Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
"Me siento liberado"

Relato en primera persona de una víctima de abuso

Sergio Decuyper, paranaense, dialogó con Radio La Voz sobre la denuncia penal por abuso sexual que presentó contra su tío en el momento que era sacerdote. Estas fueron sus declaraciones:

"Yo me fui de Argentina en Mayo del 2002, a los 22 o 23 años me vine a Madrid, me vine con mi novia de toda mi vida, nos casamos y tuvimos hijos; ahora estamos separados pero nos llevamos muy bien.

Estoy estudiando Relaciones Internacionales, le ayudé a mi ex esposa a estudiar medicina y ahora ella me está ayudando a terminar mi carrera, un gran trabajo en equipo que nos llevó trece años" contó.

"Mi factor fue más personal, y lo económico también me empujó un poco a salir del país.

Lo curioso es que yo me termine de dar cuenta el año pasado es que ese trauma había quedado encapsulado, tenia todos los síntomas psicológicos y físicos. Estaba muy enojado siempre, me caía mal la comida, me dolía mucho la cabeza, iba al médico y no me encontraban nada. Cuando me fui empecé terapia, y no era consciente del abuso, después de cinco años de terapia logre destrabar el abuso. Siendo tan niño.. mi recuerdo es que después del abuso me entregó a los brazos de mi madre, me acuerdo que me hacia pis en la cama, movía la cabeza para dormir.. El año pasado viajé a Paraná y le conté a mis padres, les dije 'mamá papa el tío José me hizo abuso'; fue con acceso, estuve con medicación hasta el año pasado y necesité mucha ayuda" relató.

"Tenía cinco o seis años y no podía contar, no me animaba. Todo se manifestaba como una pesadilla, mi esposa se daba cuenta porque me despertaba gritando. Con la terapia pude descubrir de qué se trataba, mi esposa me ayudó y acompañó mucho, es una gran profesional.

En el camino de terapia que hice, en Febrero del año pasado cuando me di cuenta de que era mi tío, quería resolver mi problema y en el camino me di cuenta que necesitaba denunciar. El primer paso era la denuncia canónica en Roma y después la denuncia penal, en el canónico he tenido muchos problemas, me esta yendo mejor en la denuncia penal" sostuvo.

"Me dieron la posibilidad de hacerlo online, el fiscal Leandro Dato me recibió la denuncia. La causa se tiene que abrir en los términos que la fiscalia lo determine, la abren contra mi presunto abusador, mi tío; en la denuncia manifiesto todo el proceso también contra la iglesia. Soy consciente de que es una persona mayor, está enfermo y no va a poder declarar por el Alzheimer.

Mi batalla no es contra la iglesia, mi propósito es ayudar a otras víctimas que sepan que pueden y tienen que pedir ayuda; mi primer objetivo es sanar personalmente" aseveró Decuyper.

"La reacción de mi familia, les cuesta mucho porque vivíamos todos en esa casa donde ocurrió el abuso y además porque es mi tío. Es su proceso también, les mando mi apoyo y cariño.

Soy de las víctimas a las que él les ha prestado su tiempo, le escribí una carta y luego me llamó. Me dio consejos de que tenia que hacer mi proceso en silencio sin denunciar, creo que me quería cuidar mi salud diciéndome que tuviera cuidado con los periodistas que me iban a manipular y como que nadie tendría que saberlo. Me gustaría hablar nuevamente con él para contarle mi proceso.

Después de hacerlo público, hace quince días me siento mucho mejor, me siento liberado; una vez hecha la denuncia uno se libera. No es lo mismo un abuso dentro que fuera de la iglesia".

Sergio agrega que "tengo cuatro personas que se han contactado conmigo, también han sido víctimas y siento que mi objetivo está cumplido con estas cuatro personas".

"Mi tío cumplió con los síntomas de abusador, el me regalo mi primer computadora de adolescente, yo no era consciente del todo pero sabia que algo raro había; como que él quería rectificar el hecho estando muy pendiente del tema. Conmigo no, nunca más me sacó el tema ni tuve la posibilidad de que se volviera a repetir, cumple las características de ser abusador.. lo cambiaban mucho de parroquias, estuvo en Santa Ana, una parroquia de Ramirez y luego creo que volvió a La Milagrosa, cuando yo me vine a España él estaba en Las Cuevas, un pueblo de Diamante".

Aclara que "esas cuatro personas no son víctimas de mi tío, son víctimas de otro tipo de abuso pero no de sacerdotes, me manifiestan que es muy difícil de hacer el proceso penal que yo hice. De momento yo soy la única víctima de mi abusador".

"Estamos en contactos con mis padres, les está costando mucho la presión social, es un tema muy difícil para ellos y pido respeto. Lamentablemente somos victimas de una forma de educación, es una sociedad muy conservadora.

Yo no tengo redes sociales, abrí un Facebook y los mensajes que me llegan son muy positivos. Desde que hice la denuncia me siento muy contenido, pero antes lo pasé muy mal porque me aconsejaban que no hiciera escándalo, que me quedara callado" destacó Sergio.

Fuente: LA RADIO LA VOZ 901
"Me siento liberado"

Teclas de acceso