justicialista que presidió el intendente Robles, vivimos muy de cerca todo lo que pasaba; y estaba claro que la campaña electoral se sostenía y armaba en base a desprestigiar al gobierno de turno. Lo que no sólo habla de la desesperación por llegar al poder, sin medir consecuencias de los actos; sino también de las pocas intenciones de construir una opción limpia, con las reglas claras del juego; donde importaba más tirar basura a los 'rivales' antes de destacar las virtudes propias que los unían. Pero aun así y no satisfechos con sembrar duda en todos los ámbitos de la sociedad, llevaron adelante una investigación, que por aquel entonces denominaron auditoría y que finalmente se demostró que fue una 'caza de brujas', buscando algo con qué incriminar al anterior intendente y sus funcionarios".

Haciendo un repaso de los hechos, el concejal continuó: "Para tal fin, el municipio de Crespo pagó esa investigación a la Universidad Nacional del Litoral y durante las declaraciones en el juicio llevado a cabo estas últimas semanas, pudimos escuchar de boca del propio intendente Schneider, que no sabe cuánto costó la misma; y peor aún, según testimoniales nos enteramos que la información suministrada por la Asesoría Legal a la casa de altos estudios; fue sesgada e incompleta. A todo esto además, no debemos olvidar que se contrató a un prestigioso estudio de abogados de Paraná, con dinero pagado durante meses por el pueblo, para armar una causa que desde el primer momento supimos y ahora la Justicia lo confirmó: no fue nada más que un 'gran invento y estrategia electoral'".

Fontana invitó a hacer memoria y señaló: "Algunos de los aquí presentes recordarán que durante los primeros meses del 2016, desde el bloque de Concejales del PJ pedimos tener acceso a la "auditoría" -que ya no sé si decirle así-, y que nos informen o conocer el monto que le abonaron al estudio de abogados contratado. No sólo no se nos informó, sino que tampoco nos entregaron la auditoría para poder tener acceso a ella como oposición. Por eso hoy volvemos a presentar un Pedido de Informes, para que se nos diga cuánto le costó a los crespenses esa auditoría y la contratación de un costoso bufete de abogados de la ciudad de Paraná, para armar esta denuncia. Es imposible olvidarme, que en mayo de ese mismo año, en este mismo recinto advertimos y sugerimos al Intendente actual, que abandonen las 'puestas en escena' que hacía en los medios de comunicación, en cada oportunidad que se le presentaba".

Fontana criticó la manera en que se difundió las denuncias realizadas: "Llegaron al punto de darse el gusto de repartir casa por casa, junto con las boletas de tasas municipales, un folleto que daba a conocer los supuestos resultados de esa auditoría -que también nos enteramos en el juicio que no era información para que accedan terceros, ya que las interpretaciones podrían ser dispares-; haciendo un gasto extra en impresiones -pese a que este municipio había declarado la Emergencia-, pero para esto no importaba cuidar los recursos; sólo importaba seguir salpicando con basura cada vez y de la manera que fuese posible".

"Después de un poco más de cinco años de decir mentiras, de señalar con el dedo, de hacer campaña sucia, pero sobre todo de hacer daño no sólo a los 'imputados' sino - y fundamentalmente - a sus familias; la Justicia comprobó lo que todos sabíamos: No se cometió ningún delito", planteó el concejal y analizó: "Seamos sinceros, desparramaron por los aires cientos de miles de plumas, que ésta decisión de la justicia no se encargará de juntar; lamentablemente el daño ya está hecho con esa vieja metodología nazi del 'miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira, más gente la creerá'".

"Esperamos que todo esto que sucedió, sea un llamado de atención a la reflexión", desafió Javier Fontana y añadió: "Como dirigentes, la denuncia que montaron, es una irresponsabilidad hacia la Ciudad y su gente. Porque hicieron lo que jamás había sucedido en la historia de Crespo. Construyeron una mentira, la divulgaron como cierta, la instalaron y la repitieron hasta el cansancio -sin sonrojarse-. Apretaron a empleados para que busquen algo para inculpar al anterior intendente, si hasta una empleada municipal lo reconoció en su declaración momentos antes de quebrarse en llanto y contar cómo le afectó psicológicamente esa situación. Pero está claro que llevaron no sólo a Robles, Waigel y Winderholler a Tribunales; llevaron al nombre de la Ciudad; poniendo en duda la honradez de ellos, de funcionarios de esa gestión, de empleados municipales, de los comercios y de prestigiosas empresas proveedoras, y hasta de los beneficiarios. ¿Qué clase de dirigencia política no piensa en trabajar en pos de dar una mano a quienes lo necesitan? Obviamente el Estado no sólo es asistencia social, pero lamentablemente existen familias que dependen de esas ayudas, de esa tendida de mano, necesitan no ser ignorados. Crespo jamás se caracterizó por el clientelismo político, no tomemos por tontos a los votantes: a ellos no se los compra. Pensemos mejor en conquistarlos cumpliéndoles con obras en los barrios, ampliación de derechos, opciones culturales, mejores servicios y demás".

"Señores, en el hacer seguramente todos cometimos -y cometemos- errores, pero jamás se obra con malas intenciones o en beneficio propio", afirmó el edil e instó: "Hagamos acciones que inviten a que la gente, a los jóvenes a que participen, a que se involucren. Construyamos con la verdad y desde las virtudes propias, no desde el daño y las injurias. La política es la mejor herramienta para transformar la realidad, y debe hacerse honor a la misma desde la honradez y transparencia; sin ensuciar al 'rival' para lograr los objetivos; porque eso habla más de uno que del resto. Sólo deseamos que ninguno de ustedes, que nadie en definitiva -y ninguno de sus seres queridos- tenga que pasar por lo que ellos y sus familias pasaron...Y que de acá en adelante el tiempo y los recursos -que son de todos- sean utilizados en obras que beneficien a la comunidad y no en abogados y juicios que solo hacen daño, y más aún si no tienen ningún tipo de sustento real en sus acusaciones", concluyó.

Las consideraciones no pasaron desapercibidas para el oficialismo y la presidenta del bloque Frente Crespo Nos Une, Elina Ruda, expresó el análisis que hace la fuerza política que representa de este fallo judicial. En tal sentido, al hacer uso de la palabra, manifestó: "Concuerdo en bastantes puntos en relación a lo que hace referencia el concejal Fontana, pero a mí me parece que en la política también hay que ampliar las perspectivas y uno ve desde los lugares que uno cree. Entiendo que no se puede cuestionar lo que las personas pasan, sienten, lo que se entiende que es un perjuicio, agraviado, el dolor. No es ahí a donde quiero ir. Eso es indiscutible. Pero en la política hay perspectivas. Uno llega a una gestión con un objetivo, con una finalidad y con una manera de entender qué es el Estado y qué es gobernar. Y ahí las diferencias son enormes. La gestión del 2011 al 2015 fue una gestión municipal plagada de irregularidades. No porque me lo contaron, sino porque era concejal de la oposición en aquel momento y presenté muchos Pedidos de Informes que nunca fueron contestados, hicimos un montón de denuncias y nunca tuvimos respuestas. El Ejecutivo de aquella época y sus funcionarios eran herméticos. Jamás vinieron a hacer una presentación al Concejo Deliberante. Ninguna explicación de nada. Estas irregularidades que nosotros encontramos, así se demuestran en la cantidad de sumarios administrativos que se hicieron -más de 10-, que se tuvieron que instruir en el inicio de la gestión del 2015 en adelante. Voy a recordar algunos: la caja de recaudación paralela, que no pasaba por Tesorería, de la Escuela de Música y el centro de formación CIEC -que funcionaban en el mismo edificio. El CIEC es un espacio privado-. Con esta última, la justicia condenó a dos ex funcionarios municipales. También las más de 40 contrataciones de trabajo, sin aportes jubilatorios ni obra social que se detectaron y que han determinado una deuda por lo menos o aproximada de $400.000, además del desamparo de esos trabajadores en este período. Deuda de la que estamos haciéndonos cargo y que este gobierno está pagando. Le voy a sumar la desaparición de los teléfonos celulares nuevos, comprados con las cuentas municipales, que nunca aparecieron. Y la tercerización de servicios de todo tipo de personas estrechamente vinculados a funcionarios municipales, como el de recolección de ramas -que fue objetado por el Tribunal de Cuentas tres años seguidos y nunca respondieron estos pedidos de informes-. Y voy a recordar una denuncia pública que yo misma hice, frente a una licitación de gas y una empresa que era propietaria una funcionaria. Y podríamos seguir, hay muchas más. No sé si tiene sentido recordarlas, para mí sí. Yo las viví, estuve ahí y era una impotencia enorme no tener respuestas".

Volviendo al eje del reciente fallo, la edil mencionó: "La justicia hace pocas horas estuvo centrada en la distribución indiscriminada de materiales, en plena campaña electoral 2015, principalmente durante la interna que se hiciera con otros tres candidatos peronistas y el intendente Robles. Varios de esos candidatos, subieron las escaleras a pedir que investigáramos. No nos olvidemos de esas cosas también. El pedido de investigación no era una hazaña de este gobierno, sino un pedido también de las fuerzas políticas que habían quedado afuera de ese esquema. Esa maniobra repetida denunciada está constatada en un sumario administrativo y fue presentada a la justicia para que se investigue, así como se elevaron otras -de estas 10 causas de las que estuve hablando-. Y esos hechos fueron investigados, porque hubo un fiscal que determinó que había una presunción de delito. La gestión municipal hizo lo que tenía que hacer: constató la irregularidad grave y por las obligaciones legales que tenemos como funcionarios públicos, se presentó ante la justicia para que se investigue y ahí terminó todo. Ahí terminó la intervención municipal. Es lo que había que hacer y lo que nos pedían que hagamos también".

"Nosotros hicimos lo que creímos correctos", recalcó la concejal que preside el bloque y continuó: "Llegamos a este municipio y las obras estaban tercerizadas, los empleados mal contratados, había un montón de cosas que no estaban bien, más la deuda. Porque ahora parece que es un juego de víctimas y victimarios, pero en realidad, lo que hay atrás es una concepción distinta del Estado. Nosotros no concebimos la forma en que se gestionó y creemos que esas irregularidades son una falta al ejercicio del gobierno de aquel momento. Nosotros tenemos una verdad, nuestra verdad, la de haberla vivido, la de una perspectiva, la de haber transitado esta gestión, es nuestra manera", aseguró dejando en claro las diferencias políticas.

Finalmente, la concejal Ruda hizo alusión a la convalidación de estrategia política que oportunamente les concedió el electorado crespense, sobre lo cual mencionó: "Creemos que en estos 5 años que nos tocó ya transitar, hemos enaltecido la gestión municipal, siendo claros en las cosas que puede hacer el Estado y que no puede hacer el Estado. No todo es lo mismo. En la política no todo vale igual. Creo que la gente lo sabe. Esta ciudadanía nos confió, nos honró en el 2015 con la posibilidad de gobernar. Lo hizo de una manera que históricamente no había sucedido. El Frente Crespo Nos Une obtuvo 7 bancas contra 4, un hecho histórico. Eso no se hace mintiendo, mintiendo, mintiendo. Pero no quedó ahí, en el 2019 volvió a suceder. Esto no nos hace mejores ni superpoderosos, sino responsables de cómo se gobierna y es la gente la que nos dijo cómo quería que lo hagamos", afirmó.

Fuente: ESTACION PLUS
Crespo

Teclas de acceso