Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
CONCORDIA

Los dos acusados de asesinar a María Costen fueron beneficiados con la prisión domiciliaria

Jacobo Almada y Félix Batalla están acusados de haber asesinado a Mariela Costen, ya no estarán alojados en la Unidad Penal Nº3, ahora permanecerán en prisión preventiva, pero será con la modalidad domiciliaria por decisión del Dr. Eduardo Degano, juez de garantías que entiende en la causa.

La indignación de los familiares y amigos de la víctima no se hizo esperar. “El abogado que lleva la causa de Mariela nos dijo que quedó en libertad por una carta documento que tienen que mandar a Facebook, que es para pedir a esa red social que compruebe que la testigo y él eran amigos y que Almada dice que no tiene ese dinero”, no obstante aseguró que “Almada tiene para pagar un abogado particular porque cobra el IFE y niega contar con 600 peso”, denunció ante cronistas de El Sol-Tele5, Ana María, Hermana de la víctima.

Del mismo modo, con lágrimas en los ojos, la joven expresó que “pedimos pagar el dinero para que no los dejen estar en su domicilio y que sigan en la cárcel y nos negaron. Eso es una estrategia del abogado defensor. A mí que no me digan que no podemos hacerlo para que este personaje inescrupuloso, que mató sin ningún remordimiento a mi hermana Mariela esté en su casa, mientras mi hermana está en una tumba sin poder ver a sus hijas, a su nieta, a sus padres y hermanos”, lamentó Ana María.

“Nosotros, la verdad, hoy estamos destrozados, mis padres tienen una amargura que no se imaginan los concordienses. Esto que nos están haciendo no tiene nombre, la verdad que vamos a hacer lo que sea para que los asesinos de mi hermana vuelvan a estar presos hasta que salga el juicio”, y advirtió que “si tenemos que hacer una marcha, la vamos a hacer, no me importa si nos dicen que está mal por la pandemia. No entendemos nada, pruebas hay y son específicas. Es para hacer daño a la familia y poder seguir haciendo apelaciones que llevan a la fecha 52, ya no saben qué hacer y se arriesgaron a todo y le salió bien, pero les digo, quietos no nos vamos a quedar, esta noche nos vamos a reunir en familia para ver los pasos a seguir”, recalcó Ana María.

EL ABOGADO

El abogado querellante, doctor Jesús Penayo, también se mostró indignado por la resolución y las medidas dilatorias que ha interpuesto la defensa de los acusados.

«La familia de Mariela está muy consternada, muy amargada porque el justificativo de la prisión preventiva domiciliaria, es más agraviante aún», resaltó y explicó que «según la defensa, hay una prueba pendiente que es el diligenciamiento de un oficio a Facebook y desde el año pasado, se sigue discutiendo, quién tiene que realizar el trámite», señaló.

SIN LOS 600 PESOS

«La defensa aduce la carencia de recursos económicos de Almada para cubrir el costo del oficio ($600), cuando el imputado, cobra un beneficio del IFE y además, la caución real de la prisión domiciliaria es de 10 mil pesos. Por lo tanto, el imputado, tiene ese dinero para solicitar la domiciliaria, pero no $600 para pagar una carta documento. Con lo cual, para familia, todo esto es inexplicable», remarcó el abogado.

INTERMINABLE CAMINO

«Lamentablemente, la estrategia de la defensa en dilatoria y aprovecha eso, para beneficio propio. Con el pretexto del tiempo transcurrido, el mismo que pasa por su estrategia y no hay que olvidar que llevamos más de 50 audiencias, 14 apelaciones, más de 4 apelaciones en Cámara de Casación Penal, incluso, tuvo que intervenir el Superior Tribunal de Justicia en esta causa», afirmó Penayo a Elonce y agregó: «hay una estrategia dilatoria de la defensa y argumentan que como la causa se demora, el acusado no puede seguir detenido en la cárcel de Concordia y así, logran el arresto domiciliario», sostuvo el letrado.

«Es una situación inusual e inexplicable, porque se sabrá que una causa penal, con la cantidad de indicios y pruebas que tenemos, que tenga tantas audiencias y tanto tiempo transcurrido, no es habitual. La investigación terminó en noviembre de 2019, que fue cuando se pidió la primera elevación a juicio y llevamos 2 audiencias de elevación a juicio que se han frustrado por ese oficio famoso a Facebook», remarcó con gran indignación.

«SE TE RÍEN EN LA CARA»

«La familia está muy amargada con esto y necesitan tener justicia. Es difícil, explicarles que por una cuestión de un tecnicismo se ven privados de la justicia», señaló Penayo y agregó que «por $100 pesos le arrebataron la vida y por $600 le arrebatan el derecho a la justicia a Mariela. Son dos golpazos por cuestiones económicas y resulta ilógico», reclamó.

«Lo de los 600 pesos es una excusa, porque no tiene el dinero para pagar el oficio, pero cobra el IFE estando preso y no puede utilizar parte de ese beneficio, que le otorga el Estado, para pagar una carta documento y además, ofrece una caución real de $10 mil para la domiciliaria. Es como que se te rían en la cara», resumió el letrado.

LA FAMILIA OFRECIÓ PAGARLO

«Y vamos a tener que seguir esperando para elevar la causa a juicio, porque aún no está resuelto quién va a tramitar el oficio. No es que se avanzó, sino que todavía está en discusión si la defensa lo va a hacer o lo tiene que hacer la Fiscalía, con lo cual, seguimos con incertidumbre», afirmó el letrado y recordó que «incluso, la familia de la víctima, se ofreció a pagar el oficio y mandarlo por correo, con tal de destrabar la causa. Pero seguimos en un laberinto técnico que es una estrategia dilatoria de la defensa que desde mi punto de vista, la Justicia no debe caer en ese tipo de artilugios que permite el Código Procesal», concluyó.

Fuente: DIARIO EL SOL
CONCORDIA

Teclas de acceso