Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Tropiezos en las cuentas y en el pozo

YPF registró una pérdida de 10.480 millones de pesos en el primer semestre

La petrolera YPF registró en el primer semestre una pérdida de 10.480 millones de pesos, lo cual implica un fuerte deterioro en relación a la ganancia de 7494 millones del mismo período del año pasado. El resultado neto negativo que informó la compañía estatal se explica mayormente por el desempeño del primer trimestre, cuando perdió 8153 millones. También se verificó una caída de la producción de gas y de petróleo y una merma en la venta de naftas y gasoil por el achicamiento del mercado.

YPF contrajo su producción de gas un 8,8 por ciento en el segundo trimestre frente al mismo período del año pasado, lo cual completa un primer semestre con una baja del 14,6 por ciento. En tanto, la producción de crudo se redujo un 1 por ciento en el segundo trimestre y acumula en seis meses una merma del 0,8 por ciento. Si se toman de forma conjunta petróleo y gas, la caída de producción de hidrocarburos en el segundo trimestre es del 5,3 por ciento y del 8,4 por ciento en lo que va del año, según informó la empresa a la bolsa este jueves.

La fuerte caída en la producción de gas fue atribuida por YPF al exceso de oferta en un contexto de menor consumo, lo que forzó el cierre temporal de algunos pozos. El mismo argumento había explicado el retroceso interanual de 20,6 por ciento registrado en el primer trimestre, lo que había llevado a una contracción de 11,5 por ciento en la producción total de hidrocarburos. Ahora esa caída se desaceleró, pero continúa siendo preocupante. "Los volúmenes comercializados entre ambos segmentos --petróleo y gas-- presentaron una disminución del 10 por ciento en comparación con el mismo período de 2018 debido principalmente por el exceso de oferta de gas frente a la demanda doméstica, lo cual impactó en la producción de gas natural", dijo YPF.

El dato positivo a nivel productivo fue el incremento de 47,9 por ciento en las áreas no convencionales, las cuales ya representan el 16 por ciento de producción total de la empresa. "La actividad durante el segundo trimestre estuvo principalmente enfocada en el shale oil, siendo los principales bloques el desarrollo de Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur. Adicionalmente, iniciaron su actividad los pilotos de Loma La Lata Oeste y Chihuido de la Sierra Negra, como así también la actividad exploratoria en los bloques Las Manadas y Filo Morado", detalló la petrolera.

En el segmento de refinación y comercialización el dato preocupante fue la caída en la venta de naftas y gasoil que retrocedieron 2,1 por ciento en volúmenes. A pesar de la baja del volumen, la facturación por la venta de naftas subió a partir del incremento del 68,6 por ciento en el precio del mix de combustibles que se despachan en el mercado interno. En el caso del gasoil, las ventas treparon 87,7 por ciento debido a un incremento de precios promedio de 91,6 por ciento. En términos de volumen, el segmento premium fue el más afectado, lo que demuestra que los automovilistas optaron por ahorrar dinero buscando variedades más baratas de naftas para poder seguir utilizando su vehículo. Las ventas de Infinia cayeron 24,1 por ciento y las de Infinia Diesel 5,9 por ciento.

Fuente: PÁGINA 12
Tropiezos en las cuentas y en el pozo

Teclas de acceso