Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
denuncian dilaciones y pacto de poder en la Justicia

"En Entre Ríos mis derechos no están garantizados" afirmó Dolores Etchevehere

Dolores Etchevehere y Juan Grabois denunciaron dilaciones en la Justicia entrerriana por falta de indagatoria y procesamiento de Luis Miguel, Sebastián, Juan Diego Etchevehere y Leonor Barbero Marcial, hermanos y madre de la mujer, en la megacausa que incluye estafa, lavado de activos, vaciamiento y hasta violencia de género. Este martes, frente a los Tribunales de Paraná contestaron las preguntas de la prensa.

Se exigió a la Justicia entrerriana que llame a indagatoria y procese a los hermanos Etchevehere, a Leonor barbero y a Walter Grenón. "Y al juez federal de Paraná, Leandro Ríos, le pedimos que avance en la causa remitida por el Juez Rafecas. Y si no que pongan la trucha y digan que están sobreseídos, para entonces poder apelar, pero que no dilaten más”, pidió el militante social Juan Grabois.

El integrante del proyecto Artigas resumió: “Pedimos además la revocatoria de la administración fraudulenta de la sucesión de Etchevehere padre, a cargo de uno de los procesados en la otra causa, que nombren un administrador neutral ya que, durante 10 años, se fumaron los frutos de la herencia. Y que restituyan lo de la cautelar que corresponde a Dolores, su casa y los campos”.

"En Entre Ríos mis derechos no están garantizados"

Dolores Etchevehere afirmó: “Todavía siguen tomando indagatoria por capítulos a los Etchevehere corruptos. En ese interín la Justicia Federal de comodoro Py, pidió los expedientes, investigó, generó más pruebas y dictaminó”, dijo en referencia a las actuaciones del fiscal Delgado y el juez Rafecas, quien se declaró incompetente por jurisdicción y envió la causa al Juez federal de Paraná Leandro Ríos. “Acá, con una caradurez total, siguen dilatando las cosas. Qué tiene que pasar, qué están negociando”, se preguntó la mujer.

Sobre la versión de una negociación con su familia Dolores fue tajante: “Acá hay una estafa, hay violencia económica y extorsión grave: no es para charlarlo. No hay ninguna instancia de reunión familiar. Ellos apelan a lo subjetivo para no hacer referencia a lo objetivo, que son los expedientes. Yo hablo de eso, con denuncias y pruebas. Del otro lado hay pactos de poder con el poder político y judicial y parte de la sociedad, y declaraciones subjetivas que no tienen nada que ver”, aclaró.

Sobre la violencia de género y económica de la cual es víctima dijo que tiene posesión de una casa en Paraná, pero no la puede habitar por disposición de un juez. “La mafia judicial existe y la conozco, he estado cara a cara con ella”, expresó.

En tanto el doctor Lisandro Mobilia, uno de los representante legales de Dolores Etchevehere, explicó que se trata de una causa judicial con muchas aristas en lo penal y lo civil. “El fiscal Federico Delgado hace un análisis impecable y el juez Daniel Rafecas lo reafirma, pero se declara incompetente y lo deriva al juzgado federal de Paraná por jurisdicción y estamos esperando que el juez Ríos se aboque a la causa".

Se trata de una megacausa que se origina en 2012 y se va acumulando. A esto se agrega una denuncia de 2015 en la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) por lavado de activos, es decir trasvasa lo sucesorio, según aclaró

Una olla grande y podrida

A su turno, Grabois abundó en conceptos contra el pacto político y judicial que envuelve la causa Etchevehere: “Se está destapando una olla muy pesada. Etchevehere, ministro de Agroindustria de Macri, durante el ejercicio de su mandato, se otorgó créditos a sí mismo, despojó a su hermana de una herencia, vació a de la empresas emblemáticas de Entre Ríos, falsificó la firma de su hermana (lo cual está constatado por dos pericias caligráficas), el juez de la sucesión le dejó la administración a uno de los Etchevehere corruptos; el juez penal que tiene que terminar con las indagatorias, las dilata (ahora tiene una prescripción de Grenón). Se hacen los giles para ver si pueden dejar que pase la ola”, enumeró.

“El juez federal Leandro Ríos, al que le toca una causa que se instruyó en Buenos Aires recibió todo el material: los WhatsApp, fotografías, entrecruzamiento de llamadas que determinaron que Dolores no estaba en la escribanía donde dicen que firmó la cesión de derechos. Los jueces de Entre Ríos no son burros, son cómplices”, disparó y agregó: “El juez Ríos, que sale en fotos con Patricia Bullrich (…) qué es eso sino un pacto de poder y podredumbre judicial”.

“Eso es lo que está pasando en esta provincia que gobierna un peronista, parte del frente del cual soy parte, para que no se diga que hay un problema político. Yo estoy denunciando que el principal aportante de la campaña fue Walter Grenón. Lo que pasa es que de la boca para afuera y para las elecciones son rivales, pero para hacer negocios son todos parte de la misma runfla. Dolores, que salió de una familia de la más rancia oligarquía, decidió patear el tablero y yo la sigo hasta donde sea”, afirmó.

Luego dijo: “Que le quede claro a la corporación judicial que acá no hay ninguna charlita con los Etchevehere, porque son gente psicopática. El juez Furman le entregó la posesión de la casa a Dolores y después de cuatro gritos del ministro acepto las presiones ¿Se entiende la gravedad del caso?, preguntó.

“El pueblo se tiene que levantar contra los pactos de poder de macristas y peronistas o de quien sea; más allá de la ideología que sea, porque si no esto seguirá siendo el reino del 1%, de los que tienen la vaca atada, los que un día se les ocurre envenenar una escuela con glifosato y la envenenan; otro día se les ocurre afanarse 70 hectáreas de una escuela y se las afanan”, espetó.

“Uno de los problemas que hubo acá es que el patrimonio de los que la juegan de defensores de la propiedad privada es todo público, se robaron a una escuela y se robaron las tierras del frigorífico Santa Elena. Ese es su patrimonio y Dolores está planteando restituir las tierras a la escuela y sus derechos a los campesinos que fueron víctimas de trabajo esclavo. Pero ese ejemplo no lo quieren acá”, dijo Grabois quien aseguro finalmente que darán pelea hasta las últimas consecuencias: “Ningún pacto por debajo de la mesa con nadie”.

Fuente: RADIO LA VOZ.
denuncian dilaciones y pacto de poder en la Justicia

Teclas de acceso