Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
NEONATOLOGÍA DEL HOSPITAL SAN ROQUE

Se invierten 4 millones de pesos para atender a un prematuro

El sistema de salud entrerriano afronta diferentes desafíos, sobre todo en tiempos de crisis económica donde la mayor demanda supera cualquier tipo de previsibilidad. Una de las áreas donde se trabaja a “cama caliente” todo el año es aquella asociada al estudio y la asistencia de los recién nacidos. Si bien son diversas las patologías que se deben atender en una Neonatología, los nacimientos de bebés prematuros constituyen una de las principales tareas de los equipos médicos en Entre Ríos. Un caso que puede servir como testigo es la Neonatología del hospital Materno-Infantil San Roque, una institución modelo en Paraná. Según datos oficiales en ese nosocomio se atienden 3.000 nacimientos anuales, de los cuales 300 son prematuros, es decir una tasa del 10%. “De ese 10%, si se recorta un universo de diez niños tres van a ser microprematuros, es decir con menos de 1.000 gramos, o de muy bajo peso o de extrema prematuridad con 25 o 24 semanas de edad gestacional con pesos de entre 600 y 750 gramos”, reveló el jefe del área de Neonatología del hospital San Roque, José Luis Casco.

Se debe entender por prematurez a los nacimientos que se producen antes de las 37 semanas de gestación, con un peso menor a los 2.500 gramos. Por su calidad de prestación y de alta complejidad la Neonatología del San Roque está preparada para atender casos de prematuros menores de 1.500 gramos (32 semanas de edad gestacional), así como también los embarazos que se producen en término. “Por pertenecer a la categoría 3B nos derivan muchísimos chicos que no pueden ser atendidos en otros centros médicos”, afirmó el profesional.

Debido a la estructura de regionalización del sistema de salud entrerriano, el San Roque recibe todas las derivaciones de la costa del Paraná, cubriendo de esa manera el déficit edilicio, de recursos humanos y de otros factores que presentan algunos efectores. “En el prematuro las dos primeras horas de vida son cruciales, porque ahí se marca su mortalidad o morbilidad, es decir todo el agregado de patologías que pueda llegar a tener: alteraciones en el sensorio, hemorragias intracraneales, alteraciones cognitivas, pulmonares, de oídos”, repasó el profesional.

Estas son las consecuencias de tener que completar su gestación en un útero artificial, en la mayoría de los casos entubados con respirador y con asistencia permanente.

Causas

De acuerdo a las estimaciones de los especialistas la tasa de prematuridad se mantendrá en niveles estables. En todo caso los equipos de salud podrán actuar sobre diferentes factores “que pueden agravar ese nacimiento prematuro, una de ellas es pesquisar a la mamá con una enfermedad previa: diabetes, hipertensión, una mamá que sea adolescente, adicciones. Todo ese grupo de mamás en situación de vulnerabilidad, son las que son captadas y enviadas a un centro de mayor complejidad”, alertó Casco.

Esta es una forma de reducir la mortalidad y la morbilidad, tanto en la mamá como en el recién nacido.

Sobre los casos de mamás adolescentes, el pediatra dijo que en líneas generales se dan un rango de edad que va de los 15 a 17 años. “Es un pool de mamás importante, porque de 10 diez partos, uno o dos van a ser de adolescentes. Es gente no preparada, que vienen con embarazos a veces ocultos, no deseados y fundamentalmente, sin ningún seguimiento. Todo eso hace que se añada un montón de situaciones que puedan incidir posteriormente en la mortalidad o la morbilidad”, reflexionó el médico.

A la hora de analizar la incidencia de la mortalidad por prematurez en Entre Ríos, Casco sostuvo que “es muy alta para niños extremadamente pequeños, de 24, 25 semanas con 500, 600 gramos. El niño con tan baja edad gestacional y tan poco peso, genera una situación en cualquier lugar del mundo que favorece a que se presenten las posibilidades de un alta mortalidad”.

Una Neo modelo

La tasa de ocupación en el sector destinado a los recién nacidos es del 80%, teniendo en los meses de invierno una demanda que supera cualquier previsibilidad. La capacidad de la sala es de 30 unidades, aunque se puede llegar a extender para atender hasta 37 chicos. “La demanda es continua, porque nosotros tenemos una maternidad incluida”, puntualizó Casco.

A partir de esta aproximación al problema se pueden implementar acciones para mejorar los controles durante el embarazo, trabajar sobre los factores de riesgo que contribuyen a la prematurez y profundizar la regionalización de las políticas de salud. “Con toda esta nueva estructura un bebé puede nacer prematuro pero hacerlo en las mejores condiciones. La regionalización permitió categorizar a los distintos efectores de salud de acuerdo a la calidad de prestación”, consignó. A ello se le debe sumar la derivación oportuna a centros especializados que cuenten con personal capacitado y equipamiento adecuado.

Por tratarse de un largo proceso, el San Roque cuenta con un consultorio de alto riesgo, para hacer un seguimiento de los niños dados de alta hasta los 6 años.

Los costos y la situación en la costa del Uruguay

La inversión que el Estado realiza durante la atención y el seguimiento de un bebé prematuro de entre 25 y 28 semanas que permanece internado durante tres meses, es de alrededor 4 millones de pesos. “Es algo que no se dimensiona pero es un costo muy alto y aquí se brinda atención gratuita. En la sala actualmente tenemos 22 niños prematuros, de 35 semanas, pero con patologías asociadas muy graves”, manifestó en declaraciones a UNO. Entre otros cuidados, el prematuro, de acuerdo a su edad gestacional, requiere de una alimentación especial. “Una bolsa de nutrición parenteral para cualquier prematuro cuesta entre 2.600 y 3.00 pesos por día”, enumeró.

En Concordia

El servicio de Neonatolgía del hospital Delicia Masvernat de Concordia, es el segundo de mayor complejidad en la provincia. Según cifras aportadas por el jefe de la unidad, Blas Gómez, en ese efector se registran 2.500 nacimientos por año, de los cuales 250 son prematuros. De esos 250, el 2% corresponde a prematuros extremos. “La diferencia con el San Roque es que tiene cirugía neonatal y cardíaca básica, además se operan las malformaciones congénitas. Cuando tenemos una patología compleja intraútero la derivamos a Paraná. Queremos que cada bebé nazca en el lugar que pueda ser bien atendido”, señaló Gómez en diálogo con UNO.

La sala de Neo cuenta con 28 unidades, de las cuales 8 son de Terapia intensiva, 8 de intermedia y el resto son de bajo riesgo y los respiratorios. “Siempre el porcentaje de prematuros es de un 10% a un 12% de los que nacen. La prematurez no puede evitarse por completo”, dijo.

Fuente: RADIO LA VOZ.
NEONATOLOGÍA DEL HOSPITAL SAN ROQUE

Teclas de acceso