Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
JUSTICIA

El fiscal Uriburu está complicado en la causa de violencia de género

El fiscal de Nogoyá, Federico Uriburu, tuvo una mala jornada este miércoles. Testigos en la causa que lo tiene como imputado ratificaron los hechos por los que fue denunciado. Y son gravísimos.

El funcionario judicial interino está encartado en un legajo en el que se investigan hechos de violencia de género. La historia comenzó la noche del 20 de marzo, horas antes de que se declare la cuarentena, en un bar de la ciudad. Uriburu, haciendo gala de su función, hostigó a María Florencia Alberto. Sin suerte, el fiscal insistió con su actitud y con el correr de las horas se fue concatenando una serie de hechos que agravaron la situación. El fiscal, negado de sus pretensiones, amenazó al novio de la mujer, Martín Quinodoz, y luego pretendió manipular a la jefa laboral de éste en el Juzgado de Paz y al dueño del bar para que declaren en su contra.

La novela, revelada hace unas semanas en Página Judicial, contó con un escandaloso cerco mediático en la ciudad y en esta capital, a pesar de salvadas excepciones. Aquí la historia.

Los jueces Andrea Cantaberta y Gustavo Acosta dictaron restricciones y luego debieron excusarse por la relación laboral que mantienen con Uriburu. La causa fue, entonces, a parar a manos del conjuez Maximiliano Navarro, ex asesor de José Ángel Allende en la Cámara de Diputados, que la archivó.

Sin embargo, la Cámara Segunda de Apelaciones Civil y Comercial de Paraná; integrada por Valentina Ramírez Amable, Alejandro Galanti, Andrés Manuel Marfil; desarchivó la causa, pedido que había sido solicitado por el abogado de la víctima, Carlos Laferriere.

Obscenidades

Este miércoles declararon un grupo de testigos. Una de ellas fue la jueza de Paz Marianela González, quien para disgusto del imputado, dijo que su empleado Quinodoz era un empleado “ejemplar” y negó que sea violento, perfil que Uriburu intentó trazar.

Jonathan Mignola, dueño del bar Nicéforo, negó que el novio de María Florencia haya tenido restringido el ingreso al bar. En la audiencia ante el juez ad doc Maximiliano Navarro; hermano de Mariano, presidente del Colegio de Abogados que desoyó cuando lo advirtieron del caso, dijo que no jamás hubo problemas con la pareja como puso en boca de él el propio fiscal denunciado, según reconstruyó Página Judicial.

Las testigos Ayelén Mernes y Silvana Daglio, amigas de la víctima, dejaron datos jugosos para saber de quién estamos hablando. Validaron las versiones que se rumorearon aquella noche. El fiscal galán les mostró al grupo de chicas fotos morbosas que tenía en su celular y que pertenecen al resonante caso en el que una empleada municipal apareció ahorcada luego de un “espectacular” allanamiento por parte de Uriburu, televisado casi en directo. Pero hubo otra que les mostró, según se desprende de la testimonial. Un objeto que se puede encontrar en un sex shop.

Con el patrocinio de Julio Federik y Leopoldo Lambruschini, Uriburu presentó como testigo a Nazareno “Nachi” Martínez, que no aportó testimonio importante más que alegar que no vio nada y que separó al fiscal en momentos en que estaba a punto de iniciarse una golpiza con Quinodoz en la puerta del bar. Martínez supo desempeñarse en la Policía, estando a su cargo en la Fiscalía. La relación continúa. Martínez suele ser visitado por su antiguo jefe en su peluquería en calle 25 de Mayo casi esquina Caseros, según relatan vecinos.

Los otros testigos fueron los doctores Francisco Fontana y Lucas Muñoz Astori, ambos integrantes del buffet ubicado en calle Centenario 1121. ¿Tendrán causas en común letrados y fiscal? Solo se ausentó el testigo Augusto Prieu.

Uriburu y Navarro (presidente del Colegio de Abogados), hace 10 días no renovaron como es habitual medidas restrictivas a César Roberto Cepeda, denunciado por abuso a dos niñas de 4 y 6 años en la comunidad de Lucas González, departamento Nogoyá. En los pueblos chicos, todo tiene que ver con todo.

Fuente: PAGINA POLITICA
JUSTICIA

Teclas de acceso