Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Los deportistas están chochísimos

Por DNU, la Secretaría de Deportes se convierte en Agencia

Una medida que no tiene nada de urgente ni de necesario, el presidente Mauricio Macri firmó un decreto a través del cual pone a disposición del mercado los bienes del Estado.

La mira apuntó al patrimonio inmobiliario que representan los lugares de entrenamiento para atletas, los espacios recreativos y hasta turísticos -terrenos que superan con holgura las 800 hectáreas- y que ahora serán administrados por una Agencia mixta. Denominación que tendrá lo que fue la Secretaría de Deporte que quedó degradada a ese status inferior. Una curiosa forma de concretar a las apuradas reformas en el área deportiva que nadie pedía. Ni los dirigentes, ni los entrenadores y mucho menos los deportistas. Sin embargo, el texto de la norma justifica su razón de ser en “lograr la utilización racional de los recursos públicos para potenciar una gestión más eficiente”.

Algo que no parece quedar plasmado en lo que dejó la gestión de Carlos Mac Allister, ex Secretario de Deportes, quien prefirió dejar el cargo para disputar la precandidatura a gobernador por La Pampa.

Carlos Castagneto, Diputado del Frente para la Victoria e integrante de la Comisión de Deportes, declaró: “Es una locura. Primero le sacaron la plata al Enard, ahora desaparecerá la Secretaría, quieren vender el Cenard que tiene instalaciones que son patrimonio nacional y además privatizar el deporte. Y le digo más, hace unos días vinieron al Congreso dos abogados de la Superliga a hablar de las sociedades anónimas. Porque quieren que los clubes se conviertan en SA”.

Hay una pregunta clave: “¿Por qué no esperar hasta que el Congreso inicie sus sesiones ordinarias, el viernes 1º de marzo, y debatir como corresponde un ‘programa de gestión a 20 años’, como reza el proyecto en sus considerandos?” Al parecer el presidente está más preocupado por vender y privatizar, antes que en promover el desarrollo de los deportistas amateurs, y profesionales, argentinos.

Por otro lado, a la Agencia se le concederá “plena capacidad jurídica para actuar en los ámbitos del derecho público y privado” además de señalar que “su patrimonio estará constituido por los bienes que se le transfieran y los que adquiera en el futuro por cualquier título”, es decir que tendrá el poder y la personería jurídica para actuar y manejar a gusto y piacere los bienes adquiridos. Para que esto fuera posible, el gobierno tuvo que realizar varios artilugios jurídicos, como por ejemplo derogar artículos de la Ley del Deporte promulgada en 1974, de la que creó la comisión de automovilismo y motociclismo deportivo, la del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, la del Ente Nacional de Desarrollo Deportivo y la nueva Ley del Deporte.

La clave está en el Artículo 15º, ya que determina los recursos operativos que tendrá la Agencia. En la cláusula C, inciso II, explica que serán posibles “las ventas, locaciones u otras formas de contratación de sus bienes muebles y servicios”. Esto abre la posibilidad de rematar toda infraestructura que utilice la comunidad deportiva.

Entre esos bienes están las instalaciones del Cenard ubicado en el barrio de Núñez (11,5 hectáreas), los predios de Ezeiza donde se levantan los Centros Argentinos de Deportes en la Naturaleza (Caden 1 y 2) y el estadio nacional de béisbol (582,26); más el Centro Nacional de Desarrollo Deportivo (CeNaDe) de Esteban Echeverría (38,33) y la pista nacional de remo del Tigre (124). Un total de 825 hectáreas y la enumeración continúa… 42 hectáreas que el estado le cedió a la AFA de manera precaria y en comodato hasta 2048 -y en las que se levanta el centro de selecciones nacionales-, el complejo turístico de Chapadmalal, 35 hectáreas de la villa olímpica que se construyó en Villa Soldati para los Juegos de la Juventud realizados en 2018.

Como si esto no fuera poco, la acción de contención que realizan las distintas entidades deportivas a nivel nacional y provincial, para el gobierno representa una pérdida de dinero por lo que en estos tres años las partidas se redujeron en un total de 3.845 millones de pesos; dejando a los deportistas con un presupuesto de 991millones de pesos para afrontar los Juegos Panamericanos a realizarse en Lima, este año.

Fuente: LA VOZ / Página 12
Los deportistas están chochísimos

Teclas de acceso