Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
A tres años de su desaparición

Santiago fue una víctima de la AFI de Macri y Bullrich

La desaparición forzada de Santiago Maldonado, de la cual hoy se cumplen tres años, se produjo en un clima de fuerte hostigamiento y represión hacia las comunidades indígenas del sur argentino. Recientemente se conoció un informe que devela los métodos utilizados por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en el gobierno de Macri para establecer falsos vínculos entre diferentes sectores sociales y políticos bajo la finalidad de acusarles de «terrorismo». En ese entonces, la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) fue relacionada con la organización Tupac Amaru, las Madres de Plaza de Mayo y hasta los separatistas vascos de ETA.

El informe secreto que reveló la semana pasada el diario Tiempo Argentino planteaba «sospechas de que sectores políticos importantes a nivel nacional y ONG extranjeras financian parte de sus actividades. (…) Se detectaron mensajes a través de los servicios de Telegram y WhatsApp en los que hay diálogos que muestran una coordinación ya consolidada entre los grupos, que bajo consignas de querer conformar una nación mapuche, contra la opresión capitalista y la extranjerización de tierras, están cometiendo todo tipo de ilícitos». Aunque resulta irrisorio, esto se dio a conocer como parte de la investigación que tramita en los tribunales federales de Lomas de Zamora por espionaje ilegal.

El operativo represivo de Gendarmería para desalojar un corte de ruta de la comunidad mapuche Lof de Cushamen en Chubut aquel 1 de agosto debe remontarse a algunos hechos anteriores de violencia institucional. Entre el 9 y el 12 de enero de 2017, la Gendarmería y la Infantería de Chubut habían realizado ataques contra la Pu Lof utilizando balas de goma e hiriendo de gravedad a dos integrantes de la comunidad. Un día antes de la desaparición de Santiago, se había realizado un corte de calle frente al Juzgado Federal de Bariloche para pedir por la liberación de Facundo Jones Huala y nueve personas habían sido detenidas. En ese entonces las cartas ya estaban echadas sobre la mesa: el Gobierno nacional embestía con todo su aparato represivo sobre los reclamos indígenas. Mientras tanto, la conflictividad social crecía en estos territorios.

«No me sorprende la conexión que pueda haber hecho la AFI de Macri y Bullrich porque se intentó, desde un primer momento, la construcción del enemigo interno a partir de actos represivos. El operativo contra la comunidad Pu Lof fue dirigido desde la estancia de Benetton», explica a El Grito del Sur Carlos «Puma» Katrileo, comunicador mapuche y periodista de Télam. Luego, agrega que «la utilización de la RAM es una vieja fórmula de los sectores de poder para estigmatizar y poner en el banquillo de los acusados a organizaciones políticas que cuestionan el sistema, en este caso las indígenas. A la RAM la vincularon con Irán y Venezuela, también le adjudicaron, de repente, 117 acciones de sabotaje. Se utilizó la estructura del Estado para culpabilizar a la orga mapuche de ser la causante de ciertas acciones».

Isabel Jones Huala, madre de Facundo, relaciona el caso de Santiago Maldonado con el encarcelamiento que aún sufre su hijo. «Todo lo que llevó a que Facundo quedara encarcelado en Temuco a partir de convenios entre Argentina y Chile -aún vigentes-, se inscribe en la acusación que nos hicieron de terroristas. Hoy es un día triste y de reflexión, de pensar que uno puede vivir diferente sin que nos quieran exterminar. Santiago pedía la liberación de Facundo, por eso duele más todo lo que pasó. Desde ese momento no cambió nada, con este gobierno sigue siendo lo mismo para nosotros», señala en diálogo con este medio.

Por último, Nora Cortiñas asegura que «la RAM fue inventada por Patricia Bullrich, ella era una obsesiva de la persecución. Por eso hizo desaparecer las muestras que marcaban que a él lo habían sacado de la orilla del Río Chubut. Después le hicieron creer al pueblo argentino que Santiago estuvo 80 días sentado en la vera del río». «Pasaron tres años, el Estado fue responsable y sigue siendo responsable por no seguir una investigación exhaustiva. Todavía estamos esperando saber realmente qué es lo que pasó con Santiago. Acá hubo desaparición forzada seguida de muerte, no hay ninguna duda. Reivindicamos su lucha, actualmente seguimos con un estado de violación a los derechos humanos que nos preocupa mucho», concluyó la referente de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora.

Fuente: el grito del sur
A tres años de su desaparición

Teclas de acceso