Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
OPINIÓN

Pablo Aquino:
Los padres de la derrota somos todos

Por Pablo Aquino

Por Pablo Aquino*

En la provincia ganó Juntos por el Cambio por 10 o 15 centésimas, más allá que la diferencia nacional a favor de Alberto Fernández en la nación se va a estirar, por la manipulación de datos que hicieron, fundamentalmente en la carga de los datos.

Todos son los padres de la victoria, pero nadie se hace cargo de la derrota. Y en esta derrota, somos todos responsables. Y como peronistas, no bajamos línea, no, sino que aceptamos el libre albedrío y su partido. Pero, ¿Qué diferencia hay entre el Bordet del 58% donde todos iban a rendirle honores como el gobernador más exitoso de los últimos años? Ahora pareciera que todos los dirigentes se pusieron de acuerdo en culpar a Bordet de la derrota.

Hasta ahora, hasta este punto, se venía respetando que quien conducía fuera el que digitaba los candidatos. Salvo, en internas raras, donde de igual modo terminaba ganando el oficialismo. Y en esos casos, las decisiones políticas se acatan y se respetan, y sino tener la valentía de decir ‘no me gusta y me voy’, pero no tener la bajeza de hacer culpable a Bordet.

Hay medios que dicen que ‘La Cámpora’ le está pidiendo la renuncia al primer candidato a Senador, ya que ‘Mamá Cora’ no va a entrar. Pero lo grave es que perdimos un senador, y que además, ‘La Cámpora’ tiene el estigma que no se sacó. Ese mismo estigma que bajó las banderas con el dibujo del ‘Tío’ en los actos provincias,y que a las vez, promulgó un ‘odio’ perpetuo de algunas personas sobre la figura de Cristina.

Peronistas de izquierda, de derecha, o los que prefieren llamarse de ‘centro’, y todos, todos los no peronistas que supieron aprovechar los tiempos para ir mutando y cambiando de partido. Todos ellos, los que se consideran de ‘centro’, están intentando bajarle la autoestima a Bordet. Pero lo que ellos no saben, es que el gobernador se los va a llevar puesto.

No se puede entender las actitudes de buenos dirigentes, con empatía, con llegada a la gente. Algunos, en su intento de acomodar las cosas, sólo ‘volcaron’ más la cancha. Dichos sacados de contexto, intentos de aclaración inculpando a Bordet por el armado de lista, desligitimando que con el mismo armador a la cabeza (sí mismo) se impuso por el 58%”.

No la he visto a Blanca Osuna salir a defender esto, porque gracias a esta elección, nuevamente va a estar ahí. Ella puede ser la única a la que puede quedarle algún voto, a pesar que en Paraná va a a ser imborrable, porque se ‘rajó’, y trató muy mal al trabajador municipal. Y sobre todo, les regalaron un lugar. No entiendo entonces esta crítica a Bordet.

La oportunidad de la revancha el gobernador la tendrá dentro de dos años, y ahí, sí, nuevamente, van a estar todos rindiendo homenaje. Y ahí, ahí veremos la grandeza del gobernador.

Sigue pasando lo mismo que antes de las elecciones, nada cambió. Deberíamos mejorar, porque la confianza que generó Alberto Fernández hizo que muchas empresas reabran sus locales. No nos equivocamos cuando criticamos el modelo de 1900 que querían instaurar.

No se entiende, en medio de esta derrota, porque ninguno se sincera y dice porque no trabajó para el proyecto. Muchas veces, casi siempre, no se dan cuenta de que están siendo escuchados sobre las barbaridades sobre sus compañeros. Piensen muchachos. Piensen.

El peronismo puede ser voraz, tal vez descaradamente malo y feo cuando se cruza en el camino. Tal vez molesta. Pero nunca deja de ser humanitario. Podrá pelear a muerte un espacio de poder, pero nunca habrá otro espacio humanitario como este.

El peronismo pierde, pero en realidad es la gente que sigue sufriendo. Llega el momento de decir ¿Que hicimos? o en ¿Que fallamos? para que mucha gente no acordara con el proyecto, y que sobre todo, no se haya hecho lo necesario para ganar en la provincia. Ellos fallaron, pero cuando necesitan algo van directo al gobernador.

No vamos a tener 2023 si a Bordet le va mal. Y nuevamente, esta provincia luego de muchos años, puede volver a ser gobernada por otros que la hicieron mierda, y estará de nuevo, el peronismo para salvarla. Dejamos de pensar de donde puede ser el candidato, sino pensemos en que hicimos mal.

En estos 20 años de gobierno peronista, con sus errores y defectos, la provincia fue creciendo. Darle el poder hoy a ellos, sería lo peor que podemos hacer. Son esencia de Macri, sabemos cómo piensan y qué hacer.

Nadie puede salir a criticar Jorge Pedro Busti, porque fue el padre político de muchos. De todos. Y como siempre, y como todo, se terminó un ciclo en la política.

Ni los principales adversarios políticos del Gobernador han hecho ‘leña del árbol’ caído como lo han hecho algunos que se olvidan de su origen. Es más, podemos decir que muchos de ellos se han plegado a Bordet.

Debería renunciar a la conducción del peronismo entrerriano. Pautar que todo aquel que sea funcionario no llegue a presidir el partido, y ahí, solo en esa instancia veremos cuales son los verdaderos peronistas. Sin billeteras gordas para manejar a diestra y siniestra. Sólo respondiendo a la voz del afiliado peronista y su crítica. No seguir con aquellos que se arrodillaron ante un gobernador con el 58%, y que ahora salieron a burlarse por los medios.

Los padres de la derrota somos todos. Somos todos los peronistas. Nos gustó o no la lista de candidatos. Fue una campaña distinta a nivel nacional donde se manejó de otra manera y donde los militantes rentados no participaron, sino sólo con aquellos donde el pobrerío sentía en el interior el sentir peronista. El resto, algunos dirigentes repletos de bajeza, prefirieron morderle la mano al que le da de comer. Ninguno tuvo la valentía de enfrentar a un gobernador y decirlo en la cara. No. Simplemente prefieren salir a decir cosas por lo bajo. Salen a decir que Bordet quedó abajo del palco en la victoria del domingo, pero el que no sabe, es como el que no ve.

Se vienen tiempos difíciles en el país. Tiempos duros en la provincia. Tiempos tormentosos en este país en el que fracasaron todos. Todos y cada uno de ellos. No pudieron con el manejo que hay en la política. No pudieron repartir la torta de la mejor manera y perecieron.

*Politólogo y Analista Político. Peronista hasta la médula

Fuente: RADIO LA VOZ 901 Autor: Pablo Aquino
OPINIÓN

Teclas de acceso