Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
OPINIÓN

Alejandro Di Palma:
La suerte echada

Por Alejandro Di Palma

Conforme se acepta como hecho consumado la imposibilidad (o por lo menos una importante dilación) de ingresar en el Segundo semestre, en el intestino de las Cámaras que agrupan a los sectores Productivos, comienzan a visualizarse debates, discusiones e inclusive conflictos.

Aunque desde las Comisiones Directivas de diversas cámaras, se acepta la destrucción que ya no puede ser discutida, a veces intenta suavizarse, parecería abonarse como justificativo una posición basada quizás en la teoría general de la relatividad de Einstein, que propone una suerte de rayo (el rayo mortífero) cuyo impacto no solo resultó sumario e inexorable, sino que este fenómeno, impredecible, resulto cambiar la dirección venturosa que se prometía para estos sectores productivos. Fenómeno que en esta oportunidad no se asemejaría a un impacto meteorológico sino a algo más glamoroso, algo estelar, cósmico, de velocidad infinita, quizás de una galaxia lejana.

Algunos integrantes justifican el yerro advirtiendo la imposibilidad de “hacer MAGIA” desde la conducción de las Cámaras a fin de cambiar la triste realidad que hoy resulta evidente, curiosa referencia al arte de David Copperfield ya que parecería que, como el mejor truco de prestidigitación, resulto desaparecer gran parte de los integrantes de los sectores, los representados, espectáculo para algunos sorprendente y para otros previsible.

Como sea, se sabe que el daño está hecho y seguramente haciendo uso de ese sexto sentido que suele tener nuestra dirigencia, advirtiendo quizás la imposibilidad de explicar las flagrantes inacciones, se abren a diestra y siniestra procesos de “compulsas generales”(“compulsas para todos y todas”) a fin de visibilizar, determinar, definir los principales temas a tratar por los sectores productivos, se trata de encuestas que solo desnudan la desorientación de los dirigentes miembros de estas Comisiones Directivas, que desactivaron toda posibilidad de debates antagónicos, denunciando estas antinomias como “teñidas de ideologías”, siendo que en definitiva su actitud resulta hoy, no solo francamente ideologizada sino improcedente.

Es que la “perinola” del gobierno, resulto ofrecer para los sectores productivos y particularmente para los agentes de menor tamaño, casi constantemente su cara más desagradable, “ponen todos”. Hoy sabemos que la “perinola estaba CARGADA” y no existía ninguna posibilidad de que la producción, alguna vez reciba algo.

Esperemos que esta vez el resultado de estas encuestas coincidan con las problemáticas centrales, de lo contrario vamos a seguiremos insistiendo por caminos equivocados sin posibilidad de quebrar nuestra suerte. UNA SUERTE A VECES ECHADA.

Fuente: RADIO LA VOZ. Autor: Alejandro Di Palma
OPINIÓN

Teclas de acceso