Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Consideró que es "muy poco"

Martín Guzmán celebró el impuesto mínimo global del 15% para las multinacionales

El ministro de Economía, Martín Guzmán, festejó este sábado el nuevo sistema fiscal internacional para las multinacionales -acordado entre los diferentes países del G7- pero consideró que el 15% "es muy poco".

"Un paso positivo para atacar la elusión impositiva de las multinacionales que debilita a los Estados Nación y atenta contra el desarrollo de los pueblos. Celebramos el compromiso del G-7", escribió el titular del Palacio de Hacienda en su cuenta de Twitter.

"Pero cuidado: la tasa mínima probablemente también será la tasa máxima", advirtió Guzmán. Y en ese sentido opinó que el "15% es muy poco".

Los ministros de Finanzas del G7 -que agrupa a Canadá, Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido- alcanzaron hoy un acuerdo para fijar las bases de un nuevo sistema fiscal internacional, a través de la instauración de un impuesto mínimo global del 15% para las grandes corporaciones multinacionales.

El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, confirmó el pacto logrado y explicó que el mismo busca construir un campo de juego equilibrado para las empresas globales. "Los ministros de Economía del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para reformar el sistema fiscal mundial con el fin de adaptarlo a la era digital global", anunció, tras presidir una reunión de dos días en Londres.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, por su parte consideró que el "compromiso significativo y sin precedentes" pondría fin a lo que llamó una carrera a la baja en materia de impuestos en el mundo.

El acuerdo, que tardó años en gestarse, también promete poner fin a los impuestos nacionales a los servicios digitales aplicados por Gran Bretaña y otros países europeos que, según Estados Unidos, afectan injustamente a los gigantes tecnológicos estadounidenses.

Las empresas globales como Amazon, Google o Facebook serán las más afectadas, ya que ahora legalmente pueden tributar en un país, con condiciones fiscales ventajosas, el negocio que generan en otros países.

Con este cambio, los países ricos buscan evitar una "carrera a la baja" en las políticas fiscales. Además, esta norma pretende que las empresas paguen en los países en los que venden sus productos y servicios y no en donde declaren sus beneficios.

Fuente: Cronista
Consideró que es "muy poco"

Teclas de acceso