Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
TROLLS MADE IN CAMBIEMOS

Esteban Schmidt:
Trolls: aciertos y fracasos de la campaña en las redes

Por Esteban Schmidt
Crédito: LA NACION

El comportamiento coreográfico de la torcida oficialista en las redes sociales me parece un espectáculo aparte en esta campaña electoral y quizás lo que recordaremos de esta elección como recordamos, de otras campañas, spots de Ratto, de Agulla o de Savaglio, y me hace pensar en unas películas chinas que suceden siempre en la antigüedad, en zonas rurales, con personas que manejan con increíble habilidad y precisión espadas, cuchillos y dagas. Esas películas, que sé que todos pueden reconocer, se inscriben en un género llamado wuxia, que fue literario antes que cinematográfico. Ang Lee y Zhang Yimou, Wong Kar Wai y John Woo dirigieron algunas de las mejores y más bellas porque la dirección de arte de estos filmes es todo. No hay mucho para aprender más que la repetición ad nauseam del concepto de honor, venganza compensadora, y amor a la propia tropa mientras se asiste a unas batallas espectaculares donde la sincronización corta el aliento. Para completar la referencia, algunas de esas películas son: Cenizas del tiempo; Héroe; Crouching tiger, Hidden Dragon.

Los luchadores virtuales del oficialismo tienen de esas películas la belleza que impone la sincronicidad aunque se privan, inevitablemente, la que se deriva del honor y de la pelea en igualdad de condiciones. Se pierden, además, la estima duradera que proviene de la honestidad intelectual porque ser parte de una manada no es gratis, se borran las individualidades, se pierde la vergüenza, en nombre de una narrativa que se acepta porque estaría hecha por genios y porque esta batalla, ésta sí, ésta también, es a matar o morir. Desde el cuartel general se imparte una instrucción, una cualquiera, y las 1000 personas con quienes se cuenta para mover una conversación para aquí o para allá se suman disciplinadas y, al parecer, por la riqueza retórica que siempre revela pasiones, lo hacen encantadas. En la última semana hubo claramente tres, de las cuales una salió diez puntos, la otra mal, a pesar de que tuvo un buen lejos, y la tercera re mal.

La que salió redonda fue la solicitada de los intelectuales de Juntos por el Cambio. El texto era pobrísimo porque debían firmarlo más de cien personas, y entonces siempre se apunta a que lo tolere o entienda el más limitado de ellos, mientras que el menos limitado tiene allí la oportunidad de la condescendencia y de sentirse uno más, aprobando una pelotudez. Con independencia de la calidad del texto, si personas que se dedican a pensar y a escribir firman un apoyo al gobierno en vísperas de elecciones es absolutamente lógico que se escuchen o lean comentarios o eventuales críticas por parte de otros intelectuales o artistas. Si no fuera así, viviríamos en un régimen que promueve el pensamiento único y castiga la disidencia. Por supuesto, entonces, que hubo comentarios, chistes e incluso alguno se puso a hacer relaciones entre los firmantes, en el estilo en que todos los plebeyos leemos los avisos fúnebres de La Nación y advertimos que todos los apellidos patricios están conectados de alguna manera. Sin embargo, en la necesidad de llevar la antinomia con el kirchnerismo hasta la saturación del color y el mismísimo carajo se resolvió decir: perdón, se ataca la libertad y los 1000 fueron a decir: se ataca la libertad. Los funcionarios se hicieron eco, y el presidente mismo repudió los ataques inexistentes. Los medios amigos, casi todos, dijeron se ataca la libertad y casi que puede decirse que cuando se concebía la carta abierta y se incluía al poco cómico Juan Acosta en ella se proyectó la controversia y su utilidad. Gol del equipo de redes. La elección se proyectó como un duelo entre la república y los totalitarios.

La segunda salió mal, y fue la amplificación de la declaración de Alberto sobre las Leliqs. Las dagas voladoras salieron al unísono a acusarlo de buscar una corrida, y la corrida no se concretó, por suerte para todos. El oficialismo voló entonces articuladamente hacia otro ángulo del horizonte, como una bandada de pajaritos, y gritó que la paz cambiaria demostró que Alberto no existe. Fue al revés, los mercados no se espantaron con sus declaraciones. Y fue el esfuerzo de los mil coreutas los que provocaron la revelación. Algo más: Alberto quedó facultado para darle a las Leliqs la propiedad de transformarse en cualquier cosa buena si cambia el gobierno, salarios, escuelas, viviendas, remedios para los jubilados, Cristina desapareció como jefa en las sombras y se hizo foco como nunca en el candidato a presidente independizado de la partera de la historia. El equipo de redes oficial ayudó a aumentar el rendimiento de su demagogia y a hacer crecer la figura de Alberto. Lo hicieron juntos, podríamos decir.

El caso de Sandra Pitta mostró que el campo científico no acompaña al gobierno, que acompaña masivamente a Alberto y que el kirchnerismo es más ancho que los choriplaneros, los actores K, los nenes que toman los colegios, los violentos, los ladrones y los inútiles

La tercera salió muy mal. Alberto quiso decirle a la única científica (dura) amiga de este gobierno, y en medio de una reunión masiva con científicos amigos del anterior, que no tenga miedo (ella cantó pri diciendo que lo tenía por haber firmado la solicitada en apoyo al gobierno que solo controla el PEN, la PBA y la CABA), que él también se va a encargar de cuidarla a ella (como al resto de los amigos que tenía a su alrededor) y fue aprovechado maliciosamente por la muchachada oficial de las redes. Aparentemente que él la hubiera mencionado por el nombre ante un auditorio que luego se brotó con una carcajada fue la señal inequívoca que preanuncia un período negro. Por supuesto, un kirchnerista línea Mao, si lee esta relativización del acto de Alberto, nos diría: ojo, no te creas que no te vamos a perseguir. Lo sabemos. Pero no se trata de ver quién bluffea mejor con lo que el otro oculta, sino la efectividad de las acciones para la construcción de la mitad más grande. Y este último caso dejó en evidencia algo que a la campaña del oficialismo tampoco le hacía falta, que el campo científico tecnológico no acompaña al gobierno, que acompaña masivamente a Alberto, y que el kirchnerismo es más ancho que los choriplaneros, los actores K, los nenes que toman los colegios, los violentos, los ladrones y los inútiles. Por tratarse de un sector dinámico y con ascendiente en sus comunidades, los CyT ayudan a crear esa mitad más uno que se disputa con el gobierno. Lo otro que deja el episodio es que el candidato peronista difícilmente vuelva a pisar el palito de la frase ambigua que lo corra de la economía.

Entre las PASO y la primera vuelta, cuando Macri y Fernández tengan que empujar el último millón de votos para acá o para allá, la economía será todo el tema de la campaña y la tremenda carga de artillería que repartió Juntos por el Cambio en el camino a las PASO para que no lo sea, no se repetirá porque Alberto ya se aprendió la coreo y porque el aguante de la hinchada no gana los partidos y la hipodérmica del no vuelven más no puede aplicarse sobre cualquier culo porque sino: vuelven más. Para entonces será el turno del uso de la big data que produzca la PASO donde el gobierno corre con ventaja, y no solo por ser gobierno, sino porque se excita con la hipótesis de que no hay drama humano que no pueda ser controlado con información, cemento y fábulas a medida, la actualización doctrinaria del cash y expectativas que hizo famoso a Néstor Kirchner.

Fuente: LA POLITICA ON LINE Autor: Esteban Schmidt
TROLLS MADE IN CAMBIEMOS

Teclas de acceso