Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
CASTRILLÓN Y LA NOCHE DEL “KIOSKICIDIO”

Rubén Pagliotto:
Es curioso que el MPF investigue EL KIOSKICIDIO, en lugar de la agresión que recibió al Vocal Emilio Castrillón

Por Rubén Pagliotto

Según Rubén Pagliotto, es curioso que el MPF investigue “el kioskicidio de galletitas, alfajores y latas”, en lugar de la agresión que le dejó tres costillas rotas del Vocal Emilio Castrillón.

El doctor Rubén Pagliotto es colaborador en la defensa del vocal del Superior Tribunal de Justicia Emilio Castrillón, que afronta un pedido de juicio político que por estas horas es analizado por la Legislatura provincial.

En comunicación con Radio La Voz, Pagliotto contó que colabora “junto a mi amigo y colega, Miguel Cullen, que es el titular de la defensa, junto a Emiliano Castrillón, sobrino del doctor, en la causa penal que le inició un joven por incidentes que tuvieron lugar hace más de un mes, cuando en plena pandemia, a las 2 de la madrugada, se transmitía música electrónica con altísimo volumen”, y hechos e incidentes que tuvieron lugar.

“A pesar que la música estaba siendo pasada a altísimo volumen, ni la Policía, ni las autoridades municipales, ni la Fiscalía en turno, tomaban cartas en el asunto. Por ello, el doctor Castrillón, que no deja de ser un ser humano que necesita descansar, se vistió, fue hasta este quiosco, y allí se produce un movimiento violento, al caerse un poco de mercadería, e incluso una botella. Yo creo que luego, cuando la gente de Criminalística estaba esperando, la gente del quiosco volteó más cosas para hacer aspamento. Es en ese entredicho que Castrillón es empujado, volteado, y le propinan una paliza que le provoca la quebradura de tres costillas. Esas lesiones va a tener un proceso de curación superior a los 40 días, por lo que estamos hablando de lesiones graves”.

Pagliotto indicó que “a esta causa, de las lesiones, a la Fiscalía parece no interesarle nada. Solo se ha tramitado la causa en la que se encuentra la denuncia de los empleados del quiosco, donde podría haber alguna palabra de poco corte académico, como cualquier persona mayor que ve que le tiembla la casa por la música”.

“Y el Ministerio Público Fiscal, no actúa frente a esto, pero sí ante la denuncia de la gente del quiosco. Ahora también nos enteramos que hay otra denuncia, de un señor Carlos Miguel Barbosa, que sería padre del Fiscal Facundo Barbosa, que aquella noche se encontraba en el lugar, conduciendo su vehículo y nada hizo. Al padre del Fiscal, Castrillón lo increpó, diciendo que él había sido quien lo hizo entrar al Fiscal, tomando esta actitud como una cierta ingratitud. Por esta denuncia, Castrillón estaría afrontando una nueva causa por amenaza simple”.

“Y finalmente, en esta suerte de pase de factura, y recordatorio de cosas que Castrillón habría hecho por Barbosa, éste lo habría tomado como amenaza, dándole dramatismo”, apuntó Pagliotto. Barbosa habría estado allí en su auto particular, un vehículo anotado en otra jurisdicción, que sería San Gustavo. “Antes de esto, Barbosa ocupaba un cargo muy menor, uno muy digo, pero de inspector de tránsito”, añadió.

“Insisto: fue una paliza desmedida, desproporcionada, con lo que llamamos cierta alevosía, cuatro personas enormes, contra un Castrillón caído sobre el piso. En ese momento, vinieron a pegarle. La hermana de uno de los chicos, dice que le pegó… pero no podría haberlo hecho desde el piso. Este denunciante, Lucas, dice que no estaba… pero se lo ve que lo empiezan a contener entre varios, cuando está gritándole cosas a Castrillón”, apuntó Pagliotto.

El abogado continuó: “este es un caso típico, que tendrá que llevarse a los anales del Derecho Penal, como la noche del kioskicidio, al punto que dos Fiscales, Barboza y Sobko, le dan una importancia significativa a dos pares de galletitas, tres alfajores, y alguna lata que se habrá caído, sin decir nada de las costillas rotas de Castrillón”, enfatizó el abogado.

“Estamos ante lesiones graves. Y sin embargo, a pesar de que se lo recordamos a los Fiscales, todavía no se han abierto las denuncias de Castrillón contra sus agresores”, concluyó Pagliotto.

Fuente: Radio la voz 901 Autor: Rubén Pagliotto
CASTRILLÓN Y LA NOCHE DEL “KIOSKICIDIO”

Teclas de acceso