Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
DTO. URUGUAY

Hace cinco años estallaba el país y la mecha se encendía en Concepción del Uruguay

Cinco años atrás, el 18 de diciembre de 2001, comenzaban los saqueos en los supermercados de Concepción del Uruguay; La tragedia que enlutó al país tuvo su inicio en las calles de La Histórica; Luego, ríos de tinta corrieron en la prensa sobre el tema; Aquí reproducimos cómo se reflejaron en la ribereña ciudad los hechos que luego se extendieron a toda la provincia

Explicar fuera de Concepción del Uruguay el impacto que tuvieron estos sucesos inéditos en la ciudad fue un trabajo arduo. Nadie entiende por qué esta comunidad fue el eje del estallido social que concluyó con la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa. Los números son parte del desconcierto: unos 2.500 uruguayenses, casi un cinco por ciento de la población total, participaron de los saqueos a supermercados perpetrados entre la noche del martes 18 y el miércoles 19 de diciembre. Una cifra inédita en el país si se la considera en relación a la población. Para entender esto: es como si en Paraná 11 mil personas hubieran salido a saquear la ciudad, o si en Rosario se hubieran dedicado a hacerlo unos 40 mil vecinos.

CÓMO EMPEZÓ

El martes 18, a la tarde, la edición de El Miércoles ya estaba impresa, con un título de tapa que fue profético sólo durante unas horas: "Mejor prevenir que curar", decía, anunciando las reuniones realizadas para "evitar hechos indeseados" como los acaecidos en Concordia. No fueron los cronistas de este semanario los únicos en enterarse: según juran en los más altos niveles del municipio, en los días previos al estallido, habían llegado a Concepción del Uruguay un grupo de militantes provenientes de Concordia -"dos autos primero y una traffic blanca que vino el lunes", precisan- con el objetivo de organizar los saqueos. La información acerca de las reuniones entre autoridades municipales, fuerzas de seguridad y supermercadistas previno a los concordienses, que decidieron "adelantar" los hechos, originalmente previstos para el día miércoles.

¿Por qué Uruguay? Varias explicaciones: la primera, la debilidad relativa en lo que se refiere a seguridad. Pese a que Concepción cuenta con efectivos de casi todas las fuerzas existentes, Gendarmería estaba fuera de la ciudad, a raíz de los cortes de ruta en Concordia y Chajarí. También había poco personal de la Policía provincial, que se había movilizado para reforzar otros lugares "de alto riesgo". Otra explicación: la interna del PJ. Contactar punteros vinculados al bustismo fue una de las primeras tareas a las que se abocaron los concordienses, y aunque nadie lo diría ante un grabador encendido, en el municipio también especulan con que la movida cerraba en función de la interna: Lauritto, aunque no siguió avanzando, fue uno de los que en su momento quiso alentar una "tercera línea", independiente tanto de Busti como de Alasino. En la feroz interna del PJ, esos gestos se cobran.

LOS PIONEROS

La visión puede parecer conspirativa, pero la fuente es insospechable: el peronismo -o al menos un sector preponderante dentro de su dirigencia- decidió acelerar lo que ya se visualizaba como la inevitable caída del gobierno encabezado por Fernando De la Rúa. Los estallidos -saqueos, conflictos sociales- debían producirse el miércoles 19 de diciembre en distintos puntos neurálgicos del país. Los hombres del PJ comprometidos en esta estrategia -y siempre según esta explicación- son nada menos que Carlos Ruckauf, Jorge Busti y José Manuel De la Sota. La organización de los hechos que luego conmocionaron al país llevó algo de tiempo y reuniones furtivas, de las que participaron dirigentes incluso de Concepción del Uruguay.

El hecho de que los saqueos se generalizaran el día miércoles ("el día de la furia" en todos lados, excepto en Concepción del Uruguay, donde arrancaron la noche anterior), la presencia de medios televisivos casi en el mismo momento en que se iniciaban los conflictos, la acusación velada contra hombres de prensa que tienen ostentosas vinculaciones con el bustismo, parecen abonar la teoría que, en voz baja, se difunde dentro del propio municipio uruguayense. Para ejemplificar, aseguran que el mismo intendente ha manifestado públicamente su enojo con algunos medios locales (que "avisaban" adónde ir, señalando que en tal o cual lugar no había protección policial).

Es arriesgado señalar hasta dónde esta explicación puede ser verosímil, pero de lo que nadie duda, es de la participación en los saqueos de "organizadores" provenientes de otros lares. La traffic blanca que muchos aseguran haber visto, de la cual descendían quienes se ocupaban de abrir las puertas de supermercados o depósitos, está individualizada, según adelantaron a este semanario fuentes judiciales. Se conoce la patente, se sabe incluso que es oriunda de la ciudad de Concordia, pero aún no pudo ser localizada ni se averiguó quiénes eran los ocupantes. El conductor de la traffic "se vendió" en las puertas del local de Ovidio Genevois, donde se lo pudo escuchar arengar a la gente a que ingresara para aprovisionarse.

ORGANIZADOS

La propia jueza Calveyra dijo a este semanario que "la modalidad en que estas personas ingresaron a los supermercados habla de una organización previa. Había una moto que avisaba a qué supermercado había que ir". Sin embargo, entre los detenidos no hay nadie de otra ciudad.

Varios de los más de setenta detenidos por orden de la jueza son empleados municipales, lo que hizo sospechar acerca de la actuación del bermudismo. El concejal Juan Carlos Rodríguez dijo a este semanario que no cree que las acciones cometidas tengan que ver con connotaciones políticas relacionadas con el municipio local. Pero los comentarios se las arreglaron para que masivamente la imagen de Fidel Baldoni, que estuvo presente en el supermercado Impulso intentando calmar los ánimos, quedara vinculada a los saqueos.

LA SEGURIDAD, DESBORDADA

Hay puntos poco claros en lo que tiene que ver con el papel cumplido por las fuerzas de seguridad. El intendente Lauritto expresó públicamente su disgusto por el hecho de que gran parte de las fuerzas se encontraban fuera de la ciudad, y la jueza Calveyra dijo que "ésta fue la ciudad más azotada, porque las fuerzas no se encontraban en la ciudad. La policía no tenía armas, ni balas de goma, Gendarmería tampoco tenía personal porque estaba afectada a cortes de ruta en Concordia, y Policía Federal también tenía de franco o afectada buena parte de la fuerza". Sin embargo, entre el primer saqueo (al supermercado Impulso) y el segundo (El Gurí) mediaron varias horas que hubieran permitido reforzar la custodia en ese local comercial. La negativa de Riccio a pagar adicionales a la policía de la provincia es una de las hipótesis que circulan a la hora de explicar ésta y otras situaciones que acontecieron en los días de furia.

De hecho, para las mismas horas, una fuerte guardia de efectivos de Gendarmería protegía las instalaciones del supermercado Titán. El grupo de policías provinciales que se ocupó de custodiar el Supermercado San Justo, sin ser demasiado numeroso, se las arregló para cumplir con eficacia su tarea, evitando la llegada de los amenazantes grupos que se reunían en las bocacalles sobre Balbín durante doce febriles horas, y todo ello sin que se debieran lamentar muertes o heridos graves. El propietario del supermercado, Orlando Debrabandere, en diálogo con este semanario, manifestó su agradecimiento al accionar de esa fuerza, destacó también la actuación de Prefectura y no ahorró elogios para los uniformados que se ocuparon de preservar ese lugar.

ALERTA POR NUEVOS SAQUEOS

La jueza Calveyra no se muestra tranquila ante los próximos días. En diálogo con este semanario aseguró que teme que se produzcan nuevos saqueos. Para el intendente Lauritto el principal factor de los inimaginables hechos ocurridos en Concepción del Uruguay fue que "esta ciudad no era hipótesis de conflicto para nadie, y la realidad demostró que sí lo era". La asunción del nuevo gobierno encabezado por Adolfo Rodríguez Saá ya ha mostrado alguna preocupación por la situación local: el mismo día de la toma de posesión, de Presidencia de la Nación se comunicaron telefónicamente con el intendente local para garantizarle que recibirá ayuda que impida la reiteración de los saqueos.

La profunda fractura social no se cerrará fácilmente, y mientras los comerciantes -sobre todo del centro- continúan colocando rejas y, los menos, armándose, todo hace pensar que el conflicto proseguirá.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Dra. María Cristina Calveyra: "Esto no fue espontáneo"

En una entrevista concedida a El Miércoles, la jueza de Instrucción María Cristina Calveyra alertó sobre la posibilidad de que ocurran nuevos saqueos, dado que "hasta ahora no están detenidos los organizadores".

"Creo realmente que esto no fue una situación espontánea. La modalidad en que estas personas ingresaron a los supermercados habla de una organización previa, también hubo coordinación. Había una moto que avisaba a qué supermercado había que ir. La autoridad policial me ha hecho saber del modus operandi, donde primero ingresaban cinco personas y después lo hacían en abanico más personas. Originalmente entraban los carenciados y sacaban alimentos, perro había otros que eran saqueadores. También había una moto que avisaba al lugar al que había que ir. Esto habla de la existencia de una organización, con coordinación y de manera sincronizada. Esta es la ciudad de la provincia que aparece más saqueada, más azotada, en el preciso momento en que las fuerzas de seguridad no se encontraban en la ciudad. La policía no tenía armas, ni balas de goma, Gendarmería tampoco tenía personal porque estaba afectada a cortes de ruta en Concordia, y Policía Federal también tenía de franco o afectada buena parte de la fuerza. Es así que la ciudad quedó a merced de estos agitadores, que usan a los pobres para fines que no tienen nada que ver y crean caos, pánico.

¿Están detenidos los organizadores de los saqueos?

No, hasta ahora no. Espero que con el devenir de la investigación, con la ayuda de alguna persona que pueda proporcionar datos, sí lleguemos hasta ellos. Eso espero porque sino esto sería una ficción, se transformaría realmente en algo más que preocupante. Porque si todo quedara en la impunidad, ¿de qué justicia, de qué estado de derecho hablamos?

¿Teme que pueda haber más saqueos?

Sí, lo temo. Tenemos datos que hemos recogido de que se está invitando a las personas que viven en los barrios para hacer determinadas maniobras en días venideros. Por eso nos hemos vuelto a reunir con el Consejo Interfuerzas. Estamos sumamente preocupados, y por eso insto a la población, sobre todo a los padres de familia que tienen hijos que van a los pubs y a los boliches, que tengan cuidado el próximo sábado y el 31 de diciembre, porque conjuntamente con la buena gente pueden infiltrarse algunos revoltosos que pueden usar a estos jóvenes para otros fines.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Episodios de la lucha de clases en Uruguay: "Hay que matar algunos negros para que vuelva el orden"

La reacción de los comerciantes indignados por los saqueos y las exigencias a las autoridades en los momentos de mayor tensión, mostraron la fractura social que vive Concepción del Uruguay y que afloró en los graves episodios vividos durante la semana pasada.

Los fenómenos que se vivieron en Concepción del Uruguay, sin precedentes en la historia de esta ciudad, permitieron vislumbrar varias aristas para el análisis. La reacción de los comerciantes en los días más convulsionados de la semana estuvo cargada de algunos elementos notorios del odio de clases que atraviesa subterráneamente a la comunidad uruguayense. Ante el desborde absoluto de las fuerzas de seguridad por los casi tres mil saqueadores, el Centro Comercial salió públicamente a reclamar la instauración del estado de sitio, casi un pionero en ese sentido.

Los gritos exaltados de los comerciantes que participaron de la asamblea realizada en la sede de la entidad el miércoles por la noche, y que se trasladó luego a las escalinatas del Juzgado Federal en calle Galarza, fueron un muestrario de la desesperación de los comerciantes. Imposible no recordar aquella frase del escritor Dalmiro Sáenz: "No hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado". Los reclamos al juez Papetti, a la jueza Calveyra y al intendente eran unánimes: "Queremos represión", "Meta bala, doctora", "Hay que matar algunos negros para que vuelva el orden", "Que intervenga el ejército"...

Ese era el tenor de los planteos y era tal la temperatura de los manifestantes, que incluso el presidente del Cecom, Norberto Cacho Amengual, fue vituperado a viva voz por algunos de los presentes: "Atorrante, inútil" le gritaba el propietario de una vaquería de la Peatonal, totalmente desencajado. Vanas eran las respuestas del ex presidente de la entidad, Román Tófalo, también bastante alterado, que le exigía al exaltado que fuera "guapo donde hay que serlo" y las constantes arengas de Amengual para que "no nos peleemos entre nosotros".

La medianoche del miércoles y madrugada del jueves, Uruguay era irreconocible: el centro desolado, las confiterías cerradas, la Plaza despoblada, los kioscos a oscuras, las fuerzas de seguridad como única presencia humana, presentaban un aspecto general que más se parecía a una ciudad abandonada que sitiada. Los rumores constantes ("esta noche les toca a las farmacias", "mañana van a tomar la Peatonal", "están viniendo de La Higuera hacia el centro") generaron pánico entre los comerciantes del centro de la ciudad, que cargaban sus vehículos de mercadería y se la llevaban, ante la certeza de lo inevitable y aclarándole a los curiosos que "no estamos saqueando, nos llevamos lo nuestro por las dudas".

Ya el día viernes el comentario de la ciudad eran los nombres de los supuestos saqueadores "de lujo" que se iban multiplicando con el correr de las horas. La técnica del rumor funcionó con eficacia, y para el fin de semana todos dominaban centenares de anécdotas que aseguraban sin lugar a dudas la participación en los saqueos de gente cuya presencia era injustificable: profesionales, médicos, abogados, empresarios, concejales, o hijos de todos ellos, protagonizaron otras tantas historias imposibles de probar más que a través de dichos. La propuesta de denunciar patentes, domicilios o nombres tuvo un singular éxito: el Cecom recibió más de 600 denuncias, pero entre ellas no está ningún "famoso", ni el médico, ni el inmobiliario ni el juez a los que tanta gente asegura haber visto en videos.

Las propias autoridades del Cecom reconocen que los comerciantes "están totalmente reaccionarios: sólo se sienten seguros si hay estado de sitio". Muchos de ellos se armaron durante los días más conflictivos y según reconocen quienes comercializan armas, "nunca se vendieron tantas balas como estos días. Armas no, porque el trámite para poseerlas lleva tiempo. Pero sí hemos vendido muchas municiones. Como nunca".

Los afectados, incluso los propios supermercadistas, diferencian entre "los hambreados y los oportunistas", las categorías en las que -provisoriamente- se dividen los protagonistas de los saqueos. "Muchos eran gente con hambre, pero muchos otros eran vándalos que aprovecharon para robar lo que pudieran o que tenían otros fines, seguramente políticos".

Mientras tanto Apyme, que nuclea a comerciantes afines a los planteos del CTA y del Frenapo, se diferenció de los reclamos "reaccionarios" del Cecom. Tras expresar su solidaridad con los comercios saqueados, los dirigentes locales Fernando Oronoz y Eduardo Groba reclamaron que se investigue quiénes fueron los instigadores si es que los hubo, señalaron que "el saqueo de arriba es el que produjo el saqueo de abajo", cuestionando el modelo económico, y pidieron que no se pusiera el énfasis en "las miserias humanas, que siempre las hay, en quienes se aprovecharon de la situación, pero sí que se los identifique y que les toquen las sanciones que prevé la ley".

"Desde hace tiempo estamos saqueados -abundaron- con los intereses que nos cobran los bancos y las empresas de servicios cuando nos atrasamos. Pareciera que ante todo eso no nos manifestamos, pero cuando vienen cuatro hambrientos a robar sí". Groba recordó a Bertolt Brecht: "Ahora vinieron por nosotros". Finalmente, hicieron un llamamiento a la cordura de los dirigentes. "La solución no es el estado de sitio, sino más trabajo, más salud, más educación y más democracia. En Uruguay, hace apenas unos días hubo 12 mil votos en contra de la pobreza, y eso fue una advertencia de lo que se venía", concluyó el dirigente de Apyme.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Un ataque preparado

Más allá de los cientos de familias que concurrieron en busca de alimentos que saciaran sus necesidades más básicas, la manera en que se desencadenó el primero de los saqueos permite inferir que no se trataba sólo de hambre. Si bien es innegable que muchísimas familias uruguayenses están pasando momentos de suma angustia, los hechos acontecidos demuestran que la intención no era solamente conseguir alimento, sino también producir un hecho trascendente. Al menos la intención de los mentores de este estallido social.

En la noche del lunes 17 de diciembre ya eran muchos los rumores que preanunciaban saqueos a los supermercados para los días siguientes. Esto motivó una reunión de las autoridades municipales con las fuerzas de seguridad y los supermercadistas, a los que se les solicitó la cesión de alimentos que permitieran evitar situaciones de violencia. Aunque no había precisiones sobre el momento preciso en que se podían suceder estos acontecimientos, la primera fecha que se escuchó fue el sábado 22. Después de esa reunión, y con la orden expresa del intendente Lauritto, en la mañana del martes 18 algunos funcionarios y concejales justicialistas comenzaron a elaborar un listado de los alimentos que disponía el municipio y la mercadería que ofrecían los supermercadistas.

"MIL BOLSONES MÁS"

Los rumores de adelantar para el miércoles el primero de los ataques hicieron que se apresuraran las negociaciones. El presidente de los concejales justicialistas, Juan Carlos Changui Rodriguez, relató a este semanario que "si bien no es una obligación de los supermercados paliar este tipo de situaciones, nos pareció que los 500 bolsones de alimentos que ofrecían no eran suficientes para frenar los reclamos. Ante esa situación, Lauritto ordenó que la Municipalidad prepare otros mil bolsones de alimentos", a la vez que se encargaron de difundir esa información entre los barrios más carenciados que supuestamente iban a emprenderla contra los supermercados. Los principales referentes barriales (más conocidos como punteros) se mostraron conformes con la ayuda a brindar al día siguiente y manifestaron a los funcionarios municipales que se quedaran tranquilos, que la situación iba a poder contenerse.

RECLAMO ANTICIPADO

Pese a los anuncios y las promesas, en la tarde del martes 18 de diciembre un número importante de personas se agolparon frente a las puertas del supermercado Impulso, impulsados por el falso rumor de que esa tarde Riccio iba a repartir alimentos. No se trató precisamente de una situación que no se pudo contener, sino que desde el municipio argumentan que "se adelantó intencionalmente la fecha de los saqueos". Rápidamente se hizo presente la policía, que a su vez reclamó al municipio la presencia de funcionarios municipales. Así fue que se llegaron hasta el supermercado los concejales Rodriguez y Baldoni, el secretario de Desarrollo Social Osvaldo Pino Mazzarello y el Director de Juntas Vecinales, Fabio Romano. Ya en el lugar la tensión era creciente entre la gente que reclamaba por alimentos. El concejal Rodriguez fue el encargado de comunicar a toda esa gente que "se había estado hablando con los supermercadistas y que estaban dispuestos a repartir alimentos y evitar así desmanes y saqueos. Les comuniqué -explicó Rodriguez- que había 500 bolsones depositados en Maximás, uno de los depósitos de Riccio, y que al otro día la Municipalidad iba a tener otros mil bolsones más".

EL PRIMER SAQUEO

Sin embargo, muchos de los presentes manifestaron su desconfianza respecto de las promesas del concejal, mientras amenazaban con iniciar el saqueo. Así fue que Rodríguez invitó a un grupo de los presentes a acompañarlo al depósito Maximás para armar los bolsones y repartirlos en ese mismo momento. Un pequeño grupo, junto con algunos funcionarios municipales y el jefe de la policía se dirigieron hacia allí. Esperaron a los encargados de Riccio y comenzaron a armar los bolsones de alimentos, Graglia y Rodríguez, en persona y con la premura del caso. Pero a los pocos minutos sonó el celular del jefe policial: las piedras habían comenzado a llover sobre el supermercado y todo se salió de control. Ni las palabras del concejal Baldoni ni las cajas de alimentos que se estaban preparando en uno de los depósitos de Riccio fueron suficientes para frenar la embestida. Lo que ocurrió después ya es archi conocido: una ola de tres saqueos en la primera noche, y más de diez al día siguiente. Es evidente que alimento no era lo único que buscaban algunos de los que se hicieron presentes en el Impulso aquella fatídica tarde del martes 18 de diciembre.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

COMERCIOS AFECTADOS

· Supermercado Impulso

· Autoservicio El Gurí

· Supermercado El Ciclón

· Supermercado Spar (calle Posadas)

· Supermercado Real

· Distribuidora Genevois (ambos depósitos)

· Depósito de Riccio (Galarza y Hernández)

· Depósito de Casanova (Av. Sansón, ex Ford)

· Deposito de Casanova (Bvar. Yrigoyen y Díaz Velez)

· Supermercado RT (se distribuyeron alimentos)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

DETENIDOS Y CARÁTULAS

Hasta el cierre de esta edición había 62 detenidos y 15 personas con arresto domiciliario por los hechos de violencia vividos durante la semana pasada. Las causas han sido caratuladas como:

· "Atentado al orden constitucional".

· Robo

· Resistencia y

· Atentado a la autoridad

· Daño a bienes del Estado.

· Tentativa de robo

El detenido más "famoso" es Enrique Chimento, dirigente del Movimiento de Trabajadores Desocupados, quien al igual que otros uruguayenses a disposición de las autoridades, es defendido por el abogado Luis Osvaldo Carrozzo, dirigente de la Agrupación Uruguay, una línea interna del justicialismo, a la que también está vinculado el concejal Danilo Schab.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

ESTADÍSTICAS

· Las más de 500 denuncias que se recibieron tras lo saqueos, permitieron que la policía realice alrededor de 40 allanamientos.

· El 95 por ciento de ellos fueron positivos, con lo que se secuestraron 20 mil kilos de mercaderías y 28 vehículos de todo tipo: autos, camionetas, camiones, motos, carritos, etc.

· La primera noche se detuvo a 120 personas, a las que se sumaron algunas más en los días siguientes. Hoy suman 62 los detenidos, más otros 15 que cumplen arresto domiciliario.

· En el hospital se atendieron 25 lesionados civiles de carácter leve.

· También ocho policías, incluído el propio comisario Héctor Graglia, jefe de la Departamental Uruguay, sufrieron lesiones. Siete móviles policales fueron dañados.

· Según las estimaciones, los daños ocasionados a los comercios saqueados superan los 4 millones de pesos.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Las imágenes que indignaron a los uruguayenses

Las imágenes registradas por las cámaras de televisión (tanto del noticiero local de CableVisión, como de periodistas independientes y hasta de aficionados) prueban que en los saqueos participaron personas que exhiben un nivel socioeconómico que no se compadece con el estereotipo del argentino bajo el nivel de la línea de pobreza.

Durante los mismos días de los hechos que vivió la ciudad, centenares de anécdotas circularon, señalando a conocidos habitantes que "habían sido vistos", que "están filmados" o incluso, que fueron supuestamente detenidos por haber participado de los saqueos. Profesionales de renombre, integrantes del Poder Judicial, comerciantes, policías, empleados municipales de categorías altas, fueron acusados al menos, de haber robado en los locales comerciales que fueron objeto de ataques. Por lo común, se aseguraba que se habían dedicado a sustraer whisky u otras bebidas alcohólicas.

De los muchos nombres que cayeron en desgracia, no se pudo hasta ahora confirmar ninguno. El Centro Comercial reveló que ninguno de los más mencionados consta en las más de 600 denuncias recibidas. Ni la Policía ni el Ejército detuvieron a ninguno de ellos, y más de uno se sorprendía en las playas del Banco Pelay cuando veía pasar a alguno de estos sorpresivos "enemigos de la comunidad" al que creía (o le habían asegurado, "de buena fuente") que se encontraba preso.

Pero lo que sí se pudo corroborar, a través de las filmaciones, es la participación en los robos de vehículos que no pertenecen precisamente a los desharrapados de la ciudad. En las imágenes que acompañan esta página se puede apreciar algunos de ellos, como así también la presencia de remises que se prestaron al traslado de mercadería robada, a los que podría caberles también algún tipo de sanción. La jueza Calveyra pidió los videos para obtener pruebas de la vinculación de algunos de los "denunciados" espontáneamente por la población, y la identificación de los números de patentes seguramente permitirá proceder a la detención de muchas de estas personas.

Un registro sin pretensiones sociológicas permite identificar al menos tres grupos de personas entre los que protagonizaron los hechos que conmocionaron a la ciudad: en primer término, los excluidos del modelo socioeconómico que se profundizó en los últimos diez años, los verdaderos desposeídos que procuraban obtener alimentos para sus familias; un grupo más reducido, los organizadores de los saqueos, en algunos casos procedentes de otras ciudades y en otros reclutados en ésta; y en tercer lugar, los inescrupulosos que aprovecharon la oportunidad para agendarse todo tipo de mercadería para su propio provecho o para negociar luego y obtener ganancias impensadas. En cualquier caso, todos los datos convergen en los videos. Será cuestión de sentarse a mirar con detenimiento y durante varias horas.

Fotos y nota: El Miércoles

Notas, entrevistas e informes: Américo Schvartzman, Adrián Pino

Radio La Voz - La Radio de la Gente.

Fuente: CONCEPCIÓN DEL URUGUAY, 18 DIC LAVOZ901.COM.AR
DTO. URUGUAY

Teclas de acceso