Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
sobre la UCR

Sergio Varisco: “El partido debe llevar sus candidatos y no ser furgón de cola de nadie”

El exintendente de Paraná habló tras meses de silencio en los medios. Su salud, la pelea por su inocencia, la gestión de Bahl y la necesidad de recuperar el radicalismo, fueron los temas que abordó.

Sergio Fausto Varisco fue dos veces intendente de Paraná -1999 y 2003 y 2015 y 2019-. Además, disputó la gobernación de la provincia y ocupó diferentes cargos en el Comité Capital y Provincial de la Unión Cívica Radical.

Actualmente el exmandatario de 60 años cumple una prisión domiciliaria de seis años y medio. Es luego de ser condenado por narcotráfico, junto a otras 25 personas el 30 de diciembre de 2019. Casi un año después la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Federal resolvió, por unanimidad, confirmar la condena de todos los acusados, entre ellos a Varisco.

Mientras la batalla judicial llegó a la Corte Suprema de Justicia, el ex mandatario se encuentra en una quinta familiar en las afueras de la capital entrerriana. A la hora pactada para la entrevista con Entremediosweb.com, Varisco esperaba en el ingreso a la propiedad. Tras el saludo protocolar y una vez en el interior de una modesta sala, con un escritorio, y estantes con libros, documentos y cuadros de dirigentes históricos del partido, comenzó la entrevista con un “Preguntame lo que quieras”, algo fiel a su estilo.

SALUD

A fines de 2018, Varisco fue internado primero en Paraná y luego trasladado a la Fundación Favaloro tras sufrir un problema cardíaco. Al respecto relató que “si bien tenía previsto una operación del corazón, fue un momento complicado porque me colocaron tres by pass, más varios días de internación y sobre todo lo que vino después, que fue la necesidad de cuidarme más. Esto tiene mucho que ver con el ritmo de vida, porque a veces ni dormía ya que hago las cosas con pasión. Actualmente continúo con los exámenes regulares y ando bien, respetando lo que me prescriben los médicos”, contó el ex mandatario.

LOS DÍAS EN PRISIÓN DOMICILIARIA

—Para muchos fue complicado vivir una cuarentena y en su caso ¿Cómo se transita una prisión domiciliaria?

—Las redes sociales y la comunicación son muy importantes porque le permiten a uno estar conectado con el afuera y seguir el devenir de la ciudad, el país y el mundo. Además, mi pasión por la historia, ideología y doctrina de la Unión Cívica Radical sigue intacta, por lo que como buen lector he comprado muchos libros de historia Argentina y del partido. Por otro lado, si bien no participo activamente de la política sigo en contacto con dirigentes y sobre todo con amigos.

—En varias oportunidades ha manifestado que su condena es injusta.

—Todos saben que la condena es injusta. Hubo muchas jugadas internas, a tal punto que me pedían que renuncie -a la intendencia- o que entregue a algún compañero inocente, algo que jamás haría. Pese a todo seguí gobernando hasta el último día. En los dos años y medio que investigaron no encontraron ninguna llamada que me comprometa, ni pruebas contundentes que me involucren. Se descartó el peculado, se comprobó que no soy consumidor y por el otro lado se me acusa de financiamiento cuando en mis declaraciones juradas no tengo auto, ni casa y donde estoy ahora es de mi mamá. Por eso me terminaron condenando por comercialización, cuando en realidad nunca me acusaron de eso, por ende no me pueden condenar por algo de lo que no fui parte.

—¿Cómo sigue el caso en la Justicia?

—Estamos a la espera de que lo tome la Corte Suprema y si es necesario iremos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El tiempo demostrará mi inocencia. Me pasó algo similar en la causa Mutual Modelo, donde tuvimos que pasar diferentes instancias y se comprobó mi total y absoluta inocencia; es decir, era todo mentira.

AGRESIÓN EN LA CALLE

Sergio Varisco también se había convertido en noticia nacional a principios de octubre de 2019, cuando fue abordado y golpeado a la luz del día y en pleno centro de Paraná.

Sobre ese hecho, el ex candidato a gobernador rememoró: “Ese día estaba en la Municipalidad, después fui a San Agustín y cuando llego a la casa de mi mamá me abordó esta gente. Salvo a una chica que había visto antes, al resto no los conocía y cuando les dije que me vayan a ver al municipio, uno de ellos me empujó y caí mal. La quebradura de cadera fue muy dolorosa pero ya estoy recuperado y doy por terminado el tema. Soy una buena persona y no creo en odios, ni venganzas, me sostengo en las figuras de Irigoyen y Alfonsín que siempre apostaban al diálogo.

—Si bien nada debe justificar una agresión, en ese momento se decía que usted les había prometido trabajo…

—No fue así. Uno no promete si realmente no puede ayudar. Entregamos una planta de personal equilibrada y en ese momento ya había perdido las elecciones así que no podía prometer nada.

EL OBJETIVO DE RECUPERAR EL ROL DE LA UCR

—Había mencionado que habla con dirigentes partidarios. ¿Esto en parte se debe a que en abril se vienen las elecciones internas?

—Si bien no participo, mi objetivo es bregar por la unidad y fortalecer este partido que tiene más de 130 años, ha gobernado el país, la provincia y la ciudad y es momento de que ocupe ese lugar de preponderancia. No podemos sucumbir ante una grieta irracional que no es la solución para el país. Hay que trabajar de forma positiva y el partido tiene que ser una alternativa.

—¿Eso significa romper con el PRO?

—Se tiene que resolver en un congreso partidario porque somos democráticos. De todas formas, creo que por nuestra historia, por la dirigencia y el territorio, el partido debe llevar sus candidatos y no ser furgón de cola de nadie. Es un partido que en todo pueblito tiene a sus dirigentes y a eso hay que darle continuidad. Las alianzas vienen después y son parte de la política, pero tenemos hombres y mujeres muy capaces.

—Para usted debe ser importante ocupar un lugar en el Comité Capital…

-Se han conformado distintos sectores y la idea mía, como ya dije, es bregar por el consenso y la unidad. Son semanas de conversaciones entre diferentes actores, pero considero que el objetivo debe ser el fortalecimiento de la UCR más allá de los personalismos.

—¿Se sintió traicionado por los concejales que formaron el bloque de Juntos por el Cambio en Paraná?

—No, para nada. Nosotros acompañamos al bloque de la UCR que es presidido por Claudia Acevedo. Creemos que conformaron un grupo pensando más en lo electoral, pero se equivocaron y seguramente se demostrará en las elecciones partidarias y con el paso del tiempo. Sin embargo, de ninguna forma me siento ofendido, porque `Los hombres pasan y las ideas quedan’, decía Alfonsín y acá lo que quedará es la Unión Cívica Radical.

—¿Ve al radicalismo en el Gobierno?

—Sí, claramente. Sobre todo si tenemos en cuenta cómo está la situación del país tras el primer año del actual Gobierno. En los últimos dos años la pobreza aumentó un 10% y el futuro que nos espera es negro porque el 65% de los jóvenes están desempleados, cayó el PBI, se retrasaron los salarios respecto a la inflación… El radicalismo tiene que ser la alternativa para el 2023.

—Desde el oficialismo sostienen que la crisis en gran parte fue provocada por la pandemia y por lo que dejó Juntos por el Cambio…

—Es cierto que la conducción económica de Macri durante los últimos dos años fue muy mala y eso lo demostró la realidad, por algo el FMI tuvo que aportar su ayuda para llegar al final del Gobierno. Sin embargo eso no justifica la situación actual. La herencia se puede mencionar durante un cierto tiempo pero después hay que hacerse cargo.

LO QUE DEJÓ SU GOBIERNO Y LA GESTIÓN DE BAHL

— Adán Bahl hace un poco más de un año que gobierna Paraná. ¿Cómo ve la gestión?

—Respeto al intendente y como buen ciudadano quiero que le vaya bien porque de lo contrario se perjudica la gente. También considero que se equivoca cuando eternamente vive hablando del pasado con cosas que no son ciertas. No dejamos la deuda que dicen, ni un municipio lleno de gente. Entregamos el mandato con sueldos al día y una deuda normal de 180 millones de pesos. Además, pese a todo logramos una serie de obras como el Centro de Salud Ilia, la Sala Mayo, pavimento y iniciativas que el actual gobierno ha continuado, pero nosotros dejamos parte de los recursos necesarios.

Lo que Bahl tiene que dejar en claro es hacia donde quiere marchar con el tema del agua potable, el servicio de colectivos, la obra pública, la producción y toda la problemática social. Hacen falta proyectos de gobierno, no mirar el pasado.

—¿Si podría volver el tiempo atrás, cambiaría algo de su gestión?

—No. A pesar de un país en crisis pudimos tener a empleados públicos con un sueldo acorde a la jubilación, hubo libertad sindical, hicimos obras de saneamiento cloacal y otras como: el Acceso Norte, concluir el Acceso Sur y la Circunvalación, que se alcanzó a licitar y la siguió el actual gobierno. En materia social ayudamos a los más vulnerables, aumentamos casi al doble la matricula en los jardines maternales, entre otras cuestiones.

— ¿Quién es Sergio Varisco?

—Uno hereda parte de la forma de ser de sus viejos. Mi papá no necesitaba decir `soy honesto`, esas cosas se dan por sentadas. Uno es una buena persona, que lucha por sus ideas y respeta las del otro. El tiempo demostrará todo

Fuente: ENTREMEDIOS
sobre la UCR

Teclas de acceso