Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
NO ES EL COMERCIO

Quiroga: “400 comercios cerraron entre el micro y macrocentro".

Para el Centro Comercial e Industrial de Paraná, el elevado nivel de contagios por Covid “no tiene que ver con nuestra actividad, sino con las fiestas clandestinas que tuvieron lugar hasta en las islas, y que recién ahora se atacan fuertemente”.

El Presidente del Centro Comercial e Industrial de Paraná, Marcelo Quiroga, charló sobre la situación del comercio en relación a las restricciones sanitarias.

“Desde el Centro Comercial peleamos para que el comerciante adecúe su horario a su conveniencia”, con los límites horarios impuestos desde las autoridades, indicó Quiroga en los estudios de Radio La Voz.

Al respecto, “con el Ministro de la Producción tuvimos una charla telefónica semanas atrás, y me consultaba sobre el estado del sector comercial. Le manifestamos que como toda actividad, finalizada la temporada de verano, y salvo la Semana Santa, ahora nos vemos a oscuras, por el sacudón que se viene por la segunda ola. Más allá de las restricciones que pone el Gobierno, entendemos que la gente se restringe por temor al contagio. Además, de 45 millones de habitantes, tenemos poco más de 1 millón, vacunados. La gente tiene temor al contagio, y más allá de las libertades que nos puedan brindar, no hay público, ni circulación”.

Para Quiroga, también cayó la llegada de turistas de otras provincias, “bajando un 18% la cantidad de turistas de Buenos Aires, pero incrementándose el número de gente de dentro de la provincia, o de Santa Fe, para tener viajes más cortos, con el menor contacto con extraños”.

CONTAGIOS

“No es producto del movimiento turístico”, enfatizó Quiroga, “sino de la proliferación de la clandestinidad”, agregó. “Vivimos un año con clandestinidad, tuvimos un año lleno de fiestas clandestinas, movidas en la isla, en embarcaciones, y recién hace 15 días el gobierno provincial toma connotación seria, y deriva a la Justicia Federal para que se tomen sanciones”, lanzó el empresario.

“Desde el sector comercial, instamos a la aplicación estricta de los protocolos. Deben ser contados con los dedos de la mano quienes no lo siguen… porque no somos tontos, y el comerciante necesita ejercer el comercio como medio de vida. Sería una estupidez no aplicar protocolos, porque sería como atentar contra vos mismo”, dijo enfáticamente Quiroga. “Por eso, no hay razón para que siempre la actividad habilitada pague los platos rotos, y se nos restrinjan los horarios, la actividad, y la libertad de llevar el pan a las familias. Y no son grandes cadenas – que no han sufrido nada-: estamos hablando de pymes”.

El empresario remarcó que “esa doble vara para medir es la que nos preocupa. Las Pymes son las que tienen que pagar un alquiler, en incluso hay propietarios que no han entendido la situación, lo que se refleja en los 400 locales vacíos, entre el micro y macro centro. Nos preocupa el despoblamiento, y que haya dueños que prefieren tener un local cerrado, que alquilarlo a menor costo”.

Sobre las acciones en conjunto con la comuna, Quiroga reconoció que “el municipio ha continuado con la obra del Centro Comercial a cielo abierto, que es la puesta en valor, tanto de la peatonal, como en las zonas aledañas. Continúa en 30 días arrancando el tramo entre Urquiza y 25 de Junio, y así, estiman que para fin de año va a estar concluida la peatonal, continuando con los laterales”.

Consultado sobre las diferencias de precios entre el centro y un barrio, Quiroga explicó que “la incidencia principal es el alquiler. Un local de 5 metros de frente no está bajando de 75 mil pesos, y a eso hay que sumarle un empleado. Es un despropósito el costo de los alquileres, lo que ha llevado a muchísimos comerciantes a la quiebra. La inflación te corre por delante, vos vas por detrás. Los insumos básicos aumentan todos los meses, lo que hace que la gente en el centro tenga que vender un poco más caro, que lo que puede hacer un comerciante, a unas pocas cuadras, que tiene un costo distinto”.

Sobre el panorama para este 2021, “avizoramos un 2021 difícil. En lo anímico, creo que para fin de año vamos a repuntar. Pero mientras tanto, vamos a tener un otoño y un invierno muy duro, producto de la crisis que se avecina, si no llegan las vacunas. Lo que necesitamos desde el sector comercial es alivianar la carga impositiva, con moratorias amplias y quitas de intereses. Necesitamos tener, mínimamente, eso, como para quitarnos un peso de encima, con la esperanza de un 2022 que nos permita recuperar la sonrisa”, finalizó.

quiroga.mp3

Fuente: lavoz
NO ES EL COMERCIO SINO LAS CLANDESTINIDAD

Teclas de acceso