Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
FALTANTE DE COMBUSTIBLES

Alejandro Di Palma:
LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE “LA NAVAJA DE OCKHAM”

Por Alejandro Di Palma

La navaja de Ockham, principio de economía o principio de parsimonia es un principio metodológico y filosófico atribuido al fraile franciscano, filósofo y lógico Guillermo de Ockham (1280-1349), según el cual «en igualdad de condiciones, la explicación más simple suele ser la más probable». Esto implica que, cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja. En ciencia, este principio se utiliza como una regla general para guiar a los científicos en el desarrollo de modelos teóricos.

Ante una demanda insatisfecha, que es un fenómeno que apareció allá por Agosto del 2021, aparece un mercado negro con otro precio y entonces salen a la superficie conceptos archiconocidos para los argentinos, el producto BLUE (cualquiera sea el producto, dólar, gas oil, etc.) y la BRECHA (diferencia entre las cotizaciones formales y las informales).

Esto ocurre desde el primer día en el que comenzó la “administración de la oferta” por parte de las petroleras, ese producto con precio BLUE, en un primer momento, destruyó a las estaciones de servicio blancas, un desaprovisionamiento que incluye a TODO el menú de combustibles y mientras eso ocurría, tanto el gobierno como las petroleras, negaban una realidad visible en los carteles de precios de cualquier estación Blanca de nuestro país.

Como la inexistencia del problema es una proposición ficcionada, el malhumor social que genera este faltante se palpa en nuestras calles y los medios ya no pueden evitar su tratamiento, intentan demorar la inevitable imposición de la realidad, que es definitivamente, la única verdad utilizando teorías rebuscadas que chocan contra el principio de la navaja de Ockham.

UNA EXPLICACION RIDUCULA - UNA SOLUCION DESCABELLADA

Es en este punto el de la explicación y el ensayo de una solución, es donde, apelando a la tercera ley de Newton, “el principio de acción y reacción”, vemos como el gobierno se debate entre la comedia y la tragedia, en este escenario la vida de la sociedad sigue, con dificultad creciente, su curso.

A pesar de que los camiones que circulan por el país atravesando el Mercosur, son los mismos que sostienen su recorrido desde hace décadas, se intenta explicar un gravísimo faltante de esta torpe manera y aunque inclusive, los faltantes se pueden verificar en lugares que no se destacan por la presencia de turistas y/o camiones extranjeros e incluyen a las naftas, los problemas de faltantes vienen siendo denunciados formalmente por las cámaras de “Estacioneros Autoconvocados” desde octubre del año pasado y se referían a “TODOS” los combustibles y el Gobierno se ha encargado simplemente, de negar la realidad.

Ahora ante la imposibilidad de sostener el relato y con la propuesta rebuscada de YPF, que fue pergeñada por un grupo de burócratas que nunca en su vida pisaron una estación de servicio, no solo se pierde todo control sobre los importes efectivamente cobrados al cliente, quedando la caja del negocio librada a la discreción del playero de turno… una propuesta absolutamente absurda que deja librada a una simple declaración de que la carga de combustible, se le hace o NO, a un extranjero, una declaración que explica que ese cliente va a pagar aproximadamente el doble del importe, es decir que el cobro de esa brecha, queda librada al juicio del operador de playa.

Es un método rebuscado, que discrimina con flagrancia, que descontrola los negocios y lo peor de todo, QUE NO RESUELVE EL PROBLEMA…

YPF después de entregar “tarjetas de flota” con descuento a clientes extranjeros, ahora quiere timarlos cobrándoles el doble, cuál es el sentido y cómo puede controlarse la venta a precios discrecionales?

Estamos otra vez ante una propuesta de solución rebuscada que violenta con flagrancia el principio de “la navaja de Ockham” y que solo persigue postergar el tratamiento del verdadero problema.

EL DERROTERO

Esto nos muestra cómo fue el camino que nos llevó a este estado de calamidad, una situación que solo empeoró al evitar reconocer el problema primero y después con acciones estúpidas, una de las cuales es esta que se intenta ensayar.

La intención actual del gobierno es limitar el debate de un faltante exclusivo de Gas Oil, cuando todos sabemos que estos incluyen a las naftas también, los precios que pagan por cualquier combustible las estaciones blancas es elocuente demostración de esta afirmación ya que queda plasmado en los precios de su oferta.

Las estaciones de servicio, se quedan sin productos con una frecuencia alarmante y se apela a explicaciones absolutamente descabelladas.

El gobierno hace un diagnóstico tan errático como interesado sobre las causas del faltante.

Yerra en la supuesta solución ya que no le interesa resolver este asunto.

Enviar gendarmes y federales a controlar contrabando de combustibles en Misiones, con la presencia del presidente de YPF Gonzales es una vergüenza lacerante para los argentinos, una puesta en escena tan descarada como inútil.

Medanito y Escalante, las dos caracterizaciones generales del crudo nacional según sea extracción convencional o fracking, ambos son crudos aptos para la destilación, tampoco explican este nuevo problema, que impacta sobre la sociedad.

EL NUDO DEL PROBLEMA

Aquí mientras la industria no muestre los volúmenes de destilación, la verdadera causa del problema permanecerá velada, mientras esto ocurre, se ensaya la teoría de estar ante un pico de consumo histórico de venta de combustibles que desde el sector de las Estaciones de Servicio NO se explica, es entonces que no hay respuesta ni siquiera para las preguntas más básicas: QUIEN, Y COMO vende, esos volúmenes referidos?

Para aportar claridad a este misterio sería interesante que los medios increpen, tanto al “Secretario de Hidrocarburos”(Maggie Videla), al “Director de Destilación y Comercialización”(Daniel Rigau) (dos personajes que curiosamente NO aparecen) y a las Petroleras, para que muestren los volúmenes que recibieron DE SUS PROPIAS EXPLOTACIONES y los volúmenes efectivamente destilados.

Un conjunto de informaciones que, a fin de evitar que este episodio; “sin antecedentes”, se reitere, debería ser de orden público y estar sujetos a la intervención del Estado.

Ante la aparición de estos datos concretos es que se terminan todas las especulaciones y teorías, la verdadera explicación quedaría finalmente expuesta y podrían entonces llevarse adelante acciones (definición de políticas) para evitar la reiteración de este fenómeno, hasta ahora, misterioso.

Estamos ante una flagrante acción de desaprovisionamiento de parte de las petroleras para presionar sobre el precio del set de combustibles, una posición fundada en un negocio que NO CIERRA y un gobierno apremiado por sostener una de las pocas anclas que le quedan aún a la economía, es en el medio de esa disputa, en la que está la sociedad y las Estaciones de Servicio.

Mientras todo este desastre evoluciona libremente, esta vez a la espera de “los barcos”, el gobierno sigue intentando postergar la solución del problema, que es única y simple, tan simple que responde al principio de “la navaja de Ockham”.

Debe aparecer el combustible que desapareció !

Al respecto, informaron que cambiaron los precios de ultra $ 133.9 y el inf $178.9; es decir que Ypf aumentó el 4 a 5 % en diésel en algunas zonas.

Fuente: RADIO LA VOZ. Autor: Alejandro Di Palma
FALTANTE DE COMBUSTIBLES

Teclas de acceso