Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
en la zona este de San Benito

Por la desaparición de Fernanda Aguirre se realizaron rastrillajes y una excavación

Este viernes, la Justicia de Paraná autorizó el allanamiento y excavación de una parte de un terreno ubicado en la zona este de San Benito, con el fin de buscar indicios en la causa que se investiga la desaparición de Fernanda Aguirre.

Un familiar directo de la menor desaparecida 17 años atrás en San Benito, aportó un dato que llevó a que la Justicia de Garantías en turno dispusiera una serie de medidas para confirmar o descartar la información.

Este viernes, llegaron a calle Chile al final de San Benito, autoridades judiciales, médicos forenses, bomberos zapadores, personal de la Dirección de Criminalística y de Homicidios, a fin de avanzar con la inspección, rastrillajes y excavación de una superficie de 20 metros por 80 centímetros de profundidad.

Allí se verificó, que al menos la tierra se encontraba muy compactada, por lo que era poco probable que haya sido removida en los últimos años. Tras el procedimiento, no se encontró nada de interés vinculado con Fernanda Aguirre.

La desaparición de Fernanda

Fernanda desapareció en la tarde del 25 de julio de 2004, tenía 13 años, y había salido de su casa hacia el puesto de flores que su familia tenía frente al cementerio de San Benito.

En la dramática historia, se estableció en la causa judicial que llevó adelante el juez Héctor Toloy, que los captores llamaron a los familiares de la nena, y reclamaron el pago de 2.000 pesos por el rescate.

En la causa quedó vinculado Miguel Ángel Lencina, quien tenía salidas laborales del penal de Concepción del Uruguay, donde cumplía la condena por el homicidio de una mujer.

Lencina fue detenido y pocos días después, el 6 de agosto de ese año, fue encontrado ahorcado en la comisaría quinta.

Hubo un juicio por el secuestro y desaparición de Fernanda, en el que fue condenada a 17 años de prisión, Mirta Chávez, la pareja de Lencina.

Por la angustia y el dolor, el 11 de mayo de 2011, murió la madre, María Inés Cabrol, quien motorizó las movilizaciones y el reclamo de justicia.

Fuente: Diario Uno de Entre Rios
en la zona este de San Benito

Teclas de acceso