Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
EL DERRUMBE DE UNA OPERACIÓN DE ESPIONAJE POLÍTICO

“Aníbal Fernández no era la 'MORSA'”, habla uno de los sobrevivientes

Ramón, ex Side, contó su versión de hechos que recientemente salieron a la luz en un determinado sector de la prensa, permeable a las operaciones de los servicios de inteligencia.

“No fui carapintada. Simplemente tuve una causa en la carrera militar. Se me hace un sumario administrativo en el Ejército, lo hace un suboficial. Pasa al Juzgado Federal, y en tres meses, la Fiscal Olga Taibo me da cuatro meses, luego se baja a dos meses, el 4 de Agosto de 1992. El tema era que yo me planté ante un superior, porque veía una injusticia de lo que estaba pasando”, comenzó narrando el ex agente de la Secretaría de Inteligencia, agregando que ”yo estaba en el Escuadrón de Comunicaciones Blindado 2, una de las bases de la represión en la época del Proceso. Pero nunca fui Carapintada”.

Fotos en las redes

Sobre las filtraciones de fotografías de su persona, el exagente nos relató cómo sucedió: ”Yo tomé conocimiento un día… donde me llaman a la madrugada, y me dicen que estaban manejando estas fotos mías. Me mandan un Whatsapp. Al verlas, veo que son fotos del SICOP, un área que está en La Plata, un área que depende del Ministerio de Interior, donde todos los argentinos tenemos un legajo. Me pongo a averiguar cómo llego eso, y veo que la foto dice SICOP. Cuando entro a averiguar, veo que por provincia hay 4 o 5 autorizados… en Paraná hay 5 policías que están a cargo de eso. Comienzo a averiguar, y me entero que es un ingreso con clave, intransferible, con huella digital. Más o menos, ya tengo quién es quien saca esa foto, y a pedido de quién”

“Me pasan el número de dónde se estaban pasando las fotos por Whatsapp, y es de un muchacho que estaba en el gremio, del “Cufi” Mariani. Le pido explicación, me voy a su domicilio, le pido explicación de por qué estaba pasando mi foto. No lo encuentro. Después, un día sábado lo encuentro en calle Carbó, un día sábado, a la 1 de la tarde. Me pide disculpas, y me dice que esta foto se la dio Daniel Enz, periodista del semanario Análisis”, continuó contando Ramón.

“Lo que me llama la atención ahora, es que Virgina Messi hace una nota diciendo: 'carapintada echada del ejército'. A mí nadie me echó del Ejército. El General Balza dice que ante la indiciplina mía, me pasan a retiro.”

Sobre la relación con el prestigioso y multipremiado periodista paranaense, el exagente aclara la procedencia de su relación, asegurando que “en su momento, Daniel Enz… yo presento 1200 fojas sobre desaparecidos en Entre Ríos, en la época de la Represión, porque aparece a partir del año 1972 la represión en Entre Ríos. Todavía hay desaparecidos en Entre Ríos, entre gemialistas y estudiantes. Esa documentación la recupero, que se la robo al doctor Juan Carlos Legascue… yo tenía una relación laboral, porque él es quien me apadrina en SIDE, donde comienzo a trabajar en Contraterrorismo y Contraproliferación, dentro de mi país, en zona de frontera. Estábamos trabajando sobre el tema Amia”.

“Legascue, en un momento, manda a quemar documentación. Yo se la robo, y me presento al Juzgado Federal, al doctor Godoy, que después me entero que era de la Coordinadora Radical. Hacía 10 días que había desaparecido Julio López, y me dijo que si sabía que me podían matar, y a mi señora y a mi hijo. 'Sí', le dije. Le dije que iba a ir hasta el fondo, por la verdad. Me pregunta si tenía hijos desaparecidos. No, no tengo familiares ni nada. Mi padre era militar, y estuvo participando en los grupos del Escuadrón de Comunicaciones Blindado Dos”.

Daniel Enz me saca en tapa, diciendo: 'Ex Side que optó por hablar'. En toda la documentación que yo presenté, me acompañó el doctor Guillermo Mulet, que como no tenía matricula en el Juzgado Federal, lo lleva al doctor Cullen, y la doctora Marina Barbagelatta, que fue por el área del Registro de la Verdad, que estaba Mencho Germano. Presentamos, estuve como 7, 8 horas declarando, donde presenté la documentación de los desaparecidos, para que se inicie la investigación de la verdad. Hubo un fiscal, Francisco Escalada, que me dijo: 'Vamos a llegar a la Verdad'.

A continuación transcribimos el resto de la entrevista:

Esto termina acá. Y Daniel Enz me hace esto.

Después me busca a mí para algunas otras cosas.

Siempre me mantuve en silencio, y mi verdad nunca la conté… quienes se juntaban… cómo operaban… no me intersaba… acá en Paraná.

Por buscar la verdad, he recibido cartas documento, donde la Side me decía que yo podía violar Secretos de Estado, y es algo que no quiero hacer.

Clarín, ¿qué hace? Me nombra esta señora, Virginia Messi. Ponen Carapintada echada del Ejército, en operación de narcotráfico.

A mí me llaman… yo estando 2001 en el tema de los estallidos sociales… fue una operación donde estaba Miguel Angel Toma a cargo de la Side… y Maya en Entre Ríos.

Me llaman para ponerme al lado de José Luis Manzano. Yo viví con Manzano en Junin y Juncal, casi ocho meses con él. Compartí el departamento… vivimos juntos… hasta que después terminan en los estallidos sociales, y termina el gobierno. Que no quiero violar los Secretos de Estado en ese momento.

¿Qué ocurre con Carrió? A Carrió la conozco en el 2001, cuando ella uno de los operadores políticos que estaba en contra, con el Monge Negro, y el Coti Nosiglia, y José Luis Manzano del área del peronismo.Y estaban los Barba – Canosa, que son exiliados cubanos, que estaban en Estados Unidos, financiando lo de acá.

En un momento, vamos a Avenida Libertador, a un edificio muy importante, con seguridad en todos los pisos, a juntarnos con gente del Grupo Clarín. Yo concurro con José Luis Manzano, y el otro muchacho, que después termina siendo socio de José Luis Manzano en Diario Uno y Diario La Capital, Bignatti, que andaba con otras dos personas. Concurrimos a Rosario, se compra el Diario La Capital, el grupo Uno, todo con dinero de Barba Canosa.

A Carrió yo la iba y la buscaba al costado del Congreso, donde ella quería Banco Hipotecario o Aeropuertos 2000. Por qué eso? Porque Manzano me mandó a preguntarle qué cargo quiere.

Me alejo porque veo la gran mafia que había. Encima, cerca estaban los hermanos Mamaní, que eran dos comisarios de la Policía Federal, que eran la custodia mía, junto a 35 personas más de la Policía Federal, en Junín y Juncal.

Con un muchacho que en su momento estuvo en el Mosad, una noche que nos sentamos a hablar, vimos que esto no era por la patria, no era por algo bueno, donde el Cabezón Duhalde, decíamos nosotros que era el que estaba operando en todo esto, y había una interna que nadie sabía de quien era.

Me alejo porque ví muchas cosas raras. En ese momento, tenía como director al Comandante de Gendarmería Víctor Ochoneiro de director mío en Side, en la base de Coronel Díaz, una base fuerte dentro de la SIDE. Le dije que me quería tomar un tiempo, porque no me servía.

Terminan los estallidos sociales, y yo regreso a Paraná. Después, con el tiempo, caen dos hermanos, los hijos de un brigadier con la avioneta. Todo eso me llevó a alejarme de eso. Pero porque yo me iba y los enfrentaba.

Ahora, no entiendo por qué me dicen peligroso. Si fuera peligroso, lo podría decir Bergoglio, que yo conviví con él al lado de al Catedral, en el 2001.

Estando en el área mía, me invitan a una reunión al cuarto piso del Hotel Savoy, que se llamaba Operación Cantinflas, porque estaban todos estos personajes, entre ellos Carrió, Julio César Posse, que en ese momento era Julio Testa, porque dentro de la Side, ninguno tenía su nombre propio. Eran nombres de fantasía. Te hacían un documento, y con ese documento podías salir del país. Y no eran documentos truchos, eran reales. Lo digo acá públicamente, y después no voy a hablar de nuevo en ningún medio: Mi primer documento era Menchaca Sebastián Romero, y el otro, Mendizabal César Raúl. Eran los dos documentos que tenía para moverme afuera. Y nunca tuve ningún problema. Me movía libremente.

Después de esto, hoy vivo por la colaboración de mi hija que está en España, además de la elaboración de comida.

Quiero aclarar: en su momento, Daniel Enz hizo varios libros, en los que yo colaboré, con historias de lessa humanidad, de desaparecidos. Incluso, cuando vino gente de Derechos Humanos de Buenos Aires, a buscar el cuerpo de Finn, donde estaba la Escuelita, en Juan Baez al final. Y yo tenía esos conocimientos, porque estando en el Ejército estuve en el nido de los represores, el Escuadrón de Comunicaciones Blindado 2. Yo tengo un libro, donde este hombre dice que todas estas historias no se hubieran podido hacer si no fuese por fulano de tal.

Después, tuve relación con su hijo, su familia. Ahora, cuando doy una opinión en tu radio, él me castiga y surge una enemistad conmigo. Donde he recibido cartas documento de este hombre. También, por medio de otras personas opiné sobre otra periodista, por un hecho que estaba en el diario, Diario Uno, y me manda una carta documento.

Yo me presenté, porque me hago cargo de lo que hago y lo que hice. No sé por qué la reacción de él, pero sí sé de la relación de él con jueces, con fiscales: donde él hablaba con jueces y fiscales, y al otro días aparecía en tapa. Causas como de Lessa Humanidad, de Rossi en Santa Elena, o Pacayut… Pero ¿por qué? Porque él llamaba a un funcionario policial, que en su momento estaba el Comisario Leiva en Investigaciones, donde le pedía información de determinadas personas.

Pero yo jamás hablé. Creo que es un rebote de la nota de esta chica, Virginia Messi, por una nota donde aparezco en Clarín. Cuando al dueño de Clarín fuimos a verlo al edificio de Avenida Libertador. Magneto, sí. Si Magneto estaba relacionado con todos los servicios de Inteligencia. Concurrí yo con Manzano a hablar con él… ”

LA MORSA

Julio César Posse es el nombre real. Él es Julito, El Gitano, El Loquillo, y La Morsa. Está en el expediente, salvo el de La Morsa.

Siempre digo que no hay que hacer Justicia con las manos… Ahora estoy confiando un poquito en la Justicia, después de 18 años.

A mí me mandaban de la Side a poner los sobres debajo de los vehículos de los jueces federales, dólares, para pagarles… una es esa… La otra, estuvo el Hugo Anzorregui, en la época de Carlos Menem, que mandó comprar la página del Semanario Análisis, cuando hablaban de Anzorregui y de Po, el expresidente del Banco Nación, por la compra de unos campos en Gualeguaychú, que habían hecho unas plataformas…

Hoy la abogada, que ese momento era del Semanario Análisis, es la doctora Noemí Berros.

Ahora, en el 2002, después del estallido del 2001, me hablan y me dicen que me ponga a orden de Juan Carlos Legascue, de Paraná. Concurro al edificio de Catamarca 594, 4 piso, de ahí nos fuimos a una estación de servicio, tomamos un café, y volvimos al departamento

Me dice: “Mirá, tengo esta carpeta”, de un militar, Carlos Cogno, que yo había sido compañero de él, muy buen tipo. Me dice que este hombre tenía cuñados narcotraficantes, y que la Morsa lo estaba chequeando. Quien era La Morsa, pasó. A la semana, llega un pelado que me presentan como Julito. Me pedían la infiltración de esa causa. Juan Carlos Legascue me lo presenta como Julito.

Me doy cuenta que es La Morsa, cuando hablando con “El Fino” Palacios, cae este mismo muchacho.. y me lo presenta como La Morsa… La Morsa es Julio César Posse, que tenía la forma de caminar medio agachado, es gordo, medio pesado para caminar. Me lo presenta a mí cuando El Fino Palacios estaba a cargo de la DUIA, la antiterrorista. Yo lo conocía a él porque dentro de la Side, estaba en Contraterrorismo y Contraproliferación, y las palomas del Fino estaban en Ciudad del Este, y Foz de Iguazú. Y uno se conectaba.

OPERACIÓN A ANIBAL FERNÁNDEZ

La operación de Aníbal Fernández surge porque no era querido dentro del peronismo. Hay un peronismo donde está Miguel Angel Toma, que tiene ideas contrarias al peronismo. Peronismo de izquierda y de derecha…

Esto lo inicia Bonadío en 2003. Bonadío dicta detenciones. La DEA, la Side, estaban detrás de esta operación, donde estaban Stapler, Antony Greco, Solís, todos integrantes de la DEA y de la Side. Lo citan primero al doctor Juan Carlos Legascue. Él concurre a mi domicilio, y me dicen que lo estaban citando. Le digo que se quede tranquilo, que me voy a presentar yo a declarar, por su edad. El Fino Palacios me dice que para qué iba a declarar, que si no quería esconderme.

Yo me presento a declarar sobre la operación. En eses momento, estaban los teléfonos Tango y Startak. Presento los dos. Ahí aparece un abogado que defendía a Posse, y entonces Bonadío dicta la prisión preventiva. Él me pedía que lo traiga a Manzano y a Menem. En ese momento, la DEA lo encanuta a Posse en Bariloche, y yo detenido.

Como yo seguía reclamando y reprochando, era el momento de enfriarme. Y sé que el que operó ahí fue Antonio Horacio 'Jaime' Stiusso, para que yo siguiera detenido.

Stiusso vino acá a Paraná, y se lo dije a uno que fue diputado y Ministro de Cultura. Se lo dije que le iban a tirar un muerto, cuando Urribarri quería ser presidente.

Stiusso siempre operó. Vos ibas a ir para diputado, para presidente, y te caía con una carpeta, con videos, y te decía que estuviste con tal señorita, en tal motel. Esta fue la forma de actuar de la Side, la matriz en todo esto, siempre.

Aníbal Fernandez no era querido, por su forma de ser, chocante. Había que limpiarlo. En qué sentido? Armarle causa. Entonces Carrió, con Alejandro Camino, un ex mayor del Ejército de Inteligencia, que estuvo destinado en Santa Fe en el 121, y el Teniente Coronel Osvaldo Pappa, hoy fallecido, que estuvo en Tablada… cuando ocurre todo esto, se sentaron… en eso estaba Bonadío… que hoy quisiera que esté con vida para aclarar algunas cosas con él… desde la pistola que se sacó de la caja fuerte para matar al chico que mató por la espalda… en el procedimiento dicen que son 45 kilos, y terminan siendo 30 kilos de droga. Que dé explicaciones de las reuniones con Carrió, porque era muy amiguito de Carrió.

Entonces qué… había que armarla… Y se concurre a las famosas cuevas de Coronel Díaz, y se dice que había que buscar los movimientos de Aníbal Fernández, e involucrarlo con el tema de La Morsa: Que la efedrina es la morsa, y la morsa es Aníbal Fernandez.

Acá, la Morsa fue Julio César Posse. Julio César Posse es quien estuvo en eso de la efedrina. Hay un primo del expresidente de Colombia, que estuvo detenido en Argentina, que también: se lo apretó, se lo detuvo, y se le armó una causa.

Acá, se lo llevaron a Aníbal Fernández como el enemigo público N° 1, y había que tirarle a Cristina. Por otro lado, estaban Lanata, Carrió… y otros agentes… además de periodistas como Daniel Santoro, o Marcelo “Cucharón” D'Alessio.

Entonces, Daniel Enz, porqué no está en Dolores? Porque él tendría que estar. Sabés la bronca que tengo yo? Porque en su momento, cuando estaba la Dirección de Tóxicos en calle Tejeiro Martínez, que él tenía relación con el Comisario “Ronco” Palacios de Concordia… aquel hombre que tenía un Escort… que lo tumbó… y después otras cosas más…. Sabés por qué me da bronca? Porque él también fue integrante de los Servicios: Daniel Enz.

Si te tiran al barro, metete al barro.

A quien le molesta la relación que yo tenía, o cuando yo opinaba a veces en Radio La Voz? Quien pide la foto mía? El señor Daniel Enz. Quien le pasa la foto mía a Luis “Cufi” Mariani? Daniel Enz. Y le dice: este el que habla todos los días en la radio de Almará, y el que sabe la vida y milagros de todos. Cufi Mariani me lo dice a mí, en calle Carbó y Monte Caseros, un día sábado a la 1 de la tarde. Y me manda el mensaje de Daniel Enz…

Yo no creo en la Justicia. Empecé a creer en algunos jueces de Comodoro Py.

Estando detenido, en la Antiterrorista, porque supuestamente era el tipo que tenía todas las conexiones en el mundo, llega una citación a mi domicilio, donde decía “Atentado a la Embajada de Estados Unidos”, un sobre que tenía Antrax. Automáticamente, tomo conocimiento y me presento al juzgado del juez Jorge Urso. Me muestra la acusación… por la embajada se presentan Antony Grecco, Solis, y Guillermo González, un agente especial de la DEA: y presentan mi foto de cuando yo estuve en Colombia, como prueba de quien era el que había mandado la carta… parecía mi letra… manda la Policía Federal, que decía no porque tiene relación con el Fino Palacio. Manda a Gendarmería, y dice que no, porque tenía relación con el Oso Domatto, el comandante del área de Inteligencia. Ese expediente tiene 7 fojas. Y qué dice? Que no afecta su buen nombre y honor.

Entonces, le dije a Urso… ¿cómo es esto? ¿Y la carta? Fue mandada de Paraná, por el doctor Juan Carlos Legascue, con Stiusso, y la operación que hicieron fue por medio de la DEA , para callarme. Y hay un juez federal, que ahora está en la parte de lavado de dinero, en el quinto piso de Comodoro Py. Era abogado de Julio Cesar Posse, y hoy es juez Federal. Y fue puesto por la DEA.

Ahora, yo con la DEA nunca me enemisté para que hicieran lo que hicieron. Esto fue todo armado… ¿por qué? Porque la DEA también estuvo detrás de lo de Aníbal Fernández. A los norteamericanos, a los gringos, ¿no le gusta que vos vayas de candidato a gobernador? Y van a operar en contra tuyo.

De Aníbal Fernández no les gustaba la forma de expresarse. Es así. Con esta gente, tenés que acordar todo. Lo están nombrado al dueño de ferrocarriles, de empresas, al ex cuñado de Mario Firmenich, que era quien manejaba las finanzas de Montoneros, Mario Montoto, traficante de armas, de documentación… y todo… Posse, cuando recibe un allanamiento, sabés donde estaba? A ver, cada integrante de la Side tenía que hacerse monotributista, y la mayoría se hacía como asesor empresarial, o medio fotográfico. Cuando le allanan la casa a Julio César Posse en esta causa, le encuentran pasaporte, DNI, título universitario y títulos académicos. Y en cada título tenía los precios que estaban. Averiguá cómo está la causa? La causa quedó planchadita. Sabés cuanto llevó esta causa? 18 años. Y en el trámite, muchos jueces o testigos … accidentalmente murieron todos… o de un infarto… murieron de camino… Yo quedé vivo…

A Anibal Fernández, en el 2008, le mando tres correspondencias, para informarle de esto. A Gustavo Béliz, hablo con él y le comento todo. Stiusso le hace una opereta, y se termina yendo del gobierno de Néstor Kirchner.

Con el tiempo me di cuenta que me hicieron la causa. Hoy, el fiscal Colombo, que es quien tiene que hacer acusación, estuvo haciendo acusaciones por cuatro horas y media a Julio César Posse… los corrió con la DEA, en Alemania, en Corrientes… hay una muerte de un periodista con el gobernador de Corrientes, y ahí lo nombran como El Gitano… según la causa era su sobrenombre.

Ahora, en el tema de la efedrina, con el paraguayo, por qué no fueron a fondo? Vina… Ferrón… a quien fue el último que vieron en el Walt – Mart de Sarandí? Julio César Posse… La Morsa. Lorenzo, el de la venta de medicamentos truchos a droguerías, con Quien hablaba? Con Julio César Posse.

A ver… lo que digo es que yo aprendí de un hombre es que siempre guarde un papelito, porque las órdenes quedan al aire, pero te van a dar una foto… tal vez te van a hacer una causa, y tal vez ese muchacho está enemistado porque se separó de una hija… porque era así: si una hija, un director de Side tenía problemas, y le armaban causa al yerno.

Le pido a la Justicia Federal de Comodoro Py, quienes concurrieron al cuarto piso, a organizar la operación Cantinflas. Miguel Angel Toma, Macri, Carrió, La Morsa, y Saint Menolier, que era especialista en cajas de seguridad de los bancos.

Como empresarios, tenías una caja de Seguridad, la 380, se hacía una investigación por Side, y te sacaban la matriz de la llave, con la 382…

La seguimos, porque lo que quiero es que estoy salga a la luz, después de 18 años.

Creo que nadie me va a devolver esto. Y lo que yo pasé. Nadie me lo va a devolver, pero no estoy ni con rencor ni bronca. Fue parte de mi trabajo, cuando compañeros míos perdieron la vida. Fijate vos: te cuento que en la zona pasando la cancha de San Lorenzo, un agente de Side estaba de novio con una chica, pasó una moto, lo mataron, y nunca se supo quien fue…

Bonadío intentó beneficiar a Posse. Bonadío habló conmigo en un momento… yo tenía al doctor De Llano de abogado… nos juntamos un 30 de abril… nos daba la falta de mérito, pero que yo tenía que hacer silencio. No tenía que hablar, ni mandar nota ni nada a nadie. Yo le dije que no… y nos da el sobreseimiento el día del Inocente.

Bonadío sabía, desde el primer día, que La Morsa no era Aníbal Fernández. Y sabés quien más sabía? Carrio, cómo no va a saber, si se juntaba con Bonadío? Esta mujer, Carrió, yo no sé por qué muchos la idolatran, si en la época del proceso defendía a militares.

No tengo miedo por mi vida, sino más que nada por mi familia. Cuando presento documentación de desaparecidos, me siguieron a mi familia, a mí, e ingresé en el programa de Protección de Testigos. Estaba el doctor Ungar, y era reservado, privado, secreto de estado. Yo no quería nada más que la causa avanzara. Yo viajo a Buenos Aires, y estando en el edificio, me llaman por teléfono y me dicen que me calle la boca, que no hable con nadie. A mí, quien me entrega es el doctor Ungar, y un tal Diaz, que estaba a cargo de Protección de Testigos. Y quien me lo termina diciendo es el doctor Rozinsky, que estaba de Juez Federal en La Plata, con causas de Lessa Humanidad. Y lo mismo hicieron con Julio López.

Ahora, el Perro Etchecolatz, con el Comandante de Gendarmería el Oso Domatto, Juan Carlos Legascue, en el bar “Los Girasoles”, atrás del Hospital Militar, de la Escuela de Inteligencia del Ejército… se juntaban ahí a hacer operaciones.

Acá hay mucho… desde el caso Amia, muchas cosas que aparecieron. A lo último se empezó a usar la parte política, porque ahí cobraban todos, y el pago era en dólares. Siempre me pongo a disposición de la Justicia.

Hoy, ¿dónde está Juan Carlos Legascue? Este hombre está hoy en España... porque cuando yo tomo conocimiento de esto nuevamente, él se reunía acá en calle Mitre, lo termina declarando Patricio Finnen, un tipo que era director de operaciones, que junto con el Pollo Maiolo, vinieron a Paraná a reunirse con él en el 2018.

A mí me llaman a declarar, y el Presidente me levanta la Ley de Inteligencia Interior, la 25520, y yo hablo. Hablé bajo todas las amenazas, y no voy a hablar ahora? Seguir dejando todo a Dios, y el tiempo sabrá lo que hará de pasar…

Lo que quiero que quede claro: Se viralizó la foto mía… fue el disparador. Porque hay cuatro personas en la Policía de Entre Ríos que son los responsables. Dentro de la Justicia tengo amigos y enemigos, jueces y fiscales… conozco esta gente, y cuando ellos quieren armar algo, lo hacen.

Fuente: RADIO LA VOZ
EL DERRUMBE DE UNA OPERACIÓN DE ESPIONAJE POLÍTICO

Teclas de acceso