Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
DISPUTA DE LA FAMILIA ETCHEVEHERE

Exclusivo: Leonor Etchevehere reveló inéditas situaciones de la causa

Leonor Barbero Marcial, mamá de los hermanos Etchevehere y dueña del campo "Casa Nueva" de Santa Elena, dialogó en exclusiva con Radio La Voz luego de catorce días de conflicto familiar que finalmente culminó con el desalojo del campo.

"Hace bastante tiempo que estoy despierta pero un poco más tranquila, creo que las cosas se equilibraron y salió lo que tenía que salir, era un absurdo pensar otra cosa. Ese establecimiento hace cincuenta años que es nuestro, así que no era normal que fuera usurpado por gente totalmente ajena a nosotros.

No es una situación agradable que una hija mía haya sido usada de una manera muy cobarde, muy cobarde por el señor Grabois que jamás en la vida puso el cuerpo acá. Puso una mujer, la dejó sola, la gente que presuntamente la iba a acompañar se escaparon por caminos que dan al Arroyo Feliciano para tomar la Ruta 12 de Villaguay –Buenos Aires; una cosa muy cobarde, muy triste" relató.

"Para mí me impresiona, hablan de violencia de género, ¿qué más violencia de género ejerció Grabois sobre Dolores poniéndola en una posición tan absurda, tan ridícula cuando él como todos los demás se escaparon? Es muy fácil hablar desde Palermo, Recoleta o desde sus lugares y no estar presente en el lugar y no hacerse cargo; es muy fácil hablar y otra es tener el valor de defender lo que uno cree, eso no lo tuvo. Es una irresponsabilidad absoluta y un uso terrible de una mujer.

La cuestión familiar sí, hubo problemas, se terminó en Agosto de 2018 cuando se firmó un Convenio familiar ante Escribano Pública y nunca me imaginé que hubieran hecho este uso tan cobarde de Dolores para ponerla a reclamar algo que ya no era de ella. Generaron una usurpación, se metieron cuarenta tipos que después llegaron a ser cien en una casa ajena, es sencillo".

2A parte toda la documentación fue presentada ante el juzgado como debe ser, estaba todo certificado por escribano y la jueza hizo lo que tenía que hacer, ver los documentos nada más.

Yo he hablado muchas veces con ella, que el gobierno quiera disfrazar esto de un conflicto familiar a menos que la declaratoria figuren Grabois y los cuarenta tipos que entraron a mansalva en nuestro campo; a menos que haya sido así, no tiene nada que ver el conflicto familiar con esto. Esto fue un zarpaso de cobarde, cobarde, muy cobarde de estos tipos que se metieron ahí y usaron a Dolores con el cuentito ‘la mamá es mala, los hermanos crueles’ pero somos todos grandes acá quién se cree esta novelita mexicana. Acá lo que quisieron hacer fue jorobarnos a nosotros y quedarse con un campo que hace 50 años es nuestro, pongamos las cosas en su lugar, esta es la situación, lo demás, la novela cada uno lo interpreta como quiere".

"Dolores está viviendo en una casa que es mía en Buenos Aires, tengo dos departamentos allá y en uno de esos departamentos vive Dolores con sus cuatro hijos. Le voy a dar un reto por haberse dejado usar de esa manera tan absurda, no tengo ningún problema de hablar. Yo creo que, como en estas situaciones, siempre hay que dejar pasar un tiempo para que nos tranquilicemos, analicemos la situación; pongamos la verdad de qué es lo que sucedió y bueno tarde o temprano… Tiene cuatro hijos preciosos que son mis nietos, son malos momentos que uno pasa en la vida, esto obviamente que fue un mal momento nadie se va a poner a aplaudir por esta situación, sería ilógico y absurdo.

Pero creo que queda claro el uso y abuso que hicieron de Dolores Etchevehere, una persona sin ningún derecho, un atrevido, un tipo violento, una persona cobarde como Grabois que jamás se apersonó ahí, jamás cruzó la tranquera. Nunca se embarró la bota ese hombre, por Dios Santo, es una manga de sinvergüenzas lideradas y aceptadas por funcionarios del gobierno nacional que durmieron en mi casa, y del gobierno provincial del señor Bordet" sostuvo Leonor.

"Estaba el Director de Cultura de la provincia que durmió en mi casa, no lo disfracemos, mamita con hijita, no… Gobierno nacional con Gobierno provincial haciendo una usurpación donde está comprobado, tenemos la lista que vamos a hacer pública de todos los que se escaparon, tenemos documento de todo. Había 17 funcionarios con sueldos de la provincia y de la nación, ¿entonces de qué estamos hablando? ¿Del cuentito de la novela mexicana?".

"No hay que negar la realidad. Son tan absurdos, yo me río nomas. No sé si vale la pena, son cosas tan absurdas, es la injuria porque no hay otra cosa lógica con qué defenderse, la peor de la defensa es injuriar al otro" remarcó. "Que vayan a la justicia, con pruebas pero yo no sé si vamos a gastar un peso en un abogado con un demente como ese. Lo voy a hablar con mis hijos, me da risa".

Agrega que "no creo que se animen a entrar en el otro establecimiento que tenemos en la provincia de Entre Ríos, no creo, espero que no. Por las dudas están todas las tranqueras cerradas con candado, la gente que trabaja con nosotros nunca había puesto un candado en la puerta porque habitualmente está abierto ya que entra un tractor, un camión, proveedores. Entre Ríos en ese aspecto, los del campo respetamos a los otros campos pero ahora por las dudas tuvieron que comprar cadenas bien pesadas, candados y andar cerrando por todos lados las tranqueras.

¿Quién hace uso de qué? ¿Luis Miguel se metió en un campo? ¿Usurpó? A ver, es tan ridícula la situación, lo que hizo Luis Miguel, Arturo Sebastián y Juan Diego Etchevehere fue defender lo que es nuestro. ¿Cuál es la otra actitud para decir que no se hace uso político dejamos que entren 100? Yo dejé que entraran catorce o dieciséis autos llenos de gente y al día siguiente estaba previsto, dicho por gente que conocemos que están en asuntos de logística nacional; que entraran dos mil personas a la casa. Dos mil personas de Buenos Aires que esa gente sí está manipulada, no estoy contra ellos, debe ser gente necesitada pero es una invasión a un campo ajeno, dos mil personas iban a entrar allí; cómo los sacábamos después".

"Lo que hicieron los tres fue pararse en la puerta y decir ‘de acá no nos vamos hasta que no nos devuelvan el campo’, nosotros tuvimos un comportamiento impecable, no entramos a la fuerza, había muchísima gente que quería entrar a la fuerza. Nos pusimos ahí y les dijimos que no entre nadie, vamos a cumplir estrictamente lo que diga el juez. Hubo un juez que dijo que la usurpación era una maravilla, que entraran todos los que quisieran y después hubo una jueza que miró los documentos, los miró uno por uno; todo lo que acreditaba no solo que éramos dueños sino que debíamos el uso y que teníamos la posición que estábamos inscriptos en ATER y todo en regla. Si de eso consideran que nosotros lo fabricamos, medio difícil, que lo hablamos con Grabois y que nos asociamos a él para que esto fuera una medida política; no es así.

La historia es sencilla, hubo un Frigorífico Santa Elena en liquidación, y salieron a la venta al mejor postor quién lo podía comprar. A nosotros nos llamaron del gobierno y nos dijeron ‘ustedes tienen un establecimiento ahí que se llama Casa Nueva’ los terrenos linderos salen a la venta, ‘¿tienen interés?’ Entonces dijimos por supuesto, siempre tenemos interés pero la plata era dura en ese momento. Lo que hicimos fue ir a un banco, al Banco de Entre Ríos, solicitamos un crédito y dijimos ‘lo que podemos es pagar esto a través de un crédito’ por lo que nos dijeron ‘vamos a hacer una hipoteca, vendemos el campo al precio que el frigorífico puso’. Todo hecho a través del escribano mayor del Gobierno, el señor Gastaldi creo de apellido, entonces la gente nuestra analizó si estaban bien los papeles, el señor Gastaldi puso las normas y para seguridad del gobierno de Entre Ríos va a ser con una hipoteca sobre el campo hasta que terminen de pagarle el último peso al banco y así fue" relató Leonor.

"Nunca se presentó ningún papel ni nada, de hecho había un señor que estaba en la tierra que no era de él, que era del gobierno y él no tenía ningún documento ni nada para arrendar. Nosotros no solamente teníamos la propiedad obtenida como dije, normalmente, después apareció el juez y dijo ‘este señor sin ningún papel sellado ante la institución, sin absolutamente nada, un papel que decía te plebiscito hectáreas’ porque en ese tiempo era campo que no era de nadie hasta que nosotros lo compramos, era como una banquina. A él le dieron permiso o no sé, andaba con un papelito que decía que esas 25 hectáreas las había sembrado, se pusieron en contra de mi marido. Le hicieron cosas terribles, fue algo medio loco como lo de ahora, había un gobierno totalmente opuesto a lo que nosotros pensábamos y después se terminó con un proceso.

Quiero dejar en claro que todos los campos comprados en liquidación a los Frigoríficos de Santa Elena, fueron ante escribano nombrado por el gobierno el señor Gastaldi con su sello y su firma; si él cometió un error que se haga cargo. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer, se pagó hasta el último peso, se levantó la hipoteca, cinco años nos costó tener que terminar de pagar eso, no es que fuimos y pusimos un cheque. No, un crédito público en el Banco de Entre Ríos y una hipoteca, hasta que no terminaron no se escrituró, cuando se puso el último peso ahí recién se escrituró" argumentó.

Fuente: LA RADIO LA VOZ 901
DISPUTA DE LA FAMILIA ETCHEVEHERE

Teclas de acceso