Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Decreto 892/2020

Ponen en marcha el nuevo Plan Gas 2020-2024

A través del decreto 892/2020, el Gobierno nacional puso en marcha este lunes el Plan Gas.Ar, una iniciativa que tiene como objetivo producir 30.000 millones de metros cúbicos de gas argentino en cuatro años; generar un ahorro fiscal de u$s2.500 millones y un ahorro en divisas de u$s9.200 millones.

El presidente Alberto Fernández firmó el DNU y puso en vigencia el nuevo Plan Gas 4 con el objetivo de detener el declino de la producción del gas convencional, sustituir importaciones de GNL y el consumo de combustibles líquidos, disminuir la salida de dólares por energía, potenciar el empleo en el sector y garantizar el gas para el invierno 2021.

El decreto de 11 páginas declara de interés público nacional y como objetivo prioritario la promoción de la producción del gas natural argentino, establece una subasta de 70 millones de m3 por día (modificables) y levanta el cepo cambiario para que empresas accedan a dólares frescos para realizar inversiones. Las licitaciones tendrán un precio máximo aproximado de u$s3,70 por millón de BTU. La diferencia entre lo que oferten y lo que finalmente se pague correrá por cuenta del Estado.

El denominado “Plan de Promoción de la Producción del Gas Natural Argentino” crea un nuevo Esquema de Oferta y Demanda hasta 2024, basado en un sistema competitivo en el Punto De Ingreso al Sistema de Transporte (PIST). Los proyectos offshore tendrá un plazo de ocho años y las productoras tendrán hasta 11 millones de m3 por día destinados a la exportación, exclusivamente durante el período no invernal.

El Esquema queda bajo la órbita de la Secretaría de Energía de Darío Martínez, pero instruye al Enargas que dirige Federico Bernal a dictar los actos administrativos necesarios para su implementación. En tanto que Ieasa y Cammesa deberán prestar toda la asistencia técnica que fuere requerida. El Gobierno busca de este modo normalizar un mercado de gas, que en los últimos años presentaba severas distorsiones, para satisfacer en forma eficiente la demanda de todos los segmentos, pero principalmente de hogares, industrias y la generación eléctrica.

“El plan tiene como objetivo producir en cuatro años 30.000 millones de metros cúbicos (mmm3) de gas argentino, nos va a generar un ahorro fiscal de u$s2.500 millones, un ahorro en divisas de u$s9.200 millones. Esto no significa que dejemos de importar energía, pero sin dudas vamos a necesitar menos GNL que este año”, afirmó Martínez.

El DNU -que conlleva un Anexo de 37 páginas más- fija como objetivos la llegada de inversiones, la protección de los derechos de los usuarios, el agregado nacional de valor a toda la cadena gasífera, el sostenimiento de los empleos, la generación de certidumbre para las empresas productoras y distribuidoras y dar previsibilidad en el abastecimiento a la demanda prioritaria y al segmento de generación eléctrica de fuente térmica.

Martínez explicó que los 70 mmm3 diarios se decidieron por el máximo de transporte de gas que tiene el actual sistema y adelantó que prevé una ampliación de la red por otros 10 mmm3 adicionales por unos u$s600 millones, con la mira puesta en el gasoducto Vaca Muerta-Porto Alegre. “Hay un gran desafío de aumentar la producción y tiene que ver con un esquema a más largo plazo que trabajamos para lograr definitivamente dejar de importar. Como parte de eso le pedí al embajador (Daniel) Scioli que analice la industria brasileña y ver qué contrato se puede lograr a largo plazo, viendo que en el declino de Bolivia, tenemos una oportunidad para la inversión que justifique este caño”, señaló el secretario a Télam.

El Plan Gas 4 también aboga por la protección de los intereses de los consumidores y las consumidoras. Sobre este último aspecto, el decreto promete un esquema que sea “capaz de prever precios justos y razonables compatibles con la seguridad de abastecimiento” y reabre oficialmente un proceso de renegociación de la revisión tarifaria integral vigente, de carácter extraordinario. “Es preciso orientar la política energética y tarifaria con sentido social, de manera de proteger fundamentalmente a los sectores con menores ingresos”, subraya el texto.

En este marco, Martínez adelantó que los subsidios a las tarifas no se incrementarán en términos del PBI. “Es un primer objetivo que nos propusimos. Luego, independientemente de la situación y la capacidad de pago de los argentinos, queremos hacer un uso más eficiente de los subsidios”, aseguró. Para afinar la ayuda al beneficiario que realmente lo necesita, Energía mantiene contactos con la Anses para corroborar bases de datos y desarrollar herramientas, que permiten identificar a los sectores más vulnerables de la población.

“Estos instrumentos –aseguró Martínez- nos permitirían subsidiar al sector que realmente no puede pagar el costo de la energía, pero también indicaría dejar de subsidiar a sectores que sí pueden pagarla y que en términos porcentuales de sus salarios es aún menor lo que incide en sus ingresos que en los sectores más bajos”.

El decreto procura “amalgamar” el Esquema con los planes de estímulo a la oferta de gas establecidos por las Resoluciones 46, dictada en noviembre de 2017, y promete duras sanciones a las empresas que no cumplan con lo firmado. Según trascendió, las compañías que ingresaron a la “Reso 46” podrán sostener sus reclamos por la caída de pagos hasta la entrada en vigencia de este decreto.

Además, el DNU incentiva la contratación de mano de obra y pymes regionales, de las provincias productoras, y ordena al Banco Central levantar las restricciones al dólar para las empresas que adhieran al Esquema. “En caso de que existan normas que limiten el acceso al mercado libre de cambios (MLC), para la repatriación de las inversiones directas y sus rentas y/o la atención de servicios de renta o principal de endeudamientos financieros del exterior, (el Banco Central) deberá establecer mecanismos idóneos con el fin de facilitar el acceso a dicho mercado a tales fines, cuando los fondos hayan sido ingresados por el MLC y sean operaciones genuinas a partir de la entrada en vigencia del presente decreto y destinados a la financiación de proyectos enmarcados en el esquema”, subrayó la norma de necesidad y urgencia.

El nuevo Plan de Promoción de la Producción de Gas Argentino, conocido como Plan Gas 4, permitirá sustituir importaciones por u$s5.629 millones, generar un ahorro fiscal de u$s2.574 millones, aumentar la recaudación en u$s2.525 millones y atraer inversiones privadas por u$s5.000 millones hasta 2024.

Para el Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, "se inicia un proceso virtuoso de trabajo, inversión, producción, desarrollo regional y aumento del Valor Agregado Nacional. Comienza una etapa de sustitución de importaciones, ahorro de divisas, disminución del gasto público y mayores regalías para las provincias".

"Vamos a recuperar rápidamente el declino de producción el invierno que viene e incluso demandar menos importaciones de Gas Natural licuado (GNL)", indicó.

Fuente: Ámbito
Decreto 892/2020

Teclas de acceso