Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Entrevista

Osuna: "Macri hizo espionaje ilegal a familiares de los tripulantes del Ara San Juan"

Blanca Osuna compartió el Senado con Cristina Kirchner, fue intendenta de Paraná y en diciembre retornó al Congreso como diputada nacional del Frente de Todos y presidenta de la Comisión de Educación.

Pero además de abocarse a la continuidad educativa en tiempos de pandemia, integra la bicameral de fiscalización de organismos de inteligencia que se dedicó a investigar denuncias sobre espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri.

Y una de sus últimas tareas fue recibir testimonios sobre un presunto espionaje a los familiares de los 44 tripulantes del submarino Ara San Juan, fallecidos en su hundimiento hace poco más de 3 años y que por estos días el Senado les concede los asensos post mortem. "Provoca dolor y una tremenda vergüenza".

-¿Cuánto ayudará el impuesto a las grandes fortunas?

-Es un paso importante por distintas razones. Por un lado, reafirma el criterio de solidaridad que debe imponerse en una etapa tan compleja.

De la misma manera que en la pandemia, el cuidado y la prevención, tiene como ejes un criterio solidario. Me cuido para cuidarte. Acá es: recaudo para cuidarte, desde un Gobierno que ha desarrollado para esta etapa programas y hay un desbalance por la pandemia del coronavirus y la (económica) que dejó Macri. Más una baja de la recaudación, lógica para esta etapa.

Hemos dado un paso importante y al mismo tiempo instalar este concepto de que quien más tiene más aporta. Es una réplica de lo que pasa en distintos lugares del mundo, pero también un debate de nuestras políticas tributarias.

Y, por último, creo que la ley esta vinculada a la asistencia, a políticas de viviendas populares y a las becas de las escuelas, un derecho humano básico. Creo que es un recurso para la política sanitaria y un desarrollo.

Es un proyecto con muchas virtudes, pero quizá incomode a algunos sectores. Pero es parte de la decisión del Estado. Son 9000 personas sobre 40 millones, con un altísimo porcentaje de pobres y empobrecidos. Vale la pena sostenerlo.

-Preside la comisión de Educación de Diputados y cuando se inició la pandemia logró aprobar una ley para garantizar la educación online. ¿Cree que debió haber retornado la actividad presencial en las escuelas en algún momento del año?

-Primero creo que la instancia de soportes como cuadernos y programas de TV y radio llegó para quedarse junto a la presencialidad, más allá de lo que suceda con la pandemia.

-Hay que entender que la problemática y el impacto de la pandemia ha sido dispar en el territorio. Cuando dictaminamos el proyecto que habilita la navegación gratuita de plataformas educativas, vimos que no era todo igual.

En La Pampa tenían clases hace varios meses, en Córdoba era otra situación y el ministro de Educación de mi provincia, Entre Ríos, contaba que en algunas ciudades había y en otras no. En Paraná, donde fui intendenta, no hay clases porque el trasporte público es una realidad.

-Dice que la educación online llegó para quedarse. ¿De qué manera?

-Llegó para quedarse como una herramienta. Imaginemos una situación ideal: los chicos volviendo a la escuela. El despliegue de tecnologías será una herramienta más y a eso yo le llamo la bimodalidad. Obvio, que desde los 4 a los 18 años la situación del encuentro y escuela es difícil de reemplazar, pero creo que ha habido un aporte impresionante de docentes y profesores.

La otra cosa que me parece importante señalar es que muchos quedaron en el camino, en lugares con una situación económica difícil y una falta de servicio de internet. Hay un problema grave y la ley que promovemos no lo solucionará de un día para el otro.

Haber abandonado el programa conector-igualdad trae consecuencias: no es lo mismo que los chicos tengan computadora a que no la tengan. De hecho, en el presupuesto de 2021 hay un capítulo sobre educación y conectividad, y se remonta la inversión educativa, que había caído desde 2015.

Hay que poner muy en foco lo pedagógico, el compromiso de la enseñanza y darle herramientas a los docentes para que puedan generar este despliegue.

-¿Recomienda la vuelta de las clases presenciales en Paraná o cree que fue atinado seguir todo el año online?

-Los responsables de los organismos multisectoriales van definiendo las cosas y tomando opinión. Son decisiones políticas transcendentes.

Creo y tengo expectativa que la ampliación de la inversión en materia educativa puede acondicionar los establecimientos educativos para una nueva escuela, no idéntica a la que siempre vimos. El ministro de Educación (Nicolás Trotta) viene trabajando en una plataforma (Juan Manso) para nutrir y aprender en esta etapa.

Y al mismo tiempo aprobamos en Diputados un programa de trayectoria educativa. Y ahora nos preparamos para el debate en el recinto de navegación libre por plataformas en internet en los establecimientos. Eso iguala los derechos para aprender.

-Compartió el Senado con Cristina Kirchner muchos años. ¿Cree que puede ser clave para la sanción de la ley del aborto?

-Estoy expectante del tratamiento en Diputados de los proyectos de los 1000 días y el del aborto, que es una cuestión de salud pública, de derechos, una ley que no va a obligar a nadie a hacer lo que no quiera.

Estoy segura que Cristina acompañará los procesos sociales y colectivos de esta ley, como lo expresó en 2018. Pero es responsable de la presidencia del Senado y actuará en consecuencia como lo viene haciendo con otras normas. No me parece que tenga que encabezar.

- ¿Usted también varió de una posición en contra a otra a favor como ella?

-Yo nunca estuve en contra. Fui legisladora con el matrimonio igualitario y no era una ley que yo me embarcara primariamente. Pero son procesos de acceso a nuevos derechos en Argentina y son maravillosos en el sentido de toma de conciencia, de afirmación de debate. Espero que sean respetuosos de un sistema democrático. Me llama la atención que hubo algunos episodios llamados escraches.

-Integró la bicameral de inteligencia que compiló material sobre las denuncias contra Mauricio Macri por espionaje ilegal. ¿Qué balance hace?

-La bicameral tiene responsabilidad de monitorear y supervisar todas las actuaciones de inteligencia del Estado y me parece que retomó su función a partir de la nueva conformación y la presidencia del diputado Leopoldo Moreau.

Había denuncias que no fueron debidamente atendidas. Nos abocamos a hacer revisión de las cuestiones: de quiénes fueron víctimas de supuestas acciones de inteligencia y de la propia ley. Se habían realizado presentaciones ante la bicameral que estaban ahí prácticamente archivadas.

Las activamos, hicimos citaciones y empezamos a interactuar en los distintos frentes. Los hechos de inteligencia ilegal que había realizado el gobierno de Macri habían empezado a ventilarse y a tratarse tanto en la Asociación Federal de Inteligencia (AFI), a cargo de la interventora Graciela Caamaño, como en diversas sedes judiciales.

Al mismo tiempo en la comisión bicameral lo que hicimos fue mantener un ritmo de reuniones intenso con citaciones de diversos actores afectados por situaciones ilegales, u otros que eran agentes y habían sido reinsertados desde la policía de la ciudad.

-Integra una subcomisión que se aboca a investigar supuestos espionajes a familiares de los tripulantes del Ara San Juan. ¿Qué se hizo hasta ahora?

-Si, hemos tenido cinco reuniones y queda muy clara la responsabilidad de Mauricio Macri en el espionaje ilegal.

-¿Por qué?

-Porque por un lado contamos con las denuncias de los familiares y por otro con la documentación de acciones realizadas por la base de Mar del Plata. Está documentado que hubo un agente de inteligencia llamado a insertarse entre los familiares. Y hasta un informe que advierte que van a ir a la sede del presidente en Chapadmalal. No es algo legal. No corresponde, es vergonzoso y provoca dolor. Y es un agravio. Por eso vamos a pedir por la verdad y la justicia.

Fuente: La Política Online
Entrevista

Teclas de acceso