Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
CAUSA CONTRATOS: DURO REVÉS AL PERITAJE DEL MPF

Papelón: Para Fouces, la pericia contable es “contundente” y no acredita ninguna de las hipótesis de la Fiscalía

El abogado defensor de cuatro imputados en la causa contratos de la Legislatura dialogó con RADIO LA VOZ sobre la pericia contable efectuada por Andrea Mariana Batistti – perito oficial dependiente del STJ – y reveló que en las conclusiones de la misma, existió “coincidencia” con el perito de la defensa, Cristian Dumé.

“Esa es una cuestión llamativa, es algo raro porque, generalmente, el perito de parte trata siempre de mejorar la situación del imputado pero, acá coinciden ambos contadores, firman en común acuerdo los once puntos de pericia. A mi, no me sorprende porque lo esperaba algo así pero, finalmente, se plasmó en el resultado de una pericia contundente”, afirmó Emilio Fouces.

“Es contundente en el sentido de que ninguna de las hipótesis que ha venido sosteniendo la Fiscalía, se pudo acreditar mínimamente – subrayó el letrado – por otro lado, deja en descubierto la falta de rigor científico, seriedad y profesionalismo de la pericia que hizo el contador Héctor Enrique”, profesional del Ministerio Público Fiscal (MPF).

En su pericia, Enrique “afirma que sustrajeron de las arcas del Estado, en marzo de 2019, alrededor de 2420 millones de pesos, hoy son más de 3 mil millones. El perito oficial y el perito de parte dicen que se sustrajeron cero pesos”, destacó a RADIO LA VOZ.

“Estamos hablando de una investigación en el marco de un proceso penal – recordó seguidamente – entonces, no existen ni las estimaciones, ni los me parece, acá se debe ser contundente. Acá se está juzgando la libertad y el honor de más de 30 personas, entonces, no es una estimación y acá los peritos dijeron que no pudieron determinar ni un peso de los más de 700 casos de personas investigadas”.

Los contadores Batistti y Dumé sostuvieron que “con los elementos de prueba que aportaron los fiscales, no pueden determinar ningún monto y, con esos mismos elementos de prueba, Enrique determinó 3mil millones de pesos, entonces, me parece que va a tener que dar explicaciones porque, en base a esa pericia hubo imputados que estuvieron presos, se dictaron embargos e inhibiciones y, hasta el día de hoy, están inhibidas por 3 mil millones de pesos”, manifestó Emilio Fouces.

“La contadora más importante del Poder Judicial, la contadora del STJ, que está designada perito oficial, dice que es cero pesos, en base a los elementos que ella pudo analizar”, reiteró en diálogo con RADIO LA VOZ.

“El monto que surgió del informe pericial del contador de la Fiscalía, que se ventiló desde el primer día en la prensa, fue lo que justificó y llevó a que metan presa gente. Es muy grave la situación”, subrayó el abogado.

“Es muy llamativo pero son muy contundentes los dos contadores – indicó Fouces – no se puede estimar, debe ser algo objetivo. Los contadores dicen que no pueden acreditar fehacientemente ningún peso que se haya pagado porque falta información, faltan elementos, falta documentación que, reitero, es responsabilidad de la Fiscalía porque fueron los que facilitaron todos los elementos a los peritos en base a los cuales tenían que llevar adelante su informe pericial”.

“Da mucha indignación porque venimos advirtiendo esta situación desde el primer día. Acá se habla de contratos truchos y no han podido detectar un solo contrato apócrifo o falso, ninguno que se cuestione como falsificado o que los dineros han sido desviados. El procedimiento administrativo está correctamente acreditado, están los decretos aprobatorios, están presupuestados”, dijo a RADIO LA VOZ.

“Hasta ahora, no se ha podido determinar ninguna ilegalidad”, finalizó Emilio Fouces.

La causa de los contratos truchos en el seno de la Legislatura tiene movimientos subterráneos que parecen ser impredecibles. Se activaron algunos resortes de la defensa que, en definitiva, les conviene a todos. Esto es dejar que el tiempo corra y que la segunda ola exija que todos se queden en sus casas. Incluso los fiscales.

Se conoció la pericia luego de una catarata de prórrogas. La misma no fijó una cifra del desfalco en las cámaras durante el período 2008-2018. A quienes difundimos todos estos años que se trataba de una sustracción de unos dos mil millones de pesos, según el Ministerio Público Fiscal, deberemos reemplazarlo por un estimativo a 472 millones históricos que, a valor de hoy serían unos mil millones. La mitad.

La perito oficial Andrea Marina Battisti, en su trabajo al que tuvo acceso Página Judicial, llegó a ese número luego de analizar documental secuestrada y elementos informáticos. Lo que hizo fue, básicamente, una suma aritmética de los contratos que tuvo a su disposición.

“Para poder determinar lo requerido, consistente en el monto individual de dinero aplicado al pago de contratos de obra relacionados a cada una de las personas identificadas en el anexo, analizamos en primer lugar la modalidad de contratación, para ello, examinamos el contenido de cada uno de los contratos disponibles, obteniendo información referida al contratante, al contratado, monto total del contrato, plazos de pago. Seguidamente, a efectos de corroborar que los mismos hayan sido abonados, analizamos los recibos y/o facturas respaldatorias, para cerrar el circuito corroboramos la existencia de un medio de pago analizando los correspondientes cheques o transferencias bancarias”, explicó Battisti.

Y agregó: “Luego del minucioso análisis de toda la documental disponible, podemos concluir que la misma es insuficiente, por ello no nos resulta factible determinar el monto fehacientemente aplicado al pago de los contratos del anexo, por no contar con la totalidad de la documentación respaldatoria del circuito señalado”.

Si bien no se pudo especificar el daño al Estado durante una década provocado en las cámaras de diputados y senadores, es interesante lo que pueda surgir del pedido que hizo el abogado Miguel Cullen con la solicitud de los expedientes de cada uno de los contratos durante el período que va desde 2008 hasta el 17 de marzo de 2021. Con esa información, cree el defensor del imputado y ex director contable del Senado Gustavo Pérez, tendrá un detalle de las manos por las que pasó cada uno de los pedidos de contratos. En resumen: Cullen quiere saber quiénes eran los interesados en que se contratara a una persona. Es la superación de la eterna pantomima que recae en las nóminas de contratados, como si ahí estuviera el problema.

Pérez hacía el contrato, pero antes había un pedido y una autorización (con firma) que debía encuadrarse en las resoluciones que exigía el presupuesto al momento de hacer el gasto. Es decir, nombres. En términos jurídicos, responsables. ¿Por qué el pedido se extiende hasta la actualidad? No se sabe. Posiblemente para trazar un comparativo.

No era mito

La investigación que llevan adelante los fiscales Patricia Yedro e Ignacio Aramberry refiere al período 2008-2018, pero con algunos detalles.

El 20 de noviembre de 2018, a pocos días de que este medio revelara el escándalo, comenzó a circular un rumor inquietante en torno a los períodos de investigación.

El 3 de octubre de 2018 ingresó a la Legislatura, a las dos cámaras, una requisitoria para conocer todas las contrataciones realizadas de forma retroactiva a 2008. El oficio 1309 llevaba las firmas de la procuradora adjunta Cecilia Goyeneche y los fiscales Yedro y Aramberry. Allí se solicitaba de forma inmediata la siguiente información: contratos de obra o servicios originales, gestados entre los años 2008 y 2018.

Las cámaras la rechazaron con argumentos similares y exigieron precisión en el pedido. El Ministerio Público Fiscal reformuló la requisitoria y la presentó el día 13 de noviembre. Pidió por la situación sólo de las personas cuyos contratos estaban bajo sospecha. Pero en el caso de Diputados durante “el período comprendido entre el 11 de diciembre de 2011 a la fecha”.

Si se compara las dos requisitorias se advierte que en la segunda se hace un recorte en la Cámara baja excluyendo el período en que fue presidida por Jorge Busti. ¿Por qué? En la Procuración General no hubo respuesta ante la inquietud.

Enseguida comenzó a correr la información sobre la existencia de un acta que estaba guardada bajo siete llaves. El documento, que resultaba inaccesible, según contaron diputados de diferentes extracciones con alarmante coincidencia, aludía a que no había ningún papel que respaldara los gastos que se hicieron en el período 2007-2011 y que los fiscales decidieron suprimir de la investigación. Ese documento fue plasmado el 12 de diciembre de 2011, en presencia de los directores administrativos de la Cámara de Diputados, saliente y entrante: Abel María Benedetti y Sergio Cardozo.

Cuando Página Judicial publicó esa información, fue desmentida inmediatamente en la misma prensa. Y el Ministerio Público Fiscal no se interesó por saber si el acta existía o no. En rigor, no se interesó por conocer si se hizo desaparecer documentos públicos. A continuación este medio publica el acta que da cuenta de que no hay registro absolutamente de nada del período 2008-2011 en Diputados.

Fuente: RADIO LA VOZ
CAUSA CONTRATOS: DURO REVÉS AL PERITAJE DEL MPF

Teclas de acceso