Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
EL HECHO SUCEDIÓ EN BARRIO CARITAS

Elevarán a juicio la causa por un crimen tras el hurto de una bicicleta

Gentileza El Diario
Gentileza El Diario

El asesinato ocurrió el 14 de noviembre de 2018 en un baldío en barrio Caritas. El acusado es Lautaro Mioletto, alias Perri. El eje del juicio versará en determinar si el imputado actuó en exceso de la legítima defensa. El ataque ocurrió cuando Mioletto fue ubicado por la víctima en el baldío, tras una persecución en la que ya había abandonado la bicicleta.

La jueza de Garantías Nº1 de Paraná, Marina Barbagelata resolvió ayer remitir a juicio la causa que investiga el crimen de Joel Micle Damonte, que tenía 25 años cuando murió el 14 de noviembre de 2018, en un descampado ubicado en barrio Caritas, en calle Valentín Denis, entre calle 1.999 y Rogelio Urruti. Quien estará sentado en el banquillo de los acusados será Lautaro Miguel Ángel Mioletto, alias Perri, de 22 años.

Enfrentará cargos por el delito de Hurto en grado de tentativa, en concurso real con Homicidio agravado por criminis causa. Además, la jueza resolvió prorrogar la prisión preventiva del imputado en la Unidad Penal Nº1 de Paraná hasta el inicio del debate.

El joven pudo solicitar el arresto domiciliario pero no lo hizo porque no tiene lugar para vivir ni persona que se haga responsable de controlar el cumplimiento de la medida.

Controversia

En la audiencia que se realizó ayer, la fiscal Paola Farino y la defensora pública, Fernanda Álvarez, realizaron los acuerdos probatorios. Lo que quedó muy claro es que en el debate, si no se logra arribar a una salida alternativa mediante un juicio abreviado, se discutirán las circunstancias que determinaron el “momento más relevante” del caso.

Esto es, el momento en el que Mioletto le asesta el puntazo fatal a Damonte. La defensa sostiene que no ocurrió “en el contexto ni por las razones descriptas en la relación del hecho que realizó Fiscalía”.

La acusación asegura que el ataque ocurre cuando la víctima, tras perseguir al imputado en una Honda CG porque había hurtado una bicicleta roja y negra del hermano de la víctima del interior de la casa de ésta, ubicada en calle Larramendi y cortada 1096, en Bajada Grande, exclamó “acá está”, momento en el que es atacado por Mioletto con un hierro de seis pulgadas que tenía una punta afilada y un piolín blanco arrollado en el otro extremo. Álvarez entendió que la persecución no tuvo como móvil recuperar el objeto sustraído porque su defendido ya lo había dejado.

Rol

Entre los acuerdos probatorios, la jueza resolvió incorporar como prueba y a pedido de la defensa, dos notas periodísticas, de Diario Uno, que dieron cuenta de los hechos. Asimismo decidió citar a los periodistas José Amado y Javier Aragón, que fueron los autores de ambas notas.

La intención de la defensa es que den cuenta de la información que publicaron y de qué fuente la obtuvieron, habida cuenta que la nota publicada el día del hecho fue realizada con información recabada en el lugar del crimen por fuentes policiales y allegados al imputado.

La segunda nota, también citando fuentes consultadas, se deslizó la posibilidad del ejercicio de la legítima defensa o de un exceso en la misma. Ambas notas dieron cuenta de que Mioletto atravesaba una situación económica “desesperante” y se encontraba “muy afectado por la falta de dinero”.

El pedido de Álvarez encontró resistencia en Farino. La fiscal argumentó que cuando llegó al lugar del hecho no vio a los periodistas y sostuvo que “dentro de su actuación pueden titular de manera que no se condice con la realidad”. Barbagelata resolvió hacer lugar al pedido de la defensa porque lo consideró “absolutamente pertinente”.

En este sentido sostuvo que “numerosas investigaciones penales, incluso condenas”, se basan en la tarea de periodistas, que más allá del rol social que cumplen, “son ciudadanos con la obligación de comparecer”, porque en este caso podrán aportar información no ya del hecho crucial, sino del entorno, lo que permitiría analizar otras testimoniales.

Hierro

Otro punto que será materia de controversia a revelar es si el imputado tenía el hierro en su poder cuando comenzó a ser perseguido por la víctima y un amigo, Sebastián Sosa, como lo afirma Fiscalía, o si se apoderó del mismo en una obra en construcción que está al lado del terreno baldío, tal como lo sostiene la defensa.

Ésta no cuestiona que Mioletto usó el hierro ni que le causó la herida mortal. El hecho se segmentó en dos etapas: el hurto, que fue advertido por el abuelo de la víctima y se lo comunica a Damonte, quien sale con Sosa a perseguirlo; y el encuentro en el baldío, cuando Mioletto había abandonado la bicicleta y huyendo se ocultó en el descampado.

Fuente: EL DIARIO
EL HECHO SUCEDIÓ EN BARRIO CARITAS

Teclas de acceso