Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
#CHARLASDEPASILLO

MEMORIA SELECTIVA

Algunos pocos medios, no muchos, apenas un puñado, que hasta están vinculados por afinidades periodísticas tienen memoria selectiva. Quiere decir que eligen qué noticia es importante y cual no.

Esto es parte del ejercicio del periodismo, claro está. Por lo que es de cajón que cuando un periodista o un medio encuentran una veta, un filón periodístico, no lo deja, no lo abandona, se apega como bebé a la teta.

Pocos medios, no muchos, apenas un puñado han “descubierto” graves casos de abuso sexual. Hicieron de esos casos su “veta”, su “filón”. Y no les fue mal. Construyeron “credibilidad” ante una parte de la opinión pública. Esa credibilidad les permitió avanzar en otras “áreas” que también se transformaron en su “veta”, su “filón”. Si lo decían ellos es porque el acusado “era culpable”.

Así, el juicio que ordena la Constitución Nacional era un trámite. Un trámite molesto, pero lo decía la Constitución y había que transitar por ese obstáculo, necesario para validar lo que se decía en aquellos pocos, no muchos, apenas un puñado de medios.

Algunas preguntas han transitado por varios espacios cercanos a la política y la justicia ¿Qué pasó que esos pocos medios, no muchos, apenas un puñado, no “descubrieron” la causa que investiga los abusos a unos niños en la localidad de Oro Verde? ¿Qué motivos influyeron para que tan grave caso no formara parte de la memoria selectiva de esos medios? ¿Qué circunstancias pesaron para que no le dedicaran un espacio similar al que le dedicaron a casos que no tenían tanta importancia?

Si la memoria es frágil, es más grave que sea selectiva. En la selección se encuentra la razón de la fragilidad. Uno de los imputados en el escandaloso caso de Oro Verde es un Comisario General retirado, el cargo más alto del escalafón de la Policía. René Wolf Furlong, alias el “nene”, que con el tiempo, se convirtió él y su pareja, en “testaferros”.

Nadie entiende cómo llegó a tan alto rango, pero si nos cuentan, que su maratónica carrera empezó desde que custodia al periodista galardonado y multipremiado de Paraná, en ocasión, de la investigación por delito de amenazas al entonces, ex jefe de la Policía de Entre Ríos, Ernesto Geuna.

Recordemos, que no solamente había sido amenazado el periodista, sino también, la entonces Jueza de Instrucción de Paraná, Marcela Badano, la Fiscal Elisa Zilli y la abogada Noemí Berros.

Si la jurisprudencia que instaló en los juicios por abuso sexual en los tribunales provinciales es respetada, es casi seguro que el Comisario será condenado.

El “casi” aparece porque el Comisario dio la cara en un medio gráfico de Paraná y violando las restricciones que debe obedecer por la excarcelación que lo benefició y la normativa vigente, en el que habló de la causa y se refirió a las víctimas, a las que trató de mentirosas, sin que nadie actuara de oficio y le revocaran la excarcelación. ¿Será por la relación con el responsable del medio que condenó desde su portal a numerosos abusadores antes que la justicia, pero de esta causa no dijo ni mu?

De igual manera, el Procurador, el 29 de julio de este año, publica la resolución 75/2020 en el que confirma la desestimación de la causa en el que se investigaba al Fiscal interino, Federico Uriburu.

Más allá de lo escandaloso de la resolución y su falta de perspectiva de género, publicó el nombre y apellido completo de la víctima, en clara violación a la normativa vigente, al igual que el “nene”, sin embargo, nadie hizo nada.

También hay decisiones antecedentes del MPF, en pos de no investigar al periodista referido, en delitos sensibles. Se trata de la Resolución 80/2018 del Ministerio Público Fiscal, que lleva la firma del Procurador Jorge García, quien le archivó, una causa rotulada con el Legajo nº 4609 de UFI Gualeguaychu, en el que se averiguaba la divulgación de imágenes secuestradas en el domicilio de Rivas. La calificación provisoria fueron los arts. 128 y 157 bis inc.2 CP, referida a la publicación y reproducción de imágenes pornográficas infantiles, y revelación de información registrada en un archivo o banco de datos.

Detalle no menor, es que la mismísima Sra. Fiscal Martina Cedrés quien quería investigar, no quiso firmar el archivo y remitió las actuaciones a la Procuración General.

Esta memoria selectiva continuará…

Fuente: RADIO LA VOZ
#CHARLASDEPASILLO

Teclas de acceso