Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
JURY A GOYENECHE

Pedro Opromolla: “La relación era muy unida, era familiar”

El contador Pedro Opromolla habló de su declaración en el jury que se sustancia contra la procuradora general adjunta y fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche. Ratificó sus expresiones y añadió que se sorprendió de la cerrada negativa de ella y su esposo a reconocer el vínculo que los unió mucho tiempo. También sostuvo que los contratos de fideicomiso y el alquiler de un departamento con la acusada existieron y estuvieron ajustados a las normas vigentes.

Pedro Opromolla declaró en el jury que se sustancia contra la procuradora general adjunta y fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche, por supuesto mal desempeño de sus funciones en la causa conocida como Contratos en la Legislatura.

Opromolla está imputado en aquella causa, en la que se investiga el presunto accionar de una organización que durante una década habría sustraído millonarias sumas de dinero de las arcas del Estado mediante la celebración de contratos de obra celebrados en ambas cámaras legislativas.

Fue imputado por integrar un estudio contable que fue allanado. Fiscalía sostiene que allí se gestionaban los monotributos de los contratos.

El diálogo con EL DIARIO, ratificó lo que sostuvo en el jury, donde declaró como testigo, y manifestó su sorpresa por la cerrada negativa de Goyeneche y su esposo en negar la relación de amistad que los unió hasta 2018 y confirmó que los contratos de fideicomiso entre él y la acusada, existieron, como así también la distribución de un alquiler de un departamento de acuerdo a los porcentajes que cada uno tenía del inmueble.

–¿Desde cuándo funciona el estudio contable que usted integraba? ¿Tuvo distintas etapas? ¿Quiénes las integraron?

–Como ya lo dije y sostuve en el jury, el estudio se inició en el 98 cuando nos recibimos como contadores públicos, ahí arrancamos como socios Guido Krapp, Sebastián Orlando (N de la R: es el esposo de la fiscal acusada) y yo. Esa primera etapa duró hasta el año 2000, cuando el contador Orlando se fue del país.

Después podríamos decir que otra de las etapas fue cuando el contador Orlando volvió a la Argentina, y empezó a tener nuevamente una relación comercial, porque la amistad siempre la mantuvimos durante todo ese tiempo.

A partir del 2008, 2009, empezó a traer al estudio clientes de donde él empezó a realizar tareas administrativas, para que nosotros asesoremos a esos clientes, contable e impositivamente.

El concurría asiduamente al estudio, tenía relación con la mayoría de las personas con las cuales compartíamos el espacio físico, por ejemplo, el analista de sistema Nicolás Beber.

-Esa acción de acercar clientes al estudio ¿tenía algún tipo de contraprestación?

–Como lo sostuve en el Jury, en esa segunda etapa, fue todo relacionado básicamente con el tema comercial y obviamente con la amistad que teníamos con Orlando.

No había una contraprestación monetaria porque no compartíamos ni ingresos ni gastos del estudio con él, más allá que no le cobrábamos honorarios, tanto a él como a su esposa, por las tareas que le brindábamos mensual y anualmente o por ahí, por tareas extraordinarias que nos pedían. Reitero como lo dije en Jury, que el contador Orlando, en esta segunda etapa, no era socio del estudio.

–En el jury fue cuestionada la relación de amistad que habrían mantenido ¿qué puede decir al respecto?

–Bueno, por ahí, no entiendo mucho sus declaraciones, pero la relación de amistad era muy unida, familiarmente hablando. Incluso cuando se fue a Estados Unidos seguimos manteniendo la relación telefónicamente y después, en el 2006, fui con mi familia a Europa, estuve una semana alojado en su casa y luego recorrimos juntos Europa.

Si bien la relación primaria, como lo comenté en el jury fue con él, después obviamente fue más una relación de amistad familiar, entre las dos familias. Asiduamente nos reuníamos en nuestra casa o en la suya, cuando podíamos, y de hecho compartíamos momentos no solamente en nuestras casas, sino en otros lugares.

–¿Qué sintió cuando en el jury, esta relación que usted sostiene que era mucho más fuerte y profunda de lo que se dijo, fue negada rotundamente por la imputada y su esposo?

–Y, sentí algo raro, que no sentí con el resto de mis amistades que en todo momento me apoyaron absolutamente en todo. No sé qué es lo que tienen para decir, pero la verdad es que me sorprendió.

–Tanto la imputada como su esposo sostuvieron que la relación se cortó tajantemente en 2018, cuando empezó a sustanciarse la causa Contratos.

–Sí, sí, se cortó tajantemente.

Trámite

–Periodísticamente se conoció que usted realizó un trámite que le solicitaron la acusada y su esposo. Se trató de una certificación de ingresos para un rodado. ¿Qué tiene para decir de esa situación?

–Sí, sí, el trabajo existió, me lo encomendaron ellos, la certificación de ingresos para adquirir un rodado. Tal era la relación de amistad que hasta fui personalmente a su oficina, la oficina de la doctora para que me firmara el trabajo para poder presentarlo en el Consejo. Después, con el tiempo me di cuenta que había una investigación por detrás que se superponía con el trabajo que estaba haciendo y con la relación de amistad.

–En el jury se ventilaron dos contratos de fideicomiso y uno de alquiler respecto de uno de aquellos.

–Sí, tal como se mencionó en el jury, los contratos de fidecomisos existieron, están ajustados a las normas legales y sobre uno de ellos existió un contrato de alquiler que compartíamos en la proporción que teníamos en el fidecomiso propiamente dicho.

–¿Por qué cree que le ofrecieron a usted ambas inversiones y la locación del inmueble?

–Y bueno, yo considero que fue por la situación de amistad y confianza, por sobre todas las cosas, que existía en ese momento.

Fuente: EL DIARIO DE PARANÁ
JURY A GOYENECHE

Teclas de acceso