Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
OPINIÓN

Ruben Almara:
GOYENECHISMO ILUSTRADO

Por Ruben Almara

En la historia política peronista entrerriana, la justicia no era un tema de agenda, y solo en ese sentido, se entiende las relaciones carnales que supo haber entre García y el Urribarrismo, no entre García y el ex Gobernador. Las frases más habituales que se escuchan en la casa gris son, “pero si el Pato le dio todo”, otra, “parece que ya se olvidaron de la aprobación del código procesal de Federik y en tres meses, modificado por García”, otra, “aprobaron todo mediante trámite exprés y sobre tablas”. En aquel entonces, las relaciones familiares tenían otro color y hasta otro olor.

¿Ahora cómo llegamos al presente? Una interpretación posible, es que, principalmente el Urribarrismo encapsuló en el Consejo de la Magistratura y en un sector de la justicia penal, a todos aquellos dirigentes que, en ese momento, no se los quería dentro de la gestión. Entre ellas, la autora de la frase “Somos distintos. Tenemos prácticas políticas diferentes. En muchas cosas estoy en las antípodas de su pensamiento”, como se dice en la jerga política, como si nunca hubiese cobrado, ni militado el sueño entrerriano.

Luego llegó la ola amarilla, discurso que asoció la corrupción al peronismo, y si es K se agrava. Esta narrativa fue la excusa perfecta para tomar distancia y expresar años de impulsos antiperonistas.

En la provincia, ese discurso, adoptó una particular forma, que me atrevo a bautizarla como el ´goyenechismo´, que fue inaugurado, cuando la Ex Fiscal destituida dijo: “No me reuní con Frigerio por ninguna actividad que tenga que ver con mis funciones”, por lo tanto, se reunió en carácter de simpatizante o, tal vez, de militante. La gran particularidad del ´goyenechismo´ es que se autopercibe la verdad absoluta revelada, y en esa estrategia definió como enemigo al STJ, único resorte que le pone límites al poder absoluto.

Me parece útil al análisis, la columna de Néstor Belini en el diario de este domingo, que dice: “La dinámica del debate en Entre Ríos exhibió dos posturas muy claras. Por un lado, se ubicaron quienes defendieron el status quo, mientras que en el otro lo hicieron quienes entendieron que era necesario abordar la actual dinámica de funcionamiento del organismo”. Otra forma de describir a quienes defendieron el status quo, son los ´goyenechistas´.

Este nuevo relato, se sustenta en la expectativa de un fallo favorable de la CSJN y en un 2023 que tenga a Frigerio como Gobernador y, a Larreta o Macri como Presidente. Solo así, se entienden las batallas liberadas en forma estratégicas, algunas para la política del 2023 y otras para afianzar el espacio.

El ´goyenechismo´ encontró en la reforma del Consejo de la Magistratura, una consolidación del espacio y la construcción de un sentido común para la gestión política de Frigerio en el 2023.

El eje concreto a defender es el manejo que tenían del estamento de abogados, UNL y la Asociación, que, si bien con estos ya dominaban el Consejo de la Magistratura, también se suma al dominio las ONG, como el caso del agro-judicial. Si uno observa la actuación, las única tres instituciones que actuaron en tándem según las instrucciones del ´goyenechismo´ fueron, el Colegio de Abogados, UNL y la Asociación de Magistrados.

Estos tres lugares, ejes clave del dominio absoluto del Consejo de la Magistratura por ciertas familias y personas de Paraná, militantes del goyenechismo, vieron amenazados su posición dominante y reaccionaron sin importar la palabra empeñada.

Sin embargo, lo que se dice, es que ninguno tiene legitimidad porque incumplen la normativa vigente. Por ejemplo, la Asociación no cumple con la normativa porque el padrón confeccionado para las elecciones de consejeros estuvo mal hecho, en ella se encontraban personal del poder judicial que no era funcionarios y, funcionarios judiciales que no estaban porque no eran socios de la asociación. Sin embargo, a Joel Canepa no le importó y a pesar de todo ello, se encolumnó en el goyenechismo.

La UNL que alega profesionalismo y elitismo intelectual, mandan consejeros que nuestra ley entrerriana prohíbe. Los representantes del estamento académico no pueden ser magistrados, sin embargo, lo fueron el Juez Federal Ríos (sobre quien hay una denuncia, el Procurador García y el Fiscal Federal Álvarez). Tal es así, que, Humberto Varisco le presentó una denuncia a Ríos ante el Consejo de la Magistratura Nacional por omisión de declarar su incompatibilidad y mal desempeño.

Pero lo que aún más llama la atención, es el dato que reveló Nestor Belini, que para muchos podría pasar desapercibido y que en su nota decía: “El Diario supo que la UNL envió sus dos consejeros –titular y suplente- para integrar el CM cuando era público el rico y profundo debate que se estaba dando en la Legislatura entrerriana. Fuentes legislativas hicieron hincapié en que los consejeros son el juez federal de Paraná, Leandro Ríos, y el actual presidente del CM entrerriano, Mariano Churruarín. El señalamiento sería pertinente porque Ríos integra actualmente el CM en presunta transgresión de la reformada Ley, que impide que magistrados en ejercicio integren el cuerpo. La nueva Ley lo permite pero aún no fue promulgada, por lo que no está vigente y rige la anterior. Churruarín accedió a la presidencia por decisión del gobernador. Era consejero por el estamento académico. En su reemplazo accedió Ríos. Churruarín manifestó su oposición al proyecto de reforma del Poder Ejecutivo. Esta situación, exhibe el respeto por la diversidad de posiciones, pero también que el CM no estaba funcionando “muy bien”, como argumentaron quienes se opusieron a las modificación de la Ley”.

Este dato es sobresaliente y la semilla de la idea del fuego amigo, revela y adquiere sentido para todos los que transitan en la Plaza Mansilla, ya que ese fuego amigo, tendría como causa, aquella foto que se sacaron la Ministra de Gobierno y Justicia con la Decana de la Facultado de Ciencias Jurídicas de la UNL el 18 de julio de este año, días posteriores a la presentación del proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura.

Y ahora, el Colegio también incumple la normativa vigente y la próxima a promulgarse, porque uno de los representantes del estamento de abogados debe tener domicilio en el interior, sin embargo, los dos son de Paraná, y además, una de ellas perteneciente al goyenechismo.

Pero no todo es color rosa en el Colegio, el comunicado que sacó la Presidencia, según nuestras fuentes de los abogados de a pie, en su mayoría por no decir todos, están de acuerdo con la necesidad de una reforma del Consejo de la Magistratura porque se trata de una burocracia que sirve a los intereses de unos pocos. Asimismo, todos atribuyen que ese comunicado solo responde al interés de una importante funcionaria entrerriana y no, al interés de los matriculados y matriculadas de la provincia de Entre Ríos.

Así, el elemento político que vende es la existencia de un pacto de poder entre la política y el STJ. ¿Por qué? Por sus miembros, son los únicos funcionarios que no pasan por concurso. ¿Quién instaló esto? La misma ex Fiscal al decir: “El Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos pertenece a lo que estoy definiendo como sistema político… de hecho son designados por una política y no en base a un procedimiento de antecedentes y oposición, sino de manera discrecional”. Es así, que el ´goyenechismo´ ya está sembrando las bases y creando la necesidad, de que, llegado el momento de Frigerio, tener carta blanca para desguazar el STJ.

Ahora bien, el ´goyenechismo´ nada dice acerca de que el mismo Procurador Jorge García nunca rindió concurso, como tampoco critican la actuación de la CSJN en el Consejo de la Magistratura Nacional, por lo que para el relato nacional se usan unos criterios y para lo local otros.

Si uno presta atención, desde que se puso en funcionamiento el ´goyenechismo´, salieron varios operadores con la misma línea argumental, como si tuviesen un libreto.

Entre ellos, el Dr. Churruarín, Presidente del Consejo de la Magistratura que cumple el rol de asesor del Poder Ejecutivo y que responde directamente a la Ministra señaló, “quiero esta composición, no porque sea una opinión personal, sino porque a cada lugar que he ido, formo del CM, me lo elogian cada vez que me reciben”. Incluso, todos saben que por muy poquito no pudo sacar un comunicado de el con sus colegas consejeros en contra de la reforma. También, en distintos medios el Dr. Pita manifestó al respecto que “Es claramente un retroceso”, “No se sabe cuál es la motivación”, o como también dijo Federik “No respeta la Constitución”.

Ya en el recinto de la Cámara, el Diputado Vittor dijo, “los miembros del STJ son los únicos funcionarios en la justicia entrerriana que acceden a sus cargos sin concurso, y paradójicamente van a estar resolviendo en forma definitiva un concurso de magistrados”. Y siguiendo el relato escrito por el ´goyenechismo´, el diputado Juan Mainero, sostuvo: “incluso el propio presidente del CM delante de nosotros dijo, dejémosla como esta”.

Otro detalle relevante, es que el propio Vittor, para no exponer la pésima gestión del Presidente del Consejo de la Magistratura, Dr. Mariano Churruarin, habló de “retrasos operativos”, pero no se los atribuyó al Presidente del Consejo del Magistratura ni a la Ministra, sino que se lo trasladó al Gobernador.

Una síntesis de lo que se estaba discutiendo en relación a los que defendieron el status quo con el libreto del goyenechismo y, aquellos que impulsaron la reforma, lo expuso con inteligencia y delicadeza el Senador Armando Gay: “existe una idea, aunque pueda ser injusta con la realidad, en que todo el mundo piensa que el poder judicial es un reducto para iniciados, donde siempre están las mismas personas, los mismos estudios jurídicos, las mismas familias, considero que también debe ser desterrado y realmente sacarlo de la consideración, pero hay que transparentar y democratizar las estructuras judiciales, y en este mismo sentido va la reglamentación de la causales de remoción, recusación de los integrantes del CM para que ni siquiera pueda sospecharse”.

Entiendo que se refirió a que el meollo de esta cuestión, es que han desplazado a personas, estudios jurídicos y familias que manejaban el Consejo de la Magistratura entrerriana. Ahora, esta gestión solo quiere que se cumpla la ley, transparenten y sean más democráticos. No obstante, nos preocupa ahora el Senador, ya que seguramente habrá ingresado en el pasivo del goyenechismo.

Para el goyenechismo, nada mejor y obvio, que crear un enemigo: el STJ y el sistema político que atenta contra la verdad absoluta relevada a los mismos de siempre, aquellos que piensen un mundo para unos pocos, donde el derecho solo lo puede decir unos iluminados, como bien lo propinó en su columna de opinión el Juez Federal Leandro Ríos, actual Consejero del Consejo de la Magistratura en clara infracción a la ley.

Exclusivo para el círculo naranja y no quiero pertenecer al goyenechismo ilustrado.

Fuente: radio la voz 901 Autor: Ruben Almara
OPINIÓN

Teclas de acceso