Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
en el segundo trimestre

La industria retrocedió a su nivel más bajo desde la salida de la Convertibilidad

La actividad industrial registró una caída del 6,1% en julio y del 10% en el primer semestre, según la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

“El Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL registró en junio de acuerdo a información preliminar un retroceso interanual de 6.1%”.

Dado que hubo mejoras en algunas ramas, en relación a mayo la actividad industrial aumentó el 9.4%; este dato, corregido por factores estacionales (e irregulares) significó un avance del 1.7%.

“De este modo, la producción industrial se ubicó en un nivel similar a la del primer cuatrimestre (pre pandemia)”, indicó FIEL en su informe.

En junio, ramas completas -alimentos y bebidas, insumos químicos y plásticos y tabaco- lograron mejoras interanuales.

Para actividades puntuales, el apagón eléctrico de junio 2019 contribuyó a mejorar la comparación interanual.

La actividad industrial del segundo trimestre retrocedió 19.5% en términos interanuales, mientras que en la medición desestacionalizada la caída respecto al primer cuatrimestre alcanzó el 14.8%.

FIEL subrayó que “la caída interanual de la actividad industrial en el segundo trimestre resultó más profunda que la registrada a la salida de Convertibilidad”, a tono con el pronóstico sobre la actividad económica en general.

De todos modos, aclaró que “el mayor retroceso de la producción industrial luce haberse alcanzado”.

En cuanto al desempeño de los sectores de la producción en los primeros seis meses del año y en la comparación interanual, “el avance de la producción de alimentos y bebidas en el mes permitió que el semestre cerrara sin cambios respecto al mismo periodo del año anterior”.

En particular, los insumos textiles (-1.9%), los químicos y plásticos (-2.7%), la producción de papel y celulosa (-5.3%) y la refinación de petróleo (- 10.2%), acumularon en el semestre un retroceso por debajo del promedio de la industria.

Sin embargo, los despachos de cigarrillos (-10.8%), la metalmecánica (-12%), la siderurgia (-31.9%), los minerales no metálicos (-34.1%), y la producción automotriz (-47.3%), acumularon un deterioro mayor al promedio en el primer semestre del año y en la comparación interanual.

En el semestre el mayor retroceso interanual lo registró la producción de bienes de capital y bienes de consumo durable.

Mientras que los bienes de capital acumularon una baja de 39.1%, la producción de bienes de consumo durable cayó 14% y la producción de bienes de uso intermedio bajó 11.8%.

Además, el aporte de la producción de alimentos y bebidas -y en junio la de cigarrillos- sostuvo a los bienes de consumo no durable con un retroceso acumulado de 1.4% en el periodo enero-junio y en la comparación con el mismo periodo del año anterior.

En términos desestacionalizados, el IPI de junio registró una mejora de 1.7% respecto al mes anterior, cortando siete meses consecutivos de caída, a partir del aporte de actividades del bloque de alimentos y bebidas.

Sin embargo, la caída de la producción afectó a más del 75% de la industria en el segundo trimestre.

De este modo, en junio se observó una menor caída interanual con mejoras en actividades puntuales.

“El mayor retroceso de la producción industrial se habría alcanzado en el trimestre. En el corto plazo sin embargo no es posible fechar el inicio de una fase de recuperación cíclica de la industria”, aclaró el informe.

Por un lado, Brasil exhibe una recuperación de la confianza en la industria y un retroceso en la contracción esperada de la actividad.

Por el otro, en el plano local se han registrado anuncios de desinversión que reducirán la oferta de insumos industriales, “lo que se suma a las persistentes dificultades para acceder al mercado de cambios para proveerse de dichos insumos”.

Fuente: INFOBAE.COM
en el segundo trimestre

Teclas de acceso