Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Paraná

Pedido desesperado de una madre para resguardarla de violencia de género

Una mujer se presentó en los estudios de Radio La Voz para realizar la siguiente denuncia de Violencia de Género que sufre una de sus hijas y por ende toda la familia.

Acá no hay un caso de menores, es una situación de violencia de género de una persona mayor pero que es mi hija, tiene 34 años y vive conmigo, ella es soltera no ha convivido nunca con este joven del que voy a hablar.

Tengo toda documentación desde el inicio de este problema, mi hija conoció a este joven que es de Bovril, es mayor de edad tiene 30 años pero hace más o menos diez años que anda acá en Paraná. Tuvo una pareja anterior de la cual en un momento tuvo también de agresión hacia la familia que tenía anteriormente y tuvo una probation; para que tengan conocimiento de los antecedentes de este joven.

Mi hija comenzó con agresiones verbales pero nunca físicas, en un momento el año pasado en Julio llegó con el brazo quebrado, le había pegado en la calle y llegó así a mi casa. La llevé al hospital, hicimos todos los trámites correspondientes legalmente, eso fue en Julio o Agosto del año pasado; la relación tenía dos años no más.

Luego de esto, con mi hija mayor empezamos a observar más la situación, la relación; yo lo eché de mi casa a él no fue nunca más. Ellos nunca convivieron, solamente noviaban pero este chico es un chico que está en situación de calle.

Mi hija tiene una situación psicológica que no es normal porque ella acepta así la relación, pero porque él la tiene amenazada que no firme nada, que no cuente nada. Porque cuando la quebró al otro día fue e hizo inconveniente en mi casa porque se enteró que lo había denunciado, otra vez hice yo una denuncia porque fue a mi casa a hacer problemas.

Al día de la fecha con todas las agresiones sufridas y las denuncias que tiene por parte mía por agredir mi domicilio, y de mi hija también; ha tenido tres restricciones las que no cumple. Llamamos varias veces al 911, la Comisaría Cuarta, han asistido los patrulleros; él sale corriendo y nunca lo encuentran y las agresiones siguen. Hace más o menos quince días la corrió de Calle Churruarín, llegó la policía a mi casa para ver si mi hija había llegado bien; el miércoles pasado vecinos de la zona de Díaz Vélez vieron que le estaba pegando hasta le rompió la boca, llamaron a la policía lo llevaron detenido y al otro día ya estaba suelto. Es la segunda vez que lo detienen y al mediodía siguiente ya está suelto, ese día a las once y media de la noche andaba en mi casa otra vez, mi hija desde ese día no ha estado más con él; está en mi casa.

Una vez en verano, estaba la ventana abierta, yo tengo vidrio en la puerta del frente, rompió los vidrios y se ensangrentó toda la puerta, nos rompió los vidrios de la ventana; fue la policía y sacó foto. Lo llevaron y al otro día estaba suelto, ahora este último hecho que pasó el miércoles, la fiscal que tomó la denuncia determinó arresto domiciliario en un domicilio que no sé quién se hizo cargo porque el joven está en situación de calle; esa resolución fue el jueves y el día viernes él estaba otra vez golpeando la ventana de mi casa, es un conflicto ya no de pareja sino de familia porque tengo mi hija mayor y ya no sabemos qué hacer. Él amenazó a mi yerno, que me va a prender fuego la casa a mí, que me va a tirotear, el muchacho se droga, toma… Ha hecho que mi hija pida en la calle, mi esposo era trabajador municipal, nos dejó una pensión y tenemos la casa que es nuestra; con eso vivimos, mi hija no necesita, tiene un problema de maduración que no tiene una buena comprensión de las cosas y no es consciente. Este muchacho la domina de una forma que ella le tiene miedo, las últimas veces que ha ido a golpear yo no la he dejado porque ella cuando lo escucha sale, porque como nos hizo destrozos ella me dice que él nos va a romper todo. Entonces yo ya no sé qué hacer.

Pido de aquí en más, mañana me voy a acercar a la fiscalía, responsabilizo a quien corresponda de la integridad de mi hija y yo; necesito que alguien se haga cargo de esto o que le pongan una tobillera electrónica pero ese muchacho le determinaron un arresto y sigue en la calle. Yo a esto lo hago como mamá, mi hija es mayor pero vive conmigo es mi responsabilidad; nosotros seguimos siendo padres y ellos siguen siendo nuestros hijos me preocupa esto. Y necesito una asistencia psicológica obligatoria a mi hija, porque no escucha a nadie, es una excelente persona, es una mujercita hermosa. Él le dice que nadie lo ayuda, que está solo, la reta porque ha dejado que se lo lleven preso; él en un momento llamé al hermano de Bovril, hablé con la mamá.

El año pasado en Diciembre perdió un hijo trágicamente, le pedí perdón a la mamá por hablarla de esta situación pero quería que me comprenda, entonces se lo llevaron de Paraná, estuvo en Bovril y volvió al mes; y le dejaba mensajes a mi hija diciéndole que ella era la culpable de que lo llevaran preso, en un momento le dijo que él la iba a venir a buscar que aprontara dos mudas de ropa. Tengo el celular guardado, que se vaya a dormir a la casa de una amiga y que él le iba a decir a qué hora la iba a pasar a buscar con un amigo; este muchacho suelto es un riesgo. Yo le dije a la familia, el hermano mayor que vive en Villaguay no tenía conocimiento y me agradeció que les haya hablado pero alguien tiene que tomar consciencia y una determinación.

Pido que la justicia nos ampare, mi hija y yo necesitamos protección y sino de aquí en más responsabilizo a quien tiene que determinar una solución de este caso de lo que pueda ocurrirme a mí en mi domicilio, si este muchacho se aparece en cualquier momento, a mi hija; porque ha estado con las amigas haciendo mandados y él se la lleva, tiene amigas en el barrio y hace unos quince o veinte días fue con el cuello marcado no sé con qué.

Cuando nos rompió el vidrio en mi casa le di el teléfono para que llame al 911 mientras yo lo hablaba, intentamos ayudarlo y mi hija no supo llamar porque estaba paralizada por la misma situación. La misma gente del barrio llama cuando lo ven porque todos saben qué familia somos. Ese chico robó de una iglesia, una madera de una batea bautismal y allanaron mi casa, ¿cómo fueron tan rápidos ahí? No encontraron nada, hace cuarenta y dos años vivo ahí, llegaron a buscar la madera a mi casa porque tenían una foto de la madera en un lugar donde estaba mi hija, yo le dije que le iba a creer si me traía una foto de mi hija robando la madera.

Con todas las denuncias y restricciones, nunca lo encuentran. Él ha estado en el refugio de calle Churriarín, ha estado en el refugio de calle Carbó, en el refugio de Anacleto, estuvo en el CIC; donde está hace inconvenientes.

Desde Julio del año pasado lo vengo denunciando, y ya no sé qué hacer.

Fuente: RADIO LA VOZ.
Paraná

Teclas de acceso