Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Hostigamiento

No todo vale a la hora de cobrar deudas

Mensajes de texto, correos electrónicos, envío de notificaciones al trabajo. La Justicia identificó estas y otras prácticas abusivas por parte de empresas de cobranzas extrajudiciales, que dieron lugar a una denuncia ante la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor.

Aunque la deuda sea legítima, no es legítimo cualquier procedimiento para cobrarla. Menos aún aquellos que buscan dar apariencia judicial a algo que no lo es, según advirtieron fiscales del programa ATAJO, que busca el fácil acceso a la Justicia en sectores vulnerables.

Los fiscales recibieron testimonios sobre intimidaciones y comunicaciones con apariencia de reclamo judicial, además de presuntos llamados y mensajes amenazantes. Estas y otras formas de hostigamiento se detectaron para el cobro de deudas a pobladores de una villa de emergencia en la ciudad de Buenos Aires.

Las denuncias se repiten ante la Dirección General de Acceso a la Justicia por parte de deudores que dan cuenta de “prácticas intimidatorias” desde entidades financieras, estudios de abogados, agencias de cobranzas y fideicomisos, entre otras, se detalló desde ATAJO.

“En especial se han podido advertir comunicaciones con apariencia de reclamo judicial, llamados y mensajes amenazantes, diversas formas de hostigamiento en lugares de trabajo, llamados los fines de semana y feriados o en horarios nocturnos, a vecinos y familiares, reclamos de deudas prescriptas, etc.”.

Se trata de prácticas en infracción con la ley de Defensa del Consumidor. La más grave “es la imitación, por ejemplo bajo la forma de una cédula u oficio, de un requerimiento judicial”.

Las víctimas

“La mayoría de las personas que reciben estas aparentes notificaciones son consumidores hipervulnerables, que no poseen conocimientos técnicos específicos y desconocen el lenguaje jurídico. Así se les hace creer que sus acreedores tienen derecho a secuestrar inclusive sus escasos bienes personales, para forzarlos al pago de las deudas”, concluyeron los fiscales.

No se discute la persecución de cobro de deudas legítimas en sí, aclararon pero sí se verificó el “incumplimiento en el trato digno que debe recibir cualquier consumidor”.

También los abusos en condiciones de vulnerabilidad. Hay falta de “información respecto del origen de las posibles deudas que se reclaman, cómo

se arriba a los montos reclamados, así como el modo en que se realizan las gestiones de cobranzas”.

Todo esto “debe realizarse de acuerdo a las previsiones de las normas protectoras de los derechos de las y los consumidores y sin vulnerar derechos consagrados constitucionalmente”, se advirtió.

En concreto se denunció a una de estas empresas, “SIPEF SRL” por su presunto accionar en reclamo de deudas a vecinos de la villa 21-24 en Barracas.

“Utiliza mensajes de texto, correos electrónicos y llamados tendientes al cobro de deudas. Asimismo, de las constancias obrantes en autos surge que la empresa anoticia a terceros ajenos al origen de la deuda la existencia de esta, llegando a notificar de la misma a los domicilios laborales y, por ende, pondría a los empleadores en conocimiento de ésta”, consignó la presentación de ATAJO ante Defensa del Consumidor

La firma fue imputada por la Secretaría de Comercio de la Nación por presunta infracción a los artículos 4 y 8 bis de la Ley de Defensa del Consumidor (Nº 24.240), debido a que “no se garantizarían condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y usuarios”.

Fuente: Justicia de Primera
Hostigamiento

Teclas de acceso