Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
OPINIÓN

Enrique “Kike” Rios:
Sobre los dichos de Moine

Por Enrique “Kike” Rios

“Es oportuno, señalar que en estos primeros pasos de gobernante, que no solamente no combatimos el capital, sino que somos conteste de su importancia, a tal efecto, le facilitamos todos los medios necesarios para su adaptación y desenvolvimiento. Muchas veces lo he dicho: necesitamos brazos, cerebros y capitales. Pero capitales que se humanicen en su función específica, que extraigan la riqueza del seno de la tierra en el trabajo fructífero y que antepongan al mezquino interés del lucro individual, el bienestar del pueblo todo. Rechazo, en cambio, y formulo mi más enérgico repudio al dios de oro improductivo y estático, supercapitalismo frío y calculador que alberga en sus entrañas metálicas los espurios sentimientos de la avaricia.”

Juan D. Perón

Pensé mucho antes de escribir estas líneas, quizás desde el respeto a la investidura del ex Intendente de la Ciudad de Paraná y Ex Gobernador de la Provincia Mario Armando Moine, su conocimiento como empresario exitoso y profesional, pero después de re leer y analizar sus dichos, me siento en el compromiso como militante político y social de decir algunas cosas al respecto de sus dichos.

En primer lugar, he abrazado la causa peronista desde hace muchos años, seguramente con errores y aciertos, pero a lo largo de estos años no he dejado de militar, aun frente a momentos de frustración y defraudación, porque entiendo a la militancia como un compromiso de vida y por la vida, y a la política como una herramienta para modificar la realidad.

Primer elemento a tener en cuenta, por el respeto y reconocimiento a tantos militantes peronistas que todos los días y durante todo el año trabajan en pos de la justicia social, muchas veces en forma anónima, con el solo reconocimiento del deber cumplido en forma solidaria.

Por eso me parece poco afortunado que alguien a quien la voluntad popular lo haya llevado a ocupar los cargo de mayor relevancia en la ciudad y la provincia, tome a lo política conforme sus estados de ánimo y sus pretensiones personales, para aparecer, no desde el compromiso cotidiano, sino en la arena mediática, no para aportar, sino para criticar, posicionándose desde un lugar de opinólogo “ una especie de gurú” que todo lo sabe y que jamás se ha equivocado.

Es fácil hablar cuando no se tiene el compromiso y la obligación de gobernar, más aun cuando se trata de criticar sin aportar absolutamente nada.

Demás está decir, todos sabemos cuáles fueron los procesos políticos y las alianzas que lo llevaron a ser Gobernador de la Provincia, como así también las consecuencias de su gestión, con solo nombrar su alineamiento con el Ex Ministro Cavallo y el cumplimiento del Informe Domenicone cuya consecuencia fue la nefasta Ley 8.706, donde sin miramientos se echó de la administración pública a miles de trabajadores en forma indiscriminada e insensible, solo para cumplir con el ajuste solicitado por el Gobierno Nacional, eran tiempos de un neoliberalismo salvaje, sería bueno que considere y opine sobre cuál era el PBI en estos años, las fabricas cerradas, sobre el vaciamiento del Estado, la transferencia de servicios a las provincias sin el presupuesto para sostenerlos, las privatizaciones, la caída del empleo real y la precarización laboral, el aumento de la pobreza y el desempleo o el endeudamiento en esta época de la cual fue parte, o del mismo modelo que fue derrotado en las urnas en octubre de 2019 y que de la mano de Mauricio Macri, no solo aumento la pobreza, la desocupación y la precarización laboral, sino aumento la recesión económica y el endeudamiento a niveles extremos, el mismo que hoy el ex Gobernador Moine propone como salida a la situación crítica que vive el país y nuestra provincia.

Decir que “Hay un progresismo que rechaza el capital” no solo es una mentira sin que encierre un pensamiento que crea una falsa antinomia, entre el capital y el trabajo. Que agudiza la grieta.

Lo que él quiere es desvirtuar el rol del estado en la economía, para aplicar un liberalismo extremo, con precarización laboral y mayor rentabilidad empresaria.

Y no me caben dudas de lo dicho en cuanto a que “Si fuera gobernador haría una banderita de bronce, de plata y oro para darle a los empresarios en su trayectoria por lo que aportan al crecimiento”, el claramente es la expresión de los sectores empresariales, y defiende y representa sus intereses, lo cual es legítimo y entendible, como cuando sus negocios no le eran rentables y los llevo a otra provincia. El es un empresario para quien la política es un instrumento para preservar sus intereses sectoriales, Para Moine al igual que Caballo y Macri la solución es el ajuste .

Pero para su conocimiento hay quienes tienen otro compromiso y otra obligación, gobernar para el conjunto de los entrerrianos y Argentinos, donde el sector empresarial es una parte del complejo abanico de intereses y necesidades. Donde el Estado debe tutelar y defender los derechos e intereses de los sectores más vulnerables de la sociedad gobernando con equidad distributiva y justica social.

Con todo respeto, no necesitamos de miradas apocalípticas, ni discursos grandilocuentes que enmascaran políticas conocidas y sufridas por todos, como lo es esta versión neo menemista de Moine para Entre Rios

El mismo discurso de los 90 achicar el Estado, lo que es igual a mutilar al Estado, limitarlo en su capacidad acción de articulador en el equilibrio de las desigualdades y como garante de derechos.

No hay una sola nota en su entrevista que nos hable de la racionalización y re funcionalización de la Administración pública, solo el ajuste y la quita de derechos y cuando lo compara con la actividad privada propone nivelar hacia abajo, con la pérdida de derechos y beneficios.

Con respecto a la Caja de Jubilaciones la única solución que se le ocurre es aumentar los aportes y la edad jubilatoria, todo en perjuicio de los trabajadores, sin analizar otras posibilidades para reducir el déficit y la sustentabilidad de la Caja.

Se refiere a la cuestión salarial diciendo que , ante la grave crisis, al Ministro de Economía Hugo Ballay no le queda otra que “socializar” los sueldos de la administración pública, .porque no acompañar el impuesto a las grandes ganancias, como una medida de” socializar “ en beneficio de los trabajadores, claro para él lo único que se socializa son las perdidas, no las ganancias.

Para defender su alineación y sumisión a Menem y Caballo, recurre a la burda comparación con el Ex Gobernador Uribarri y su posicionamiento en el conflicto con el Campo por las retenciones y la resolución 125, la verdad que comparar su plena adhesión al gobierno neoliberal de Menem- Cavallo, con Urribarri y Cristina, es un disparate, lo suyo fue claramente apoyar intereses antipopulares, y lo otro aunque podemos tener diferencias fue apoyar una redistribución más equitativa de las ganancias.

Habla de la deuda tomada por la provincia, pero llamativamente olvida mencionar el endeudamiento nacional que nos llevó al defoult hecho por sus hoy compañeros de ruta, a quienes paradójicamente el propone para seguir y monitorear el endeudamiento ´provincial y como salvadores de la Provincia.

Demás esta decir que estamos ante una crisis del orden mundial, donde nuestro país no es ajeno, donde las economías más estables y desarrolladas del mundo presentan problemas, algunas de suma gravedad, son tiempos de aportar, no de caer en la retórica de la crítica sistemática.

No soy economista, menos aún empresario, pero puedo sentir y ver lo que sucede todos los días y como se multiplican los problemas y se acrecientan las necesidades, con solo tener ojos y oídos receptivos, y desde ahí modestamente entiendo que la solución no pasa por el ajuste y la quita de derechos, sino por la distribución equitativa de las riquezas y la igualdad de derechos y oportunidades.

Fuente: LA RADIO LA VOZ 901 Autor: Enrique “Kike” Rios
OPINIÓN

Teclas de acceso