Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
MUNDO

Sin paz con nadie, Donald Trump llegó al Reino Unido y criticó al alcalde de Londres: “Es un fracasado total”

Sadiq Khan describió el domingo al mandatario como “uno de los ejemplos más escandalosos de una creciente amenaza global”. El presidente le respondió antes de aterrizar a través de Twitter: "Debería centrarse en la delincuencia en Londres, no en mí"

2019-06-03-T082502-Z-463794393-RC176-ACA2-EE0-RTRMADP-3-USA-TRUMP-BRITAIN

Donald Trump y la primera dama Melania tras aterrizar en el aeropuerto de Stansed, en Londres (REUTERS/Carlos Barria)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó el lunes por la mañana al Reino Unido para una visita de Estado de tres días, precedida por la polémica debido a un duro enfrentamiento verbal con el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

El avión de Trump aterrizó hacia las 09H00 de la mañana local (08H00 GMT) en el aeropuerto londinense de Stansted. Casi al mismo tiempo, el mandatario mandaba uno de sus incendiarios tuits en el que calificaba a Khan de "fracasado total".

"Sadiq Khan que ha hecho un trabajo horrible como alcalde de Londres, ha sido tontamente 'asqueroso' con el presidente de Estados Unidos, con mucho el aliado más importante del Reino Unido", escribió.

"Es un fracasado total que debería centrarse en el crimen en Londres, no en mí", subrayó.El alcalde de Londres, del opositor Partido Laborista, había criticado en días previos que se reciba al presidente estadounidense con todos los honores propios de una visita de Estado, que incluye encuentros con la reina en el Palacio de Buckingham.

Khan incluso comparó el domingo, en un artículo publicado en el diario The Observer, el lenguaje de Trump con el de "los fascistas del siglo XX", poniéndolo en el mismo grupo que los extremistas Viktor Orban en Hungría, Matteo Salvini en Italia, Marine Le Pen en Francia y Nigel Farage en el Reino Unido.

Getty-Images-617941798

El alcalde de Londres Sadiq Khan (Getty Images)

El presidente y la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, debían dirigirse directamente a la residencia del embajador estadounidense en Londres, donde se alojarán durante la visita, antes de acudir a mediodía al Palacio de Buckingham donde serán recibido por la reina Isabel II para una ceremonia privada que estará seguida por un almuerzo y un intercambio de regalos.

Por la tarde, la familia Trump tiene previsto visitar la Abadía de Westminster, en el centro de la capital británica, antes de tomar el té con el príncipe Carlos, heredero al trono británico, y su esposa Camila.

2019-06-03-T090222-Z-866285723-RC1-EFABB45-D0-RTRMADP-3-USA-TRUMP-BRITAIN

Un policía frente al Palacio de Buckingham antes de la llegada de Donald Trump (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

La primera jornada de esta visita se terminará con un banquete oficial ofrecido con todos los honores por la monarca de 93 años.

Reino Unido ‘tiene que hacerlo’

En la entrevista de The Sunday Times, Trump sugirió que a May le habría ido mejor si ella hubiera adoptado su estilo de negociación en las intrincadas conversaciones para salir de la UE.

Dijo que May debería negarse a pagar los 49 mil millones de dólares que se requieren para el divorcio con la UE si Bruselas no cede a las demandas de Gran Bretaña, y dijo que debería demandar al bloque europeo.

“Tienen que hacerlo”, dijo Trump al periódico. “Tienen que cerrar el trato”.

Trump también planteó un desafío para los candidatos que luchan por convertirse en primer ministro, y les llamo a que acepten al renegado promotor del brexit Nigel Farage, cuyo partido y su fuerte impacto en las elecciones de la UE representa una amenaza existencial para el Partido Conservador.

“Me gusta mucho Nigel. Tiene mucho que ofrecer”, dijo Trump. “Es una persona muy inteligente. No lo van a aceptar. Piensa en el bien que harían si lo dejaran. Aún no lo han entendido”.

Farage, a quien Trump llama amigo, es un líder populista y nacionalista a imagen del propio presidente estadounidense. Al igual que Trump, ha sido acusado por los críticos de usar el tema de la inmigración para hacer avanzar en su propio perfil político y crear división.

Trump y su asesor de seguridad nacional, John Bolton, se han mostrado abiertamente partidarios del brexit, dado su desdén por las instituciones internacionales como la UE y los intentos de restaurar la soberanía nacional en lugar de la cooperación multilateral como el componente básico de las relaciones internacionales.

El presidente prometió hacer todo lo posible por un acuerdo comercial entre EE. UU. y Gran Bretaña si este corta los lazos con la UE.

Trump también elogió calurosamente a Boris Johnson, el extravagante exalcalde de Londres que compite por convertirse en primer ministro, en un comentario muy parecido a un respaldo y que fue considerado por sus críticos como una intromisión en la política interna de Gran Bretaña.

Johnson “haría un muy buen trabajo, sería excelente”, dijo Trump, citado por el diario.

El líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien quiere forzar una elección general para sacar a los conservadores, se opuso a los comentarios de Trump.

“El intento del presidente Trump de decidir quién será el próximo primer ministro de Gran Bretaña es una interferencia completamente inaceptable en nuestra democracia”, escribió Corbyn en Twitter. “El próximo primer ministro debe ser elegido no por el presidente de Estados Unidos, ni por 100.000 miembros del Partido Conservador no representativos, sino por el pueblo británico en una elección general”.

Fuente: INFOBAE
MUNDO

Teclas de acceso